Noticias

Hace 12 años CD Projekt RED lanzaba el primer The Witcher

La historia de cómo un pequeño pero ambicioso estudio polaco conquistó el mundo.

Avatar del

Por: Tomás García

Hace 12 años CD Projekt RED lanzaba el primer The Witcher

Hace 12 años CD Projekt RED lanzaba el primer The Witcher

Hoy pareciera como que The Witcher es la epítome de la novela de fantasía y el RPG moderno. Y la realidad es que lo único que bastó para endulzar a las masas fue un único y brillante juego. Pero la historia de CD Projekt se extiende mucho más allá que Wild Hunt. Incluso, tuvo su inicio como distribuidora en Polonia del queridísimo Baldur’s Gate, logrando así una fuerte relación con Bioware. Pero nada de esto explica por qué un día como hoy de 2007, su primer juego fue The Witcher, basado en las novelas del héroe nacional, Andrzej Sapkowski.

Empecemos por el principio. Puede que antes de los juegos de The Witcher, no conocías a Sapkowski, pero este tipo en la mayoría de los países de Europa Oriental es casi tan conocido como Tolkien, y es uno de los más grandes autores de fantasía. Best seller y también de culto, dos extremos que no suelen juntarse, pero Sapkowski lo hizo posible. Y la razón por la que CD Projekt decidió hacer un juego basado en esa serie, es porque todo el equipo amaba los libros, y era un sueño para ellos realizar semejante proyecto. ¿La mejor parte? Consiguieron los derechos ridículamente baratos, porque Sapkowski jamás pensó que llegaría a nada, incluso pidiendo que el monto —alrededor de US$9,500— sea pagado en una vez. Poco tiempo después del lanzamiento de The Witcher III, comenzó una litigación contra la distribuidora para intentar sacar un poco más de dinero, a causa del pésimo trato que había hecho años atrás.

Ahora sí, hablando del juego. La licencia la obtuvieron en 1997, pero por diferentes otros trabajos, el desarrollo no pudo comenzar hasta años después. En ese tiempo, debían decidir si iban hacer un juego RPG de PC o en consolas. Por ese tiempo, la PC seguía vivita y coleando, y la consola estaba dominada por JRPG, que no era la clase de juego que querían hacer. Además, su propio pedigree era el de RPG para PC, como buenos eslavos, eran tan fans del género como de la plataforma, y así se decidieron a crear un juego afín con sus propios gustos.

La primera versión era muy diferente a lo que terminamos viendo. Tenía mucho más que ver con lo que le gustaba a ellos, que eran los RPG tradicionales, tipo Baldur’s Gate. El juego fue construido utilizando una versión muy modificada del motor que Bioware utilizó para Neverwinter Nights, Aurora Engine. Estamos hablando de cámara isométrica, controles point n’ click y todo ese jazz. Con el paso del tiempo, algunos aspectos fueron modificados. Por ejemplo, la cámara pasó de ser isométrica a tercera persona sobre el hombro, algo que se había popularizado en el último tiempo. El combate también fue simplificado. Aunque más que simplificado, fue modificado para que ser más activo, sin perder el toque de RPG.

A pesar de ser un RPG tradicional, The Witcher tenía ideas interesantes.

Pero lo más importante del juego no era el motor o las mecánicas. Ni siquiera eran las voces o diálogos, muchos de los cuales tuvieron que ser retraducidos, porque en la versión original eran bastante horribles. Hoy no se consigue otra versión de The Witcher que no sea la Enhance Edition. La clave del juego, aún cuando la primer versión no fue la mejor, fue su herencia decididamente eslava, sobre los juegos de cultura anglosajones que estábamos acostumbrados a recrear. Acá no había honorable caballero debajo de una armadura brillante. Nosotros éramos un brujo, una parte más del rico folklore y leyendas, el mundo en el cual nos movemos. Las quests emanan ese misterio mitológico, de historias medio ciertas y medio mentira, que en el centro ocultan una gran verdad sobre todos nosotros, que pide ajustarse las botas e ir a la aventura para conocerla.

CD Projekt Red y The Witcher son un producto de su cultura e historia. Triste y al mismo tiempo alegre. Con todas las de perder pero jamás perdiendo la esperanza. Y así, después de años de trabajo y con dos éxito bajo el brazo, se decidieron a crear un juego que cambie el mundo, y The Witcher III: Wild Hunt casi que lo logró. Al punto donde el Presidente de Polonia le entregó una copia del juego a Barak Obama en su visita al país, como muestra del arte moderno que es capaz de producir esta fustigada nación.

En esta nota

Comentarios