Noticias

Exploración a la vieja escuela: Viva Mortis nos recuerda la era Spectrum

Con una buena dosis de nostalgia ochentosa, este juego de exploración isométrica nos pide buscar runas para que empiece la fiesta

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Exploración a la vieja escuela: Viva Mortis nos recuerda la era Spectrum

Exploración a la vieja escuela: Viva Mortis nos recuerda la era Spectrum

Los que ya pasamos los 30 y venimos disfrutando de la industria Gamer desde que tenemos memoria solemos albergar una notable pizca de nostalgia por las épocas pasadas; en particular cuando hablamos de la vieja y querida Sinclair Spectrum. Es bastante seguro que la mayoría de ustedes, jóvenes jugadores, jamás han experimentado un juego de Spectrum en su plenitud, así que aquí tienen Viva Mortis como para ir tanteando el terreno.

Nuestro jefe no está muy feliz que digamos

Este simpático juego de exploración isométrico emula correctamente uno de los géneros más difundidos de aquellos años dorados: un protagonista que debe recorrer un laberinto de habitaciones y pasillos a fin de encontrar tal o cual objeto. En este caso serán cinco runas que le han sido robadas a nuestro jefe, Mr. De’Ath. Mortis, nuestro héroe, sólo cuenta con el poder de lanzar calaveras como arma, aunque también podremos hallar piñatas que nos otorgan invulnerabilidad temporal al mismo estilo de las famosas estrellas de Super Mario; ideal para destruir a aquellos enemigos a los que nuestros cráneos no causan daño.

Si bien Viva Mortis consigue igualar varios hermosos menesteres de los juegos de aquella época (el control, los gráficos, el audio) también es verdad que añade algunos otros elementos un poco más modernos, como partículas para algunos efectos especiales. Esto puede no caer muy bien a los más puristas, pero dentro de todo no afecta a la jugabilidad en sí: la aventura sigue sintiéndose fantásticamente arcaica en sus restricciones, y realmente vale la pena darle una oportunidad.

¡Horror! ¡Es la infame Escoba!

Así que no perdamos más tiempo (que, por cierto, el juego tiene un límite de tiempo, POR SUPUESTO), descarguemos el juego y ayudemos al pobre Mortis a llevar a cabo el pedido de su nefasto jefe para que así dé comienzo a la fiesta.

En esta nota