Noticias

Hace 21 años EA compró Westwood - y a los 5 años, lo clausuró

Primero vinieron por Westwood, después… ¡el mundo!

Avatar del

Por: Tomás García

Hace 21 años EA compró Westwood - y a los 5 años, lo clausuró

Hace 21 años EA compró Westwood - y a los 5 años, lo clausuró

La reputación no es algo que se haga de la noche a la mañana. Para nada. En muchos casos, como mínimo hay que echarse a dormir primero. Caso contrario, es algo que se gana con tiempo,  a base de esfuerzo y constancia, ya sea para bien o para mal. Para Electronic Arts, siempre fue para mal. Aunque hoy es literalmente un meme, desde hace décadas ya que los peces gordos de EA toman decisiones buenas para sus bolsillos pero malas para las legiones de fans de los juegos desarrollados por los estudios bajo su ala. Y lo que es peor, hace rato ya que se formó la reputación de comprar maravillosos estudios para después cerrarlos, dejando a decenas de personas sin trabajos, y gamers alrededor del mundo sin algunas de las franquicias más queridas.

Dejando de lado temas como lo que pasó con Battlefront II o incluso Anthem este año, nos queremos concentrar en este tema de los estudios cerrados. Y aunque hay muchos ejemplos, hay uno particular que todavía duele. Uno que dejó una marca tan grande, que ningún gamer se lo perdonó jamás. ¿Bullfrog? ¿Maxis? Para nada. Un día como hoy, en el año 1998, EA adquirió el legendario estudio Westwood. Estaban en su mejor momento, y aunque tal vez a muchos no le suene el nombre, fue una de las empresas pioneras del género RTS, y trabajó con algunas de las franquicias más reconocidas, ¡inclusive adaptando con gran éxito tres películas a videojuegos! El Rey León, Blade Runner y Dune. Pero el amor no duró mucho, y cinco años después, EA cerró sus puertas.

La empresa comenzó su actividad en 1985 como Westwood Associates, fundada por los diseñadores Brett Sperry y Louis Castle. Con ese nombre lanzaron 15 títulos, como los dos Eye of the Beholder, y juegos basados en franquicias de BattleTech y Dungeons & Dragons, y hasta trabajaron con Disney para crear juegos educativos de sus personajes más populares. Con ese éxito a cuestas se fusionaron con Virgin Games y renombraron el estudio a Westwood Studio.

Para los gamers de antaño, este era el único sello de calidad que necesitábamos.

El primer juego bajo este nuevo rótulo fue la aventura gráfica The Legend of Kyrandia, pero el juego que realmente hizo un impacto fue Dune II en 1992. Fue  el primer juego de estrategia en tiempo real. Hasta ese momento, lo más parecido que habíamos visto eran los juegos de estrategia de KOEI o uno de sus títulos previos, BattleTech: The Crescent Hawk's Revenge, que sirvió como base de lo que sería este título revolucionario. Aunque el juego era la secuela al Dune de Cryo Interactive —lanzado ese mismo año— no se parecía en nada. Es más, tenía muy poco que ver con la película de David Lynch también. Y aún así, es hasta el día de hoy el mejor juego basado en la franquicia, porque capturaba a la perfección la guerra de poder que representa la novela, y el mundo que había creado Frank Herbert en 1965.

En los siguientes años, continuarían redefiniendo el género con la serie Command & Conquer, hasta dándose el lujo de crear historias ridículamente hermosa con actores de la talla de Gemma Atkinson, Tim Curry, J. K. Simmons y George Takei, entre otros. Para 1998, Westwood era tan grande, que en seis meses Command and Conquer and its sequel Command and Conquer: Red Alert acumularoin $3.4 millones de dólares en ventas. En ese año se cerró la adquisición y EA le pagó a una subsidiaria de Virgin Interactive la suma de $122.5 millones, por el estudio y otros recursos pertenecientes.

Inolvidable.

El problema era que la venida del nuevo milenio significaba un cambio en la industria. Las consolas estaban volviendo a ser más populares en todos los rincones del mundo, y juegos que requerían teclado y mouse se estaban volviendo menos populares. Lo mismo estaba ocurriendo con los FPS, y tomaría algunos años más hasta que Halo demostrara que era posible hacer juegos en primera persona en consolas. Pero para los RTS ya era tarde. El mejor ejemplo de esto es Command & Conquer: Renegade, el fallido intento de EA y Westwood por llevar la serie al género FPS, intentando al mismo tiempo de expandir la reconocida franquicia a nuevos rumbos. Pero no había caso, Westwood en su estado actual, se especializaba en dos géneros Aventuras Gráficas y RTS, dos géneros que en el Siglo XXI se verían cada vez menos.

El último título creado por Westwood fue Earth & Beyond, un MMORPG de ciencia ficción en 2002. Un año después, Westwood Studios no existiría más. Y es imposible no considerarlo injusto. Era un estudio con historia y talento, pero sobre todas las cosas pasión por sus proyectos. Inclusive fueron listados en el Libro Guinness de Récords Mundiales por vender más de 10 millones de copias de Command & Conquer en todo el mundo. Pero nada de eso fue suficiente.

Hasta el último día, después de 18 años de existencia, sus fundadores Brett Sperry y Louis Castle diseñaron los juegos principales del estudio. Sí, inclusive Earth & Beyond. Hicieron todo para mantenerse a flote, pero en el mercado ya no había lugar para juegos de ese estilo, o por lo menos no hacían la cantidad de números que hacían en los 90. Y EA claramente los había comprado para hacer dinero y no buenos juegos.

En esta nota

Comentarios