Noticias

El joystick inteligente de Stanford

Este periférico es parte de una investigación que busca determinar si nos estamos aburriendo y o diviertiendo mientras jugamos a un juego, midiendo distintas reacciones corporales como ritmo cardíaco o la profundidad de nuestra respiración.
Avatar de Damián Silberstein

Por: Damián Silberstein

Imaginen la posibilidad de que existiera un juego capaz de predecir nuestras emociones cuando lo jugamos para poder alterar su funcionamiento. De esa manera, por ejemplo, podria cambiar su contenido si detecta que nos estamos aburriendo. Si, suena algo un tanto futurista, pero un nuevo dispositivo creado en la universidad estadounidense de Standford podria ser el primer paso en la creacion de este tipo de juego “cambiante e inmersivo”.

Un ingeniero de esta universidad creo un joystick (modificando un pad de Xbox 360) capaz de medir el ritmo cardiaco, y hasta la profundidad de la respiracion del usuario mientras jugamos. Lo hace a traves de unas placas metalicas ubicadas en su parte inferior. Tambien cuenta con unos acelerometros que detectan su el control se agito de forma frenetica.

El lider de este proyecto se llama Corey McCall, quien se intereso por el funcionamiento del sistema nervioso autonomo, la parte del cerebro que muestra modificaciones segun nuestro estado de animo, cuando estamos alterados, tristes, contentos, aburridos, etcetera.

Gracias a sus sistemas de medicion especiales, el joystick puede detectar estos cambios en el sistema nervioso autonomo y asi predecir, por ejemplo, si nos estamos aburriendo o entreteniendo mientras jugamos a un determinado fichin.

La informacion entregada por el periferico se complementa con un programa que mide la intensidad del juego y que le permite a McCall conocer el nivel de inmersion del usuario con el mismo.

Si bien este joystick esta en etapa de prototipo, de aplicarse esta tecnologia quiza se podrian crear juegos que realmente nos sorprendan al detectar nuestro estado de animo cuando los jugamos. Como dije al principio, suena un tanto de ciencia ficcion pero – al menos gracias a la creacion de este periferico- tampoco resulta algo imposible.