Noticias

Hace 28 años, Squaresoft revolucionó el JRPG con Final Fantasy IV

Celebramos el aniversario de uno de las mejores entradas de la franquicia Final Fantasy, y uno de los más importantes para la historia. ¡El pequeño RPG que pudo!

Avatar del

Por: Tomás García

final fantasy iv(Square Enix)

final fantasy iv | Square Enix

Antes de Square Enix, estaba Square y Enix. Por separado. Y durante los años previos a la fusión, había una gran rivalidad entre ambos estudios, que comenzó con la creación de la serie Final Fantasy, de la mano de Hironobu Sakaguchi. Gracias al éxito del RPG de la competencia, Dragon Quest, logró convencer a los ejecutivos de que una entrada propia en el género sería una buena inversión en un mercado convulsionado por la cantidad de clones y basura que salía, así también como excelentes juegos.

En ese momento Enix era el rey. Para cuando Square logró llegar a las 1.4 millones de unidades vendidas en 1990, con Final Fantasy III, Enix, que ya hacía esos números dos años atrás,  vendía el doble de Dragon Quest IV. Sin dudas fue una subida empinada para Squaresoft, estableciendo una nueva serie justamente creada como un último recurso ante un mercado al que parecían no encontrarle la vuelta. Este manotazo de ahogado empezó de a poco, pero para la tercera y especialmente la cuarta entrega, se vislumbraba aquel brillo especial que tuvo la serie a lo largo de su existencia. Y aunque hoy tal vez no se encuentre en el mejor de los momentos, desde tiempos inmemoriales ha sido instrumental en el desarrollo y exposición del medio. Y en particular Final Fantasy IV le llegó a la comunidad de una manera muy especial, marcando de gracia a la serie para siempre.

"¡Waaaaaa!" - La mayoría de nosotros en nuestra dulce infancia.

Final Fantasy IV empezó como un juego para NES. La idea era trabajar en dos proyectos en simultáneo, este y FFV para SNES, con todos los silbatos y confetti. Oficialmente se dice que aquella versión no pasó de la etapa de planificación, pero otras fuentes indican que podría haber estado casi terminado. Lo importante es que con la decisión tomada, Sakaguchi y su equipo de no más de 14 personas, se entregaron a realizar el “Final Fantasy definitivo”. Once iteraciones después nos matamos de risa, pero en aquel momento con el acceso a una tecnología mucho más avanzada en SNES, les permitía soñar a lo grande. Y hasta podríamos decir hoy, que dentro de sus posibilidades en aquella época, lo lograron.

En 1991 ya habíamos tenido juegos con tramas interesantes y personajes memorables, a todo eso Final Fantasy IV le agregó un personajes verdaderamente diversos que además de tener su propia personalidad, también diferían en cómo jugaban, gracias a la gran variedad de clases o trabajos que habían hecho disponibles. La idea era combinar los mejores aspectos de los tres juegos que habían hecho hasta entonces. Así, obtuvimos una gran variedad de clases para explorar, con una épica historia que no se guardaba nada para acompañar. Claro que estaba lleno de falsas muertes un poco baratas para ponerle pimienta, pero la profundida de estos personajes, iba más allá, con arcos personales bien desarrollados. De esta manera, pudieron crear momentos únicos, como que la historia nos hiciera prescindir de ciertos personajes en diversos momentos. Esto hacía para una historia impredecible que además afectaba la jugabilidad, y la propia habilidad del jugador para resolver los problemas que le presentaba.

Pero tanto avance no vino sin sus contras, como por ejemplo, tener un elenco de personajes menos variado. Algo que el Diseñador de Sistemas, Hiroyuki Ito, tuvo que compensar con la creación del sistema ATB. Un sistema de combate tan importante para el desarrollo de la serie, ¡que Square lo patentó! Una movida polémica para una época en la que la mayoría de estos juegos tenían combate por turno, este novedoso sistema aunque todavía por turnos, liberaba a los personajes de un orden fijo, y podían atacar a su propio paso y velocidad, eligiendo la acción de un menú flotante. De esta manera, algunos ataques tomaban más tiempo, y algunos personajes eran más veloces, generando un tipo de ritmo al combate por turnos. Aunque algunos no lo pueden ni ver hasta el día de hoy, para aquella época verlo en acción algo impresionante.

Claro que FFIV no estaba sin sus fetch quests.

Finalmente, Final Fantasy IV fue también el juego que introdujo en la serie el toque cinematográfico y también los detalles pochoclosos y la increíble música, que han sido un sello distintivo de la serie desde entonces. Particularmente en este juego, que empecemos como un Gran Caballero Oscuro, y después de unos eventos la trama decida y empezar desde Nivel 1 como un Paladín de la Luz. El juego tenía una simbiosis entre historia y jugabilidad, que no se ha alcanzado hasta el día de hoy.

Así, un día como hoy de 1993, nos dabamos un alegre jabonazo, y Final Fantasy IV nos transportaba a otro mundo que necesitaba desesperadamente de nuestra asistencia, y felizmente se la proveímos. Personajes y momentos que quedaron por siempre en nuestra memoria, y gracias a la bondad de nuestro amado medio, podemos volver a visitar en cualquier momento queramos.

En esta nota

Comentarios