Noticias

El parlamento inglés debate regular el contenido de Steam

Rape Day fue la gota que rebalsó el vaso para una representante que pide regulación inmediata.

Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Valve vuelve a encontrarse en el ojo de la tormenta(Valve)

Valve vuelve a encontrarse en el ojo de la tormenta | Valve

A comienzos de semana Valve volvió a estar en el centro de la controversia por considerar la inclusión en su tienda de Rape Day, una novela visual que banaliza y glorifica la violencia de género, el abuso sexual y la violación. Finalmente la compañía, a través de un vergonzoso comunicado (que se justifica en los “riesgos desconocidos”), confirmó que había decidido no distribuir el producto del estudio Desk Plant

La decisión tardó demasiado y los planteos contra la empresa se reavivaron, solo que esta vez llegaron al enemigo más temido por la industria: el Estado. Una miembro del parlamento británico está demandando que el gobierno intervenga para evitar situaciones como esta en el futuro.

Hannah Bardell, del Partido Nacional Escocés describió el material como “horrendo” y dijo que los funcionarios deben “comprometerse a discutir y resolver estos problemas de una vez”.

“El contenido de este juego es pervertido,” aseguró.” Es momento que el gobierno del Reino Unido realice una revisión completa de cómo las compañías de tecnologías y plataformas de juego —especialmente Steam— pueden hacer este tipo de estupideces sin consecuencias.”

La Primer Ministro del Parlamento Escocés, Shona Robison, la acompañó en el reclamo, solicitó un análisis de la situación para “reforzar la legislación en el área”.

La situación a la que se refiere Robison es el hecho de que Steam pueda mantener su política de revisión “reaccionaria”, que permite a los desarrolladores subir cualquier tipo de contenido a la plataforma y luego enviarlo a la empresa para su aprobación.

Dado que Valve es una empresa privada de los Estados Unidos difícilmente el parlamento británico pueda tomar alguna medida que no afecte únicamente a su región —si es que pueden imponer alguna determinación siquiera—. Sin embargo queda claro que la ineptitud y desidia de una empresa a la que desde hace tiempo la industria le ha soltado la mano puede ser el comienzo de un movimiento intervencionista mucho mayor, como sucedió con las loot boxes de Star Wars Battlefront II.

Rami Ismail, desarrollador, vocero y personalidad de la industria, opinó que esta forma de arte no debería estar regulada por ningún gobierno, pero que es necesario encontrar la forma de limitar este tipo de horrores que invitan a la necesidad de intervención.

“Si no encontramos una forma de regularnos otros lo van a hacer por nosotros,” le respondió a un seguidor que le consultó acerca de los efectos que podría tener el producto de Desk Plant. “Hemos estado en lo correcto en el pasado, pero necesitamos dejar de sentirnos intocables.”

En esta nota

Comentarios