Noticias

Hace 14 años Bandai se fusionaba con Namco y se convertía en un gigante

Uno de los titanes japoneses que damos por sentado resultó de la combinación de dos grandes

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Hace 14 años Bandai se fusionaba con Namco y se convertía en un gigante

Hace 14 años Bandai se fusionaba con Namco y se convertía en un gigante

Compañías comprando otras compañías no es un hecho demasiado raro en esta industria que está en constante cambio. De hecho, una de las compañías más grandes y conocidas hoy en día, Square Enix, fue justamente una combinación entre dos titanes japoneses del RPG: Square y Enix. Pero hay otra gran combinación de compañías que quizás hoy en día damos por sentado. El increíble peso que tienen en la industria hace difícil pensar en los tiempos en los que Bandai y Namco eran compañías separadas.

Por un lado estaba Bandai. La compañía que nació en el 1950 primero fue conocida por sus juguetes, aunque después se metió en el mundo de los videojuegos gracias a las numerosas licencias con las que contaba justamente por su negocio principal. Viejos juegos de Sailor Moon, Doraemon, Gundam, Dragon Ball, Digimon y más propiedades japonesas súper conocidas y otras no tanto, salían de los pasillos de Bandai. Pero esta fusión de compañías no sería lo mismo sin la otra mitad.

Los viejos juegos de Digimon de Bandai tenían su encanto.

Namco era más reconocida en occidente como una compañía de videojuegos que Bandai, especialmente en lo que se refiere a la escena arcade. No se puede hablar ni de arcades ni de Namco sin mencionar el que quizás sea el juego más icónico de la compañía: Pac-Man. Pero además, a lo largo de su historia Namco lanzó éxitos increíblemente variados: Galaga, Ridge Racer, Time Crisis, Tekken, Soul Calibur. De manera similar a Bandai, esta compañía también había abierto sus puertas en la década de 1950, pero luego del nacimiento de los videojuegos su perfil se diferenció al de Bandai.

Para el aniversario número 50 de Namco, la compañía expresó su deseo de combinarse con Bandai y los tratos llevaron varios meses en consolidarse. ¿Los motivos? Según declararon ambas compañías en aquella época, era una combinación necesaria debido a que el declive de los nacimientos en Japón hacía que el número de infantes disminuyera cada vez más, a la vez que los intereses y hobbies del público general eran más diversos que nunca. Por eso, en el 2006, las compañías finalmente empezaron a operar bajo el nombre de Namco Bandai.

Namco dominaba los arcades con tanques como Tekken.

Desde aquel entonces, la compañía no paró de crecer. Con el paso de los años, Namco Bandai fue absorbiendo otras compañías, como la división de videojuegos de Banpresto y otras ramas de Bandai para ir consolidando su presencia en mercados más allá de Japón. La compañía abrió subsidiarias dedicadas a la distribución de juegos en Occidente, y también estudios propios en Singapur y en Canadá a la vez que afianzaba su peso en Europa combinando varias de las divisiones que tenía en el continente. Ya en el 2014, y para reafirmar todavía más esta sensación de unidad de la compañía, lo que nosotros conocíamos como Namco Bandai pasó a llamarse Bandai Namco, nombre que la empresa utilizaba en Japón y que efectivamente cumplió su objetivo de unificar su presencia a nivel global.

Dark Souls quizás sea el juego más reconocido de Bandai Namco.

Desde hace 14 años, la combinación de Bandai con Namco significó un crecimiento constante e inmenso de la industria japonesa no solamente en el continente asiático. Hoy en día los juegos de la compañía son tan mainstream en Occidente como los de cualquier estudio americano o europeo. Bajo la bandera de Bandai Namco se encuentran clásicos como Dark Souls, juegos quizás de nicho pero con numerosos fans como Katamari Damacy o God Eater, propiedades ultra populares fuera de los videojuegos como The Idolmaster, e incontables juegos de animé basados en los ya clásicos Dragon Ball, Naruto, Sword Art Online y más. Y en 2020, los juegos de Bandai Namco no se van a tomar un respiro.

Bandai Namco no será la primera compañía en la que uno piensa cuando le preguntan por titanes japoneses, pero sin esta combinación de dos grandes, la industria no sería la misma.

En esta nota

Comentarios