Noticias

El hombre más odiado de la internet muestra su juego

Después de la tormenta, llegó la calma para Adam Orth. El infame creativo puso un año de persecución e intolerancia en un nuevo juego, que promete ofrecer una experiencia única.
Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Una de las mejores peliculas del 2013 fue Gravity. El film de Cuaron nos puso en la piel de una desesperada astronauta intentando, despues de un desastre, volver a la tierra, en una situacion en la que el silencio y la ansiedad abundan, y el oxigeno escasea…

Adam Orth se encontro el año pasado en una situacion similar, en la que una discusion en Twitter lanzo a rodar una bola de nieve que parecia nunca detenerse, y que genero un antes y un despues en su vida, tanto en el aspecto profesional como en el personal.

Desde hacia ya un tiempo Orth planeaba el abandonar los proyectos AAA y dedicarse a juegos mas personales y experiencias contenidas, y el huracan mediatico en el que se encontraba no hizo otra cosa que acelerar el proceso. Asi fue que junto a su viejo colega y amigo Omar Aziz (con quien trabajo en Electronic Arts en varias entregas de la franquicia Medal of Honor) formo Three One Zero, un estudio independiente que cuyo primer titulo es una enorme metafora de la experiencia de Orth despues del infame tuit.

Adrift es el nombre del prototipo en el que los creativos, junto al artista Hogarth De La Plante, trabajaron durante diez semanas llevaron a la pasada DICE Summit, para presentarlo y esperar que algun distribuidor o inversor quiera financiar – con una excelente respuesta, segun el mismo Orth.

El juego es la historia de una astronauta que se despierta flotando en el espacio entre los restos de una estacion espacial destruida. No tiene recuerdos de lo que sucedio, solo sabe que esta en el medio del espacio, atrapado en un traje espacial que pierde oxigeno a cada segundo. La respiracion se vuelve entonces una parte fundamental de esta experiencia en primera persona (compatible con Oculus Rift), en la que debemos recorrer diferentes secciones de la estacion espacial resolviendo puzles y recolectando, en un comienzo, tanques de oxigeno a la deriva – en el camino, nos cruzaremos con algun registro del resto de la tripulacion, en forma de grabaciones de audio o notas.

Orth asegura que el juego esta diseñador para ser una experiencia compacta, de unas 3 horas. “La idea es descubrir que paso y volver a casa a salvo,” explica. “Es un juego realmente personal. Es lo que llamamos un FPX, una experiencia en primera persona. No hay violencia. No hay disparos. No hay nadie mas con vida en el juego, mas que el jugador.”

Siguiendo la linea de la nueva tendencia de juegos independientes que analizamos estos meses y que vimos desarrollarse con mas fuerza durante el año pasado, Adrift intenta tocar una vena, busca generar una empatia con este personaje en una situacion desesperada y vulnerable como la que Orth vivio durante el año pasado.

“Despues de lo que sucedio el año pasado, cuando estaba en un momento oscuro, empece a  pensar que queria hacer,” dice. “Intentaba pensar la forma correcta de lidiar con mis sentimientos acerca de lo que habia sucedido y… como una persona creativa, te alimentas de tu vida y las cosas que suceden.

“Asi que tuve la idea de un juego acerca de estar perdido en una estacion espacial. Luego empece a sentir que era algo identico que lo que estaba sucediendo en mi vida. Basicamente me desperte un dia y mi vida estaba en ruinas. Es ahi cuando nacio el juego.”

“Es un hibrido entre un juego y una experiencia cinematica. Estamos intentando hacer algo diferente, romper los moldes un poco.”