Noticias

Hace 25 años, ex-empleados de Data East fundaban Idea Factory

La fábrica de diablillos del Este

Avatar del

Por: Tomás García

Hace 25 años, ex-empleados de Data East fundaban Idea Factory

Hace 25 años, ex-empleados de Data East fundaban Idea Factory

Cuando el baile recién arrancaba, en Japón había tan solo un puñado de grandes, pero jugaban realmente duro. Uno de esos gigantes por mucho tiempo fue Data East, dueño de muchísimos clásicos de arcades, NES y SNES. Pero en sus casi 30 años de historia, Data East tiene también un alumnado poderoso, los cuales vale la pena hablar, porque se fueron diseminando por todo el espectro de la industria.

Data East fue un gigante de  los videojuegos, principalmente en Japón, pero también tuvo su presencia de este lado del mundo, cuando Sega y Taito hicieron lo propio. Comenzaron con arcades a finales de los 70 y eventualmente se metieron en las consolas de hogar, y hasta fabricaron sus propios pinballs. Y un día como hoy, una brillante camada de esa compañía se abrió para hacer su propio camino, y un día como hoy de 1994 formaron Idea Factory, una compañía que hace todo tipo de juegos, bajo diferentes nombres, pero al final del día se ocupan de nichos bastante específicos, lo que le ha dado poca notoriedad por este lado del mundo.

El éxodo fue encabezado por Shingo Kuwana y quien sería el president Yoshiteru Sato, quienes buscaron un fin opuesto al que habían perseguido en Data East, y en vez de proveer juegos a las masas, lo harían a los pequeños grupos poco representados. Así se inclinaron sobre novelas interactivas románticas y complejos JRPG, todo para la audiencia madura que se ya había establecido en Japón.

El hecho de haber encontrado varios nichos y una ética de trabajo envidiable, les permitió crecer al punto de crear varias subsidiarias para encargarse de diferentes nichos como  Idea Factory International, Otomate, Design Factory y Compile Heart, que combinadas forman el Idea Factory Group. Pero dejemos algo claro, desde siempre, lo que mantuvo las luces prendidas en Idea Factory fueron los juegos otome, juegos románticos diseñados para mujeres. El estudio a cargo, Otomate, produce cerca de una docena al año en todo tipo de géneros y temáticas. Y ha sido capaz de publicar hasta 20 títulos del mismo género en un solo año.

Aunque acá los conozcamos por Neptunia, Idea Factory vive por sus otome.

En parte, es por esto que nacieron las diferentes divisiones. Según se dice, para el año 2006 Idea Factory se había creado una especie de mal nombre por algunos juegos subidos de tono, y para escapar las connotaciones negativas, buscaron una nueva identidad. Así nació Compile Heart, tal vez uno de los estudios más reconocidos del grupo por series como Neptunia y Mugen Souls.

Idea Factory es uno de esos milagros de la industria japonesa. Tal vez a nosotros no nos interesen muchos de los juegos que producen, pero es muy positivo ver un estudio que sabe para quién produce sus juegos, y lo hace con presupuestos pequeños y regularmente. Esta sutil pero eficaz mecánica de nicho no suele funcionar tan bien en este lado del mundo, pero muchísimos grupos de jugadores se verían beneficiados si ese fuera el caso.

En esta nota

Comentarios