Noticias

FULL BOKKO FICHI: A favor de las listas

¿Por qué nos gustan tanto las listitas a los Malditos Nerds? ¿Qué es lo que nos atrae de enumerar nuestras cosas favoritas en perfecto orden?
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

La semana que termina hoy fue la mejor del año en terminos de visitas para nuestro sitio web, y mas alla del trabajo excelente del equipo de redactores, esta claro que nuestras listas “lo mejor de 2013” estan detras de ese crecimiento de visitas. Tampoco es una sorpresa, ya que es el cuarto año en que publicamos dichas listas y siempre han tenido buena repercusion. Lo mismo que los Top 10. Lo mismo que los anticipos tipo “10 Razones”, todas listas de items en vez de articulos tradicionales.

El impulso de organizar nuestro conocimiento en listas accesibles, de valorar en orden descendente nuestra respuesta emocional a una obra y de racionalizar algo tan intangible como el arte en puestos inamovibles tiene que ver con un impulso levemente “TOC” que nos permite abarcar y delimitar el universo. Y si no te interesa volverte muy filosofico, porque nos gustan las cosas bien ordenadas, o al menos una ilusion del orden.

Los 10 mandamientos son un tratado moral en 300 caracteres. Los pecados capitales son aun mas economicos. El concepto de un “corpus” o “canon” en la musica, la literatura y el cine nacio junto con cada una de estas artes, tratando de definir lo importante y lo descartable a la vez. El doble trabajo de la elaboracion de una lista y la justificacion de cada item ayuda a hacer tangible el rompecabezas de la propia percepcion: soy lo que elijo. Es un placer, por ejemplo, revisar la tradicional lista que cada decada elabora el British Film Institute, para ver cuales son las 10 peliculas esenciales de los mejores directores del mundo, o la encuesta “Pazz & Jop” de los mejores discos del año que desde 1974 compila el periodico independiente Village Voice.

Este formato que usamos muchisimo en la web llamado “listiculo” (articulo basado en listas) se popularizo mucho a traves de sitios como Buzzfeed o Ranker, y aunque automaticamente fue rechazado por el periodismo “legitimo”, por su superficialidad y su artificio, es imposible negar su atractivo para los lectores. Es facil leer una lista. Uno sabe exactamente donde esta, cuanto falta, y no es necesario un alto nivel de concentracion para entender la idea.

Pero lo que quiero confesar en este articulo es que, bueno, estamos haciendo trampa. El listiculo no es mas que una excusa para escribir las notas de siempre, aprovechando lo positivo del formato y obviando lo negativo a traves de una serie de trucos “limpios”.

Al escribir nos gusta creer que el texto es una unidad dinamica y fluida, una maquina en la que cada parrafo funciona como engranaje. Y aunque es verdad que los grandes articulos tienen ese valor literario, y que los textos editoriales buscan transmitir convicciones a traves del placer estetico que provoca una buena combinacion de palabras, la verdad es que cuando el proposito es transmitir informacion o iniciar una conversacion con lectores, todo comienza con una lista de puntos. Organizar esos puntos en una lista transparenta el trabajo del redactor. Los listiculos tambien se prestan a las estructuras comprimidas que aprendimos a perfeccionar en Twitter y Facebook. Por el lado de lo digital, tambien esta claro que es mucho mas intuitivo ir hacia atras y volver (para conectar dos items de informacion) en un articulo impreso que en un post de 9000 caracteres.

Pero el verdadero truco de un Top 10 o una lista de items esta en encontrar las relaciones, en estructurar una idea central dividida en 10 partes. Lo divertido esta en las relaciones que el redactor pueda encontrar entre los puestos y la elaboracion de la propia lista mental por parte del lector. Mientras el titulo este claro, una lista no solo enumera ejemplos sino que reitera el punto de vista del autor sobre el tema a tratar. Mi lista de “mejores capitulos uno” es un Top 10, claro, pero tambien es una exploracion de lo que conforma un buen primer capitulo, y una declaracion personal de lo que yo considero mas importante a la hora de narrar. Cualquiera que lea las listas de Rippy sobre comics entendera lo que representa para el un superheroe, y los viajes vertiginosos por la cultura pop de 666 no solo evidencian su habilidad para la argumentacion sino un verdadero amor por la ideas por sobre el espectaculo y una apasionada defensa del valor de la palabra.

Pensaba en todo esto viendo el excelente documental de Charlie Brooker “How Videogames Changed the World”, una historia social de los videojuegos narrada en escuetos 97 minutos que va desde Pong hasta The Last of Us estudiando la inspiracion y el impacto de 25 videojuegos, ordenados de forma cronologica. Brooker es un especialista en el tema, y antes de ser panelista estrella de la tele britanica y creador de la sublime serie de ficcion Black Mirror, comenzo su carrera como critico de videojuegos en la revista PC Zone de los ‘90, y todos los trucos de un buen listiculo estan a la vista: una distribucion variada de generos y formatos, elecciones excentricas bien justificadas, y un numero uno que resulta chocante pero que cobra en contexto perfecto sentido. 

Como le pasaba al personaje de John Cusack en “Alta Fidelidad” que se comunicaba solamente en listas (“Los cinco mejores primeros temas”, “Las mejores cinco canciones sobre la muerte”) y que a traves de una lista de ex-parejas trataba de reconstruir su vida amorosa, estos top 10, 10 razones, mejores juegos, obligan al redactor a poner las cartas sobre la mesa y usar sus armas mas nobles: conocimientos, argumentos, criterio. Escribir (y defender) estas listas es un placer. Que bueno que tambien lo sea para ustedes leerlas.

Comentarios