Noticias

GRATAROLANDIA: Personajes cazatesoros en un spinoff del Viejo Oeste

Juegos rápido, breves, inesperadamente profundos... ¡y por supuesto, gratuitos!
Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Llegamos a la segunda semana de Octubre con una nueva colección de juegos gratuitos, y la lista de hoy tiene cosas muy interesantes: una inesperada historia oculta en un juego de creación, un divertido juego multijugador con un único botón, un acelerado (y breve) híbrido entre juego de rol y simulador de citas y hasta una espectacular narrativa a los tiros en el Lejano Oeste. ¡A jugar!

Jelly juggle

Arranquemos con algo simple, divertido y muy enviciante. Todas esas características las podemos encontrar en Jelly Juggle, que también está disponible para celulares (iTunes y Android).

¿Qué es esta cosa? Es un simplísimo “PONG contra uno mismo”. La idea es mantener el cubo de color dentro de la pantalla y nuestro único control es hacer click (o presionar la pantalla) para que nuestro pez-protagonista gire en círculos, haciendo rebotar nuestro objetivo con su cuerpo. Es así de sencillo y también así de enviciante, porque la facilidad de su gameplay incita múltiples partidas, más aún cuando obtener estrellas por nuestro desempeño habilita nuevos niveles con alguna que otra modificación en su mecánica base.

¿Estás aburrido esperando en algún lado? Jugate una partidita de Jelly Juggle y fíjate cómo se pasa el tiempo.

Breaking Character

Menos mal que arrancamos con algo colorido y divertido, porque Breaking Character se pasa casi totalmente al lado opuesto. Esta breve “aventura” es un simple simulador de creador de personajes hecho en Adventure Game Studio y su única función es dejarnos crear un personaje en un mundo de fantasía medieval. En serio, eso es lo único que podemos hacer; no le hagan caso a los diálogos entre pantallas de selección…

…bueno, pueden hacerle un poquito de caso, porque resulta que les mentí. Entre pantallas del creador de personajes iremos viendo una historia que se narra en fondo negro, con una decisión a tomar al final de cada segmento. Lamentablemente está en inglés, pero los que puedan leerla podrán apreciar una deconstrucción del personaje que intentamos crear. No quiero decir nada más al respecto; es una de esas cosas que hay que experimentar por cuenta propia. Lo que sí diré es que esto de “juego” tiene poco y nada, limitando nuestras decisiones a las características de nuestro personaje y a elegir respuestas en los segmentos de narrativa. De todas formas, vale la pena seguir este hilo argumental hasta su final.

Mojojo

Salimos de la pseudo-depresión del juego anterior para entrar como una tromba al acelerado micro-universo de Mojojo, un híbrido entre juego de rol y simulador de citas. Nuestro protagonista y su amiga deciden visitar el club Discomojo, pero para eso deben esperar hasta la noche. Mientras tanto, y para pasar el día, nuestros intrépidos jóvenes rendirán un examen en la escuela, se enfrentarán a los temibles pinos en la sala de bowling y adquirirán accesorios para verse mejor, todo esto para terminar en una batalla de baile en el icónico nightclub.

Si acaso les resumí el juego de un saque es porque el propio juego dura poquísimo, pero es en esa acelerada naturaleza en la que Mojojo nos saca una sonrisa cada dos segundos. Es un juego llevado de tal forma que uno no puede evitar sonreír ante todo el delirio que los desarrolladores apretujaron en su breve duración. Es mucho más rápido ir y jugar el juego a que yo les cuente más al respecto, así que vayan, jueguen y sean felices por un rato.

Spinoff

Creo que hasta ahora no hemos tenido demasiado gameplay, ¿verdad? Cambiemos eso con Spinoff, un juego de acción multijugador con una estética y un sistema de control altamente minimalistas.

Este juego se puede disfrutar entre 2 y 6 jugadores, cada uno a cargo de su propio círculo giratorio y una tecla de control. Al presionar sus teclas correspondientes los jugadores dispararán desde la dirección de la “flechita” en su personaje y además avanzarán en esa misma dirección. La idea es, simplemente, eliminar a la competencia y ser el único sobreviviente. Claro que hay más elementos tomando parte en este juego: podremos recolectar power-ups temporales que mejoran nuestro disparo y conceden mayor velocidad, y las arenas de combate presentan obstáculos aleatorios, a veces letales para nuestros protagonistas.

Es un concepto bien simple que funciona perfecto. Busquen al menos un amigo, siéntense codo a codo frente al teclado y vean el caos de Spinoff desenvolverse en tiempo real. Es genial.

Deep Down

¿Querrían jugar algo más tradicional? Dale, volvamos a lo básico y disfrutemos de una tradicional aventura plataformera con Deep Down.

No hay mucho que decir, la verdad… excepto que es un juego muy competente que está correctamente diseñado. Nuestro limo andante ha caído en unas mazmorras llenas de tesoros, pero también de peligros y trampas. El objetivo es llegar al tesoro de cada nivel mediante saltos precisos, esquivando las dificultades del terreno y sus letales obstáculos. Cada diez niveles tendremos un “nivel jefe”, mucho más extenso y complejo que un nivel normal, donde pondremos a prueba todo lo que aprendimos en instancias anteriores.

Simple de entender, divertido para jugar, muy fácil de recomendar. ¿Qué más quieren? Ah, ¿algo más épico? Aguantá, que allá viene el último juego…

Dead Horizon

Terminemos, entonces, con algo realmente épico. Esta belleza narrativa es Dead Horizon, una historia del Lejano Oeste, terriblemente lineal, peor también terriblemente efectiva en su objetivo, que es adentrarnos en la vida de nuestra protagonista pistolera y su historia de balazos y muerte; todo contado desde un fantástico apartado gráfico pixelart y unos textos atrapantes.

Incluso hay una pequeña y original mecánica de juego. Nuestras instancias de interacción se limitan a pantallas estáticas con un “cursor ojo” que permite examinar el escenario, pero al mover el puntero al fondo de la pantalla (emulando sorpresivamente bien el efecto de llevar la mano a la cintura) éste se transformará en una mira, indicando que hemos desenfundado nuestra arma. La idea general es que debemos esperar a que nuestro contrincante haga el primer movimiento antes de desenfundar (y disparar) nosotros mismos… pero las reglas en cada contienda pueden variar un poquito.

Una vez más, esta historia está sólo en inglés. Los que puedan superar esa barrera se encontrarán con un magnífico juego de corta duración cuyo concepto merece ser desarrollado en algo mucho más grande. Vayan y disfruten; y ya nos veremos en la próxima edición.

Comentarios