Noticias

Hace 20 años Pokémon Stadium llegaba al occidente y conocíamos a Pikachu en 3D

Años antes de Sword & Shield, un juego de Nintendo 64 ponía a los Pokémon a pelear en estadios

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Hace 20 años Pokémon Stadium llegaba al occidente y conocíamos a Pikachu en 3D

Hace 20 años Pokémon Stadium llegaba al occidente y conocíamos a Pikachu en 3D

Pokémon es por lejos una de las franquicias de Nintendo más queridas en todo el mundo. Estos bichos que no pueden hacer más que decir su propio nombre vienen acompañando la infancia de generaciones, tanto en videojuegos como en anime y otros medios. Pero, como toda serie que nació en 2D, a fines de los ‘90 se empezaba a escuchar una pregunta obvia: ¿Cuándo vamos a tener Pokémon en 3D? La Nintendo 64 ya había llevado algunos clásicos de la gran N a esta nueva dimensión a mediados de aquella década, pero quienes queríamos ver a Pikachu y sus amigos en 3D tuvimos que esperar a la llegada de Pokémon Stadium.

La historia detrás de esta nueva mini-serie de juegos de Pokémon es bastante peculiar. Si bien nosotros en Occidente recién los pudimos experimentar por primera vez a principios del año 2000, Pokémon Stadium tiene más trayectoria en Japón, incluso una época de la que no muchos saben. El primer dato que sorprenderá a varios, es que este juego que nosotros conocemos como el primer Pokémon Stadium es en realidad la segunda entrega de la serie. El primero, Pocket Monster Stadium, salió exclusivamente en Japón en el año 1998.

El primer juego era una versión “incompleta” del que recibimos en Occidente.

La pregunta del millón es: ¿por qué solamente en Japón? Pokémon ya había desembarcado en Occidente para ese año, por lo que un lanzamiento en inglés en 1999 no sonaba nada raro. Sin embargo, este juego desarrollado en colaboración con HAL Laboratory brilló por su ausencia. Los motivos nunca fueron claros, pero la opinión popular es que esta primera entrega era un juego “incompleto”. En esta primera entrega, solamente había 42 de los 151 Pokémon de primera generación. Además, había recibido muchas críticas en Japón por su alta dificultad.

Pokémon Stadium, el juego que recibimos nosotros en Occidente, apuntaba a arreglar todos los problemas del anterior. Por empezar, esta vez sí se encontraban todos los 151 Pokémon de los juegos Red & Blue. Las quejas por la alta dificultad fueron escuchadas y para esta entrega se bajó considerablemente el nivel de inteligencia artificial de los oponentes. Por si todo eso fuera poco, esta entrega tiene varios minijuegos extra para hacer todavía más interesante este spin-off.

Los modelos 3D no envejecieron bien pero para la época eran increíbles.

Sin dudas, el atractivo más grande de Pokémon Stadium era su presentación. Este fue el primer juego en Occidente donde podíamos ver a los Pokémon de aquellos juegos de Game Boy en 3D. Quizás como precio a pagar, Pokémon Stadium no ofrecía la misma experiencia que aquellos juegos portátiles. Este juego no tenía historia, ni ningún tipo de aventura. El modo principal eran las peleas, traducidas a la perfección de Red & Blue pero con el agregado de estos gráficos tridimensionales. Hoy parece poco, pero en aquel entonces, la idea de ver a Pikachu en 3D era el sueño de muchos.

Como extra para aquellos que contaban con los juegos de Game Boy, Pokémon Stadium ofrecía interacciones con la portátil de Nintendo que beneficiaban a los jugadores de ambas entregas. Gracias a un accesorio que venía con el juego, llamado Transfer Pak, uno podía importar los Pokémon de Red & Blue directamente a Pokémon Stadium. Aquellos Pokémon que te habían ayudado a ganar la Liga Pokémon en esa gloriosa aventura ahora podían pelear en 3D en tu Nintendo 64. Y, como recompensa, ganar ciertos torneos en Pokémon Stadium te premiaba con Pokémon para luego transferir a Red & Blue.

Los minijuegos no eran la gran cosa.

Además de las batallas, Pokémon Stadium contaba con modos extra bastante interesantes. Los ya mencionados minijuegos no eran quizás los más llamativos, especialmente cuando juegos como Mario Party ya habían conquistado el mercado de competencias en minijuegos. El modo más curioso, sin embargo, era Game Boy Tower: un modo de juego donde podías emular Pokémon Red, Blue o Yellow directamente en tu Nintendo 64. Así, esto convertía a Pokémon Stadium en una manera única de jugar las entregas principales de Pokémon en una consola.

La recepción de Pokémon Stadium en Occidente fue un tanto mixta. Por un lado, la crítica no fue demasiado generosa con el juego. Sí, la idea de poder jugar con tus Pokémon favoritos en 3D era algo novedoso y los gráficos eran bastante buenos incluso para la época. Sin embargo, el hecho de que este juego no ofrecía mucho más que las batallas y algunos modos extra interesantes no le jugó a su favor. No por nada hoy en día un juego como Pokémon Stadium dejaría sabor a poco.

Llevar tus Pokémon de las portátiles a consolas era un concepto muy novedoso.

A pesar de todas sus críticas, Pokémon Stadium fue un éxito comercial. En su primer mes en Occidente ya había vendido 1 millón de copias y consiguió ser el juego de consolas más vendido del año 2000. Obviamente, Nintendo aprovechó el éxito del juego y meses después de su lanzamiento anunció una secuela, que incluiría a los Pokémon de la segunda generación y conectividad con Pokémon Gold & Silver. Lamentablemente, la serie quedó abandonada después de Pokémon Stadium 2.

Hoy en día, gracias a la Nintendo Switch, los varios proyectos de celulares, peliculas y anime, Pokémon está quizás en su mejor momento. Pokémon Stadium quizás no vuelva nunca porque ya no es novedosa la idea de ver Pokémon pelear en 3D, pero al menos su legado de llevar a los Pokémon a esta nueva dimensión fue un paso importantísimo en la historia de la franquicia.

En esta nota

Comentarios