Noticias

Floppy Disk: simple, frenético, retro, divertido y gratuito

Tomando ideas de dos grandes juegos, Floppy Disk consigue generar un concepto simplísimo con mucha rejugabilidad

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Floppy Disk: simple, frenético, retro, divertido y gratuito

Floppy Disk: simple, frenético, retro, divertido y gratuito

Una idea simple no es necesariamente una idea mala; de hecho, cuanto más simple una solución, mejor. En la industria Gamer hemos visto incontables ejemplos de juegos simples ganarse el cariño de los jugadores por lo bien ejecutada que estuvo esa idea tan sencilla, y en el caso de Floppy Disk (escrito como “Fl0ppy D!sk”) la idea es mezclar dos conceptos sencillos para formar otro igual de simple, y también con el mismo nivel de vicio: Super Crate Box y Downwell.

Nos movemos a escopetazo limpio

Floppy Disk es un juego de acción arcadosa en el que nuestro objetivo es recolectar tantos discos floppy como podamos. El primer inconveniente es que nuestro conejo protagonista debe mantenerse suspendido en el aire con el mero poder de sus armas de fuego, pero sin exagerar, porque el techo también tiene pinchos mortales que debemos evitar. El sistema de control se limita al uso de tres teclas, las que usaremos para disparar hacia los lados, hacia abajo, y combinarlas para disparar en diagonal. Dependiendo de la dirección del disparo, nuestro personaje se moverá en la dirección opuesta.

Cada floppy obtenido cambia nuestra arma actual; cada una con un estilo de disparo diferente que modifica nuestra velocidad de desplazamiento; algo a tener muy en cuenta al enfrentarnos a las hordas de enemigos que harán acto de presencia. El juego se puede volver caótico muy rápido, pero esa es la gracia: un golpe y es Game Over, fomentando la repetición inmediata para que la diversión y el desafío nunca terminen.

¡Pistola de burbujas!

Floppy Disk fue una de las propuestas más interesantes de la CGA Jam realizada hace un par de años, lo que explica su estética severamente Retro con colores limitados a la clásica paleta CGA, lo que en este caso viene a resaltar su jugabilidad todavía más. No se dejen intimidar por los gráficos, vayan y descarguen el juego, y diviértanse un buen rato con una idea sencilla que ofrece muchísima rejugabilidad.

En esta nota