Noticias

Hace 20 años Rockstar compró Grand Theft Auto pero perdió a su creador

El nacimiento de la criatura.

Avatar del

Por: Tomás García

Hace 20 años Rockstar compró Grand Theft Auto pero perdió a su creador

Hace 20 años Rockstar compró Grand Theft Auto pero perdió a su creador

No hay personas más sorprendidas por la evolución de Grand Theft Auto a lo largo de los años, que quienes jugamos los primeros dos títulos, desarrollados en silencio por DMA Design. Este estudio, hoy conocido como Rockstar North, fue clave en la evolución de los videojuegos, con títulos como Lemmings, Syndicate Wars y, por supuesto, los primeros dos GTA. Todo este esfuerzo, bajo el comando del escocés David Jones, fundador del estudio y su creativo principal.

Pero todo cambió un día como hoy, del año 2000. Cuando los hermanos Houser de Rockstar Games, junto a Take Two, le ofrecieron a Infogrames Entertainment —actuales dueños en ese momento— la cifra de 11 millones de dólares por el staff. Así es como nació Rockstar North. David Jones, por su parte, sabiendo que DMA ahora se había convertido en el estudio que hacía los Grand Theft Auto, se marchó al culiminar el desarrollo de GTA 2. Sabía que internamente estaban empezando a trabajar en el primer GTA 3D, y que ya estaban trabajando en un proyecto online conocido como The Grand Theft Auto Online Crime World.

DMA era reconocido por pensar fuera de la caja. Los juegos que hacían eran únicos. Tal vez no en su ejecución, pero sí en su concepto e imaginación. Aunque sus dos primeros juegos, Menace —desarrollado enteramente por Jones, en el sótano de sus padres— y Blood Money eran shoot ‘em ups tradicionales, cuando el estudio se asentó y creció, empezaron a jugar con conceptos bastante novedosos. Lemmings, por ejemplo, el primer juego de puzzles donde la forma de resolverlo era a través de activos que tenían su propio comportamiento. O Syndicate Wars, uno de los primeros experimentos con una ciudad viviente. Idea que después vería una mayor exploración en el primer Grand Theft Auto. El potencial del estudio y de David Jones —que después pasaría a crear juegos como Crackdown y el shooter MMO, APB— parecía no tener límites.

GTA no fue revolucionario. Pero no podías evitar maravillarte por cuan buen funcionaba.

El tiempo demostraría que el límite lo pusieron los millones. Por supuesto, los hermanos Houser pasarían a crear una de las franquicias más exitosas y revolucionarias de la historia del gaming. Pero como Jones sabía, se convirtió también en una fábrica de GTA o símiles, como puede ser Red Dead Redemption. Entonces, en cierta medida, fueron limitados por el éxito. Por más buenos o innovador que sea un GTA, nunca podrá ser tan novedoso como un juego nuevo y fresco, de una mente que busca romper los límites de los posible.

GTA, el primero, no era un juego brillante, y tampoco lo fue el segundo. Más allá de su concepto novedoso, el loop del juego era casi tan repetitivo como lo es un GTA hoy. Y aún así, fue un éxito gracias al boca a boca, y un poquito de pimienta que el publicista logró armar, coronando su lanzamiento como corresponde a la leyenda de la franquicia, ¡una gran controversia! Según contó David Jones en varias ocasiones,el publicista de GTA le relató en ese momento todo lo que iba a pasar cuando lanzaran un juego donde podías pisar peatones y robarles los vehículos con impunidad. Y así, a fuerza de titulares fue el juego más vendido en el Reino Unido, lo que lo puso en el mapa de los poderosos.

En esta nota

Comentarios