Noticias

El conmovedor Brothers: A Tale of Two Sons cumple 6 añitos

Un relato que nos llegó a todos, creado por la persona con menos experiencia en la industria.

Avatar del

Por: Tomás García

El conmovedor Brothers: A Tale of Two Sons cumple 6 añitos

El conmovedor Brothers: A Tale of Two Sons cumple 6 añitos

En la industria de los videojuegos cada vez hay menos sorpresas. A esta altura lo vimos casi todo. Estamos viejos y endurecidos, como una armadura de cuero calzada demasiadas veces. Mucho peor si hablamos de emocionarnos. ¿¡Llorar!? No para este nene. A menos que hablemos de los que de verdad llegan al cuore, porque un día como hoy en 2013, A Tale of Two Sons, salió para Xbox 360 y nos cautivó con su historia de inocencia perdida en un mundo lejano.

Tenía que ser que una visión tan innovadora de los controles viniera de alguien fuera de la industria. Josef Fares, su director, tenía cinco películas (suecas) en su haber y ningún videojuego. Pero eso no fue un inconveniente. Fan del medio desde siempre, cuando Starbreeze Studios le ofreció la posibilidad de trabajar en un prototipo, así pa’ jodé’, terminó siendo un proyecto galardonado. Y no es para menos, porque hay algo verdaderamente especial en la sinergia entre historia y mecánica que genera el juego, que termina teniendo muchísimos significados diferentes, y cada uno de ellos pega en la tecla justa. Y su historia de desarrollo es casi tan interesante como el juego en sí.

Josef Fares es bastante conocido en Suecia por sus películas, pero cuando tuvo la oportunidad de empezar a trabajar con Starbreeze no lo dudó. Ideó la mecánica de control dual y el tramo final del juego, y así convenció al CEO de Starbreeze para dirigir el proyecto. Diferente fue convencer al resto del equipo sin tener un background en videojuegos más que “jugué todo y tengo todas las consolas”, que es lo que pronto conocieron sus compañeros. Además de un buen director de cine, Fares era un hardcore gamer, y tenía una idea muy clara de lo que quería para Brothers. Incluído el lenguaje inventado del juego, que aunque no tiene ninguna lógica, está inspirado en su idioma natal del Líbano.

La aventura de los dos hijos nos presenta un elenco de coloridos personajes.

En Brothers, los hermanos Naiee y Naia viajan a lo profundo de la montaña en busca de las aguas del Árbol de la Vida, para salvar a su padre que se encuentra al borde de la muerte. En el transcurso conocen a todo tipo de personajes y sobrepasan muchos peligros. Cada uno de ellos utilizando ambos lados del cerebro para resolver curiosos puzzles, controlando ambos personajes en simultáneo, con cada analógico del joystick. La historia es lo suficiente variada e interesante como para ayudar a avanzar la historia, pero es el tramo final donde todo termina con un sentido muy especial.

Las aventuras y las decisiones que llevan a la magnífica conclusión, todo conectado a los singulares controles y las posibilidades de los personajes, que crecen junto a la historia de una manera que puso en alerta a toda la industria. Un recordatorio del gran poder que tienen los videojuegos como medio narrativo. Sobre todo, las ventajas. Juegos como este demuestran que el potencial es tan limitado como la imaginación del soñador.

En esta nota

Comentarios