Noticias

El atractivo de los juegos de baja presión

Mientras que los grandes tanques del mercado apuntan a repetir fórmulas de probado éxito, juegos como \"Professor Layton and The Azran Legacy\" ayudan a revalorizar una visión diferente acerca de los videojuegos.
Avatar de Victor Gueller

Por: Victor Gueller

Si lo pensamos filosoficamente, seguramente exista un videojuego para cada tipo de jugador; uno creado especialmente para satisfacer los deseos, gustos y necesidades de cada individuo en particular. Quizas la suerte nos sea esquiva y nunca lleguemos a cruzarnos con el juego que fue diseñado especialmente para nosotros, no obstante, aquel minimo infortunio no deberia alejarnos del placer de jugar.

Mientras que una gran mayoria del mercado apuesta a lo seguro, ofreciendo emulos y clones de juegos populares, tambien hay lugar para experiencias diferentes que no apuntan a enfrentarnos en feroces competencias multijugador sino que buscan generar otro tipo de empatia.

El reciente lanzamiento de la ultima aventura del Profesor Layton me ayudo a recordar todo aquello que yo busco en esta, una de mis expresiones artisticas favoritas. Los titulos que dan forma a esta saga no nos contagian adrenalina ni nos convertiran en feroces justicieros virtuales. Layton se limita a contar una historia, su historia, a traves de una narrativa sobresaliente, donde personajes bastante mas interesantes que los soldados de Call of Duty nos acompañan mientras resolvemos acertijos de todo tipo hasta poner fin a un misterio mucho mayor.

Y eso es todo. No hay un cronometro que nos presione ni un enemigo que nos obligue a intentar una y mil veces el superar una determinada mision. Layton no nos pone en el lugar de competir con el otro -el otro humano, el otro virtual- sino que nos usa a nosotros mismos como limite de su propuesta. Y esta bien que asi sea. ¿Quien dijo que la diferencia entre un buen y un mal jugador debe estar dada por la pericia al momento de sostener un joystick?

Asi como resulta extremadamente sano y refrescante que juegos como Professor Layton tengan su lugar en el mercado, tambien es necesario mencionar otro tipo de aventuras que apelan a algo mas que la mera competencia. Tenemos, por un lado, la adorable serie Animal Crossing, que tras su ambiciosa finalidad de “simular la vida”, esconde uno de los juegos mas cautivantes de los ultimos tiempos. Tenemos tambien multitud de novelas visuales (que lamentablemente muchas veces no salen de Japon) que nos recuerdan que una buena historia puede autoabastecerse, convirtiendonos en complices necesarios mas no en artifices directos de la accion.

Tenemos, afortunadamente, muchisimas opciones. Y mientras el grueso del publico podra dedicar horas de su vida a repetir incontables veces una batalla online en un FPS o a enfrentar a sus heroes en LOL, tambien estamos quienes optamos por una aproximacion mas contemplativa, que nos ayuda a recordar que los videojuegos van mucho mas alla de un disparo o una combinacion efectiva de botones.

Los videojuegos, estimados lectores, son arte; pero no son todos iguales ni todos tienen el mismo valor. Y, desde mi humilde perspectiva, es posible encontrar exponentes con mayor “valor artistico” que otros. He dicho.

Comentarios