Noticias

Hace 20 años, Williams cerraba su división de pinballs (o flippers)

Una era representada por una compañía llena de entusiasmo e innovación.

Avatar del

Por: Tomás García

Hace 20 años, Williams cerraba su división de pinballs (o flippers)

Hace 20 años, Williams cerraba su división de pinballs (o flippers)

Para principios de los 90, los nombres pesados de la industria del pinball eran tres: Bally, Midway y Williams. Pero al mismo tiempo, al avanzar esa misma década, las tres compañías que supieron llevar a los flippers y arcades a su era dorada, eran una sola compañía, que se habían fusionado bajo el nombre de Williams Pinballs. Mientras tanto, Bally seguía produciendo máquinas, y Midway cada vez más se dedicaba al mundo de los videojuegos. Así es como un día como hoy de 1999, Williams Pinballs cerraba su división de flippers, y con ella, se iba a una era alucinante.

La mayoría de estas compañías comenzaron su vida muchas décadas antes, por lo general, en la fabricación de máquinas de entretenimiento, que es lo que eventualmente se convertiría en Pinballs o flippers, y también juegos de apuestas. El origen de Williams particularmente se encuentra en 1943, cuando Harry Williams empezó a fabricar Máquinas Adivinas y juegos electromecánicos, así también como los primeros pinballs. Cuando estos se volvieron la moda, la compañía se cambió el nombre a Williams Electronics y fue instrumental en darle la forma a la industria que hoy añoramos.

Hoy vemos al pinball como algo absolutamente inofensivo, pero debemos entender que durante los primeros años en Estados Unidos se lo veía como apuestas, y durante mucho tiempo estuvieron prohibidos. Fue recién a mitad de los 70 que pudieron quitarle cualquier tipo de prohibición y comenzar una comercialización libre y legal de los juegos, lo que terminó con una gigantesca industria en la década de los 80.

Entre las tres compañías que nombramos se repartían los más grandes éxitos, pero Williams era particularmente reconocida por sus máquinas, y los avances tecnológicos que estas traían. Algunas de las máquinas más reconocidas eran Medieval Madness, Cirqus Voltaire, White Water, The Getaway, Funhouse, The Twilight Zone y The Addams Family, la máquina que aún el día de hoy fue la más vendida, y se considera una de las mejores, sino la mejor mesa. Había imaginación y variedad. Todo lo que vendía podía ser una máquina flippers, películas, cómics, dibujos e incluso ideas originales. No había límites para los pinball.

Hoy hay más chances de encontrar una máquina virtual que de verdad.

Hoy por hoy, tenemos un montón de softwares que nos permiten reproducir legalmente las máquinas del pasado, a esta altura, la mayoría de ellas. Y para nuestro regocijo, el simulador Pinball FX 3 de Zen Studio empezó a agregar a su catálogo, algunos de los Pinballs más reconocidos de Williams, y ya lleva cerca de cinco volúmenes lanzados, con los diferentes flippers, incluido uno especial de Halloween con los Monstruos de Universal.

Fue increíble los pasos agigantados a los que avanzó la tecnología, y cómo derribó la industria del pinball. A principio de los 90, todavía estaban en su era dorada, pero para mitades de la década, ya era una seguridad que no habría futuro en los flippers. Para fines de la década, ya veíamos esas complejas máquinas de relojería como algo de antaño, que debía ser preservado en un museo. Sin dudas, la principal razón por su desaparición fueron los costos. Eran máquinas hermosas y costosas, y así permanecerán, como reliquias de otra era.

En esta nota

Comentarios