Noticias

IMPRESIONES: Titanfall (versión final)

Ya está entre nosotros la versión definitiva del juego de mechas vs. muchachos de EA y Respawn. Te contamos lo que pensamos después de 7 horas de juego.
Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Cuando comence el tutorial de Titanfall, me percate del tiempo que habia pasado desde mi ultima experiencia en un FPS con mouse y teclado, y lo duro que estaba. Aun ahora, despues de haberle dedicado unas siete horas al juego, sigo buscando los reflejos que alguna vez tuve y confundiendo algun que otro boton – cuando en mis años mozos manejaba configuraciones mucho mas complicadas.

Pero incluso para un viejo novato como yo el juego de Respawn, que prometia ofrecer un soplo de aire fresco en un subgenero tan estancado (que paradojicamente fue el mismo equipo el responsable de crear), resulta satisfactorio, y quiza lo mas importante, divertido.

Titanfall es un juego que respira, vive y muere en el multijugador. No hay modo para un jugador, sino la campaña es apenas una sucesion de mapas atada por una incomprensible historia que no le interesa a nadie, y sobre la cual el resultado de los enfrentamientos no tienen incidencia. Como era de esperar, hay dos bandos (Milicia e IMC), peleando por algo del espacio… combustible, colonias… o vaya uno a saber que; lo importante es que todos tienen armas, titanes, jetpacks y muchas ganas de arruinarse la existencia a balazos. El modo “Clasico”, utiliza los mapas en diferentes modos de juego, con muy pocas novedades: modos clasicos como Capturar la bandera, Dominacion y Deathmatch dicen presente, aunque en su mayoria con nombres cambiados (Deathmatch es Attrition, “Desgaste” en español, por ejemplo), a los que se suman Último Titan en pie, Cazador de Pilotos, y un “Variadito” que mezcla todos los anteriores.

Ese foco en el multijugador de Titanfall es, en mi opinion, su mayor fortaleza, pero por ahora tambien su mayor defecto. La falta de jugadores (al menos en los horarios que he tenido la oportunidad de probarlo), resulta en un matchmaking que es poco menos que atroz, con promedios de nivel 15 de un lado y 30 del otro. Los servidores, por su parte, son estables la mayor parte del tiempo, pero pegan mas de un cabezazo que obliga a la reconexion. Detalles ausentes, como la posibilidad de votar el siguiente mapa y el crear equipos con conocidos, son incompresibles.

Como no podia ser de otra manera, la progresion de niveles y el desbloqueo de armamento, accesorios y habilidades especiales, es parte fundamental de la experiencia. Titanfall incluye tambien un sistema de “cartas”, que son distintos modificadores de uso unico, acumulables durante las partidas. Me resulto extraño (y conveniente a la vez) que se pueda cambiar el equipamiento durante la partida, y no solo en los respawn – esto permite no tener que sacrificar una vida por haber elegido un arma principal que uno se da cuenta no se adapta correctamente al mapa.

El numero de jugadores (seis contra seis con inteligencia artificial) es correcto, aunque de a ratos uno pueda encontrarse deambulando sin ver un alma; y la frecuencia y la metodologia de entrega de los titanes es mas que acertada: todos reciben uno cada dos minutos aproximadamente, pero con cada muerte se afeita un segundo de ese tiempo, lo que significa que si bien los mejores jugadores dispondran de una chance mas inmediata, nadie se queda afuera del simulador de Mazinger.

La navegacion es sin lugar a dudas, el punto alto: saltar, correr por una pared y dar un doble salto para alcanzar un lugar elevado se siente fluido, intuitivo y natural… como Mirror’s Edge, en esos momentos en los que todas las piezas caian en su lugar. Y cuando esa movilidad se combina con una buena estrategia de ataque, el juego te hace sentir realmente poderoso, aun cuando tus unicas victimas sean los mansos corderos manejados por la inteligencia artificial.

Como cualquier multijugador, Titanfall tiene partidas que hacen sentir al jugador un soldado perfecto, y otras que lo hacen sentir un inofensivo oso de peluche disparando arcoiris. Lo fascinante es que ni siquiera esas ultimas se vuelven frustrantes (y lo digo habiendo salido ultimo muchas veces), y de cada muerte uno se lleva una pequeña leccion que es aplicable en la proxima partida.

Titanfall tiene mucho camino por recorrer todavia. Los mapas se repiten y los servidores no son lo mas estable del mundo. Pero el juego esta ahi, solo necesita que Respawn construya sobre el.