Noticias

El regreso de los juegos de mesa (4): Otras experiencias

Fichinescu no es el único miembro de la redacción que se hizo fanático de los juegos de tablero. Chopper, Digi7alS3lf, Erwin y V. Dylan te cuentan sus propias experiencias.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Olvidate del Monopoly, el Ludo y el Carrera de Mente. Los nuevos juegos de tablero, herederos del genial Settlers of Catan, estan revolucionando la forma en que competimos y cooperamos. Enterate de que se trata esta nueva moda en una serie de cuatro articulos publicados originalmente en Revista Loaded 109 (Introduccion al genero, los juegos en accion, donde se consiguen, otras experiencias)

CHOPPER

Hasta hace un par de semanas mi ultimo contacto con juegos de mesa databa de muy pequeño, y aunque siempre los disfrute por alguna razon jamas volvi a incursionar en ellos. La invitacion a unirme a una partida vino por parte del amigo Fichinescu, quien propuso empezar aquella memorable velada con Ticket to Ride y luego el plato fuerte: Cosmic Encounters, un juego de guerra y estrategia entre razas intergalacticas que invita a celebrar alianzas como tambien fuertes enemistades, siempre dentro del marco del tablero claro esta.

Una semana despues repetimos luego solo con Cosmic Encounter y a medida que aprendiamos las reglas (ya que no era el unico novato en esto) cada partida era mejor que la otra: intensa, vibrante y por sobre todas las cosas apasionante.

Agradezco a Fichinescu la invitacion a este nuevo rito desconocido hasta ahora para mi, que encuentro atrapante y que me hace desear un nuevo encuentro semana tras semana.

ERWIN

Aunque hoy no poseo ninguno –merced a un lamentable robo sufrido en una mudanza–, los juegos de tablero me han deparado enormes satisfacciones durante buena parte de mi vida. Supe tener una coleccion importante, que incluia la mayor parte de los juegos de Yetem, asi como algunas joyas importadas. Entre estos ultimos, los que mas he disfrutado fueron los de Avalon Hill –de los cuales han derivado los juegos de estrategia por turnos para PC, con su clasico tablero dividido en hexagonos–, como “Breakout: The Battle for Normandy”, un clasico juego para dos personas en el cual tomamos el rol de los Aliados y de Alemania, en una encarnizada lucha por el dominio de las costas francesas. Tambien recuerdo con enorme cariño a los juegos de Milton Bradley, especialmente, el famoso “Bermuda Triangle”. En el, controlamos una flota de cuatro buques mercantes que en su recorrido comercial por los distintos puertos del Mar Caribe debian cruzar la zona del Triangulo de las Bermudas, representada por una misteriosa "nube" electromagnetica cuyos movimientos al azar en el tablero eran determinados por una ruleta. Aun hoy recuerdo las broncas que me agarraba cuando la maldita nube, dotada de imanes, se "comia" mis pequeños mercantes nominalmente cargados con madera, petroleo, azucar y bananas.

V.DYLAN

Hasta hace unas semanas, el concepto de “juegos de tablero” solia remitirme a Carrera De Mente o T.E.G. como maximos exponentes. Mi desconocimiento en el tema (imperdonable, injusto desconocimiento) me privo de poder disfrutar antes de las maravillas ludicas que logre conocer gracias a Fichinescu y su invitacion a pasar una jornada grupal compartiendo juegos cuya mecanica ignoraba por completo.

Esa noche me diverti incansablemente con Ticket to Ride, juego de aproximacion sencilla e infinita diversion en el cual logre obtener una victoria temprana que me hizo sentir especial. Mas tarde, descubri el Universo de Cosmic Encounter, y gracias a el pude adentrarme en las posibilidades ilimitadas que le ofrece a quienes esten dispuestos a darle una oportunidad.

Claro que eso fue solo el comienzo; divertirse con juegos que no necesitan de un joystick para lograr su cometido abre puertas que dificilmente vayan a cerrarse. Quiero seguir construyendo trenes y quiero tambien conquistar la galaxia. Y –sobre todo– quiero disfrutar nuevas experiencias, las cuales no requieren mucho mas que un tablero, algunas fichas y –fundamentalmente– buenos amigos.

DIGI7ALS3LF

Es casi imposible ser espectador (y porque no, parte) de la industria gamer sin haber estado al tanto de la explosion y resurgimiento de los juegos de tablero durante los ultimos dos o tres años. Hasta entonces, hablar de ellos significaba para mi casi exclusivamente T.E.G – o a lo sumo la version criolla del Monopoly, el Estanciero. Pero cuestiones basicas de accesibilidad y disponibilidad –un juego de mesa precisa de otros jugadores presentes al fin y al cabo– siempre me mantuvieron al margen, hasta que me cruce con la oferta de Ticket to Ride en Steam. La primera tarde que lo inicie, despues de un par de partidas contra la maquina aprendiendo las mecanicas, unas cinco horas jugando en linea volaron y supe que ya no habia vuelta atras. Como dos de mis compañeros, el responsable de mi completa evangelizacion fue el autor de esta nota, Fichinescu, quien me invito a sumarme a una velada de alianzas y traiciones en Cosmic Encounter que termino de cerrar el circulo y convirtio a un indiferente espectador en un ansioso jugador.

Comentarios