Noticias

FULL BOKKO FICHI: Independencia a mitad de cuadra.

Una serie de subsidios para videojuegos argentinos anunciados en la reciente EVA abre nuevas posiblidades para una industria local que no hace otra cosa que mirar al exterior.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Argentina tiene la industria de videojuegos mas saludable de Latinoamerica. Esa es una verdad absoluta.

Otra verdad absoluta: probablemente nunca en tu vida hayas jugado ni hayas querido jugar un juego desarrollado por argentinos.

Casi sin excepcion, la produccion de videojuegos argentina esta pensada para exportacion, y se limita a juegos sociales y casuales genericos diseñados para esquilmar a la gente de la forma mas eficiente. Hablo con conocimiento de causa – trabaje durante seis meses en el area de contenidos de una de las empresas de videojuegos mas grandes del pais, y mi trabajo consistia en buscar a traves de la narrativa bloqueos artificiales que obligaran al consumidor a gastar dinero real para avanzar. La insistencia de esa industria en llamar a esas maquinas de compulsion “juegos” es tan obscena como la costumbre de los directores de publicidad de usar la palabra “pelicula” para referirse a sus comerciales.

Lo mas probable es que nunca hayas visto estos juegos, clones de clones de productos que juega tu tia o la secretaria de tu trabajo. La produccion de, llamemoslo, entretenimiento digital realizado en nuestro pais no se consume en Argentina sino en los Estados Unidos y en menor medida en paises como Brasil, Alemania, y hasta Turquia. Esto no es algo que se limite a los engendros de Facebook y iPhone, sino que se extiende a los juegos mas interesantes actualmente en desarrollo, Storyteller de Daniel Benmergui y Asylum de Agustin Cordes. Los dos juegos se estan produciendo en ingles, algo que tiene cierta logica ya que los dos tuvieron que buscar su financiacion fuera del pais.

Con excepciones como Cordes, Benmergui, o Tembac, los diseñadores argentinos que conozco tienen mucho que ver con esos directores de publicidad (otra industria que casualmente florece aca): maestros de la tecnica y la estructura, geniales a la hora de entrelazar mecanicas pero sin la capacidad para desarrollar una obra organica en lo tematico y lo estetico. Mejor dicho, la capacidad esta, pero no esta el interes. No hay incentivos economicos, el consumidor local tiene rechazo al producto argentino, y mil trabas mas.

Y sin embargo, esas eran las mismas trabas que a principios de los '90 se encontraba el cine argentino, y gracias a la Ley de Cine y a la proliferacion de escuelas como la FUC y el CIC hoy tenemos una de las industrias mas fuertes de la region, no solo a nivel de empleo de profesionales del rubro y de publico que va a ver cine local, sino a nivel artistico.

El anuncio de una serie de subsidios estatales y municipales a la industria abre una perspectiva interesante, ya que las cifras son de lo mas llamativas, en especial para estudios pequeños. Seria una pena que ese dinero se pierda entre las empresas del rubro y terminen financiando clones de Farmville “educativos”, porque la muestra que Tembac esta curando en la EVA demuestra que hay ideas e interes en los desarrolladores argentinos no-comerciales.

¿Cuales seran los criterios para elegir los estudios e individuos que reciban esa financiacion? Visitas a GDC y a Summits internacionales por parte de algunos de los funcionarios locales parecen indicar que se prestara atencion a una perspectiva global, pero no creo que sea la forma de crear una industria solida. El cine argentino que se ha internacionalizado con exito (El Secreto de Sus Ojos, La Cienaga, La Libertad) es profundamente local en su tematica y su estetica, y eso es lo que atrae a mercados internacionales, lo mismo ocurre con la literatura, la musica, y hasta con los (menos ambiciosos artisticamente) productos televisivos que se comercian al exterior.

Las industrias nacionales tienen un sabor propio. The Witcher puede no ser intrinsecamente “polaco” pero claramente su tematica es europea. STALKER es pura Rusia. Las aventuras de David Cage evidencian una sensibilidad francesa, tanto como las Broken Sword solo hubieran podido salir de Inglaterra. Ni hablar del gaming japones o los RPG coreanos. No es necesario hacer “Grand Theft Auto Buenos Aires” para encontrar una voz local.

Mil encuestas se mostraron en la conferencia de subsidios, y ninguna de ellas estaba relacionada con el consumidor local. ¿Que quiere jugar el argentino? ¿Que generos son populares aca? ¿Cuanto deberia costar un juego argentino, donde se tendria que vender, que posibilidades comerciales tendria? Despues de tres años en Loaded, creo que tengo respuestas empiricas a esas preguntas... y estoy seguro que cualquier lector de este sitio las debe tener.

“Pinta tu aldea y pintaras el mundo”, decia un profesor de guion que tuve en los noventa. ¿Pero quiere la aldea que la pinten? Esa cajita de abajo es para que me digas lo que opinas. Me encantaria escucharlo y charlar sobre este tema.

Comentarios