Noticias

El toque Vlambeer

Uno de los estudios Indie más pequeños e interesantes de la industria tiene en su haber una colección de pequeñas joyas fichineras. ¿Cuál es el secreto detrás del estilo de Vlambeer?
Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Hay quien dice que las mejores ideas son las ideas simples. ¿Tetraedros que hay que ensamblar en linea? Éxito. ¿Vienen navecitas y hay que dispararles? Éxito. ¿Hay que evitar que una bolita abandone la pantalla, haciendola rebotar con una paleta hacia ladrillos que pueden destruirse? Éxito. No quiere decir que juegos mas complejos no tengan su elevado nivel de exito, pero la regla fundamental dice que, cuanto mas grande y complejo es un sistema, mas probabilidades hay de que algo salga mal.

Por eso el minimalismo en los conceptos de algunos fichines son la clave de su popularidad. Reglas simples que todos podemos entender, pero que hace falta practica para dominar. Los chicos de Vlambeer son expertos en esto, con un modesto pero contundente catalogo de pequeñas joyas que demuestran que, a veces, menos es mas.

Vlambeer, el estudio Holandes compuesto por apenas dos personas, Rami Ismail y Jan Willem Nijman, supo hacerse notar con su estilo de diseño que mezcla un profundo aprecio por la estetica Retro y una devocion por la jugabilidad descerebrada y hasta caotica. Ya su primer exito; Crates From Hell, que luego conoceriamos como Super Crate Box; les otorgo el premio a Excelencia de Diseño en el Festival de Juegos Independientes, dando inicio a una carrera de fichines pequeños pero brillantes.

La chispa de Vlambeer se disparo todavia mas tras ser contactador por Devolver Digital para ver si podian hacer un jueguito basado en Serious Sam, que termino siendo Serious Sam: The Random Encounter, un hibrido entre lo visceral de Serious Sam con un sistema de combate por turnos onda RPG que se mantiene tan delirante como divertido. Por ese encontes tambien crearon la version original de Luftrauser, que puede ser jugada gratis desde su sitio web. La version paga que se encuentra en GOG y Steam mejora muchisimos aspectos del original y ofrece un nivel de rejugabilidad pasmoso; y esa es otra de las chispas que mantienen al estudio con su estatus en alto: rejugabilidad. Los titulos de Vlambeer suelen darnos un motivo tras otro para seguir disfrutandolos, y nosotros estamos mas que complacidos de continuar las partidas.

Pero un estudio tan pequeño y exitoso tiene una sombra, y en esa sombra aparecen los copiones. Vlambeer tiene un karma especial cuando se trata de gente que copia sus juegos, y asi la sufrio con clones descarados de Super Crate Box, Luftrauser y hasta Ridiculous Fishing, uno de sus titulos mejor recibidos por la prensa gamer. Dichos clones causaron problemas economicos en el pequeño estudio y la moral estaba por el piso. Por fortuna, el lanzamiento de Super Crate Box para dispositivos moviles vino a salvar la situacion, sacando al duo de lo que parecia ser una inminente bancarrota y dandoles motivos para seguirla luchando.

El encanto de Vlambeer esta en sus juegos y en la estetica aplicada a ellos. No solo en el apartado audiovisual, sino en el Todo del producto. Facil de entender, dificil de dominar... imposible de soltar. La belleza esta en las cosas simples, y Vlambeer es la prueba en vida de tal frase.