Noticias

El Santo Dudario: ¿Somos todos Robots?

Una mirada pseudo-científica a el misterio de nuestra existencia para leer con chocolatada en mano.
Avatar de Mariano Rizza

Por: Mariano Rizza

Intento hoy, por medio de un analisis breve pero no por eso ligero, demostrar que basandonos en la literatura universal y en filosofia pura: todos nosotros, seres humanos por poner un nombre que nos distinga, somos Robots.
Para ello, debo hacer una breve reseña que establezca las pautas de a que llamaremos “Robot” y, de paso, expresar la necesidad de comenzar este texto aclarando que no voy a ser del todo objetivo, no por capricho, sino porque como mi explicacion pretender ser cientifica por decirlo de alguna manera, necesita una escala de medicion y quien mejor para medir cualquier discusion acerca de la robotica que el imaginario completo de Isaac Asimov, quien inspira este documento y, por ende, le es dedicado esperando que la señal de WIFI se lo haga llegar en algun instante de la eternidad, al rincon del universo en donde se encuentre.

Isaac Asimov no invento a los robots y mucho menos al termino como suele creerse. Este termino fue utilizado por vez primera por el autor checo Karel Capek en el año 1920, donde en dialecto de su region quiere decir trabajadores forzados o directamente, esclavos. En su obra de teatro Robots Universales Rossum estrenada en el Teatro Nacional de Praga en 1921 y en Nueva York en 1922, la humanidad inventaba a estas maquinas automatas para realizar sus trabajos, mientras ellos se dedicaban al ocio. El final podran imaginarselo porque casi 80 años despues, “Terminator” y “Matrix” lo copiaron al pie de la letra.

Isaac Asimov odio la trama, pero quedo fascinado con la idea de los robots. Su rencor tenia raiz en el hecho de que para el, los robots podian ser seres benevolentes, compañeros, amigos. Criaturas incomprendidas tal vez, pero de buen corazon, como cualquier ser humano. El dia de hoy se lo considera el padre de la robotica porque, ademas de basar casi la extension completa de su obras en este tema, fue inspirado en sus fantasias que creo una serie de leyes que no solo fueron asimiladas tacitamente tanto por autores de ciencia ficcion contemporaneos a el, como quienes llegaron despues, sino que tambien fueron incorporadas como conocimiento, junto a todos los neologismos de su creacion, en el Oxford English Dictionary, dandoles caracter oficial a estos terminos y sus significados.
Ahora bien, estas leyes pueden dividirse en dos partes. Primero, establecer que no cualquier maquina que realice una tarea automatizada (como puede ser una maquina de coser, una calculadora, un microondas, etc.) es un robot, sino que precisa de un procesador especial que, aunque hoy por hoy existe sin ir mas lejos en la misma notebook desde la cual les estoy escribiendo - Bill Gates no fue el primero, ni sera el ultimo, en confesar que parte de sus emprendimientos fueron inspirados por creaciones de Asimov y como Ray Bradbury se adelanto a los LCD, Isaac Asimov lo hizo a las notebooks, los smartphones y al concepto del microchip -, en su momento solo podia ser formulado en la imaginacion de un autor de cuentos fantasticos y recibio el nombre de Cerebro Positronico. La segunda parte de estas leyes, son normas establecidas, que con el tiempo supieron ser derrocadas, como toda ley, pero que dictan lo siguiente:

1) Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inaccion, permitir que un ser humano sufra daño.

2) Un robot debe obedecer las ordenes dadas por los seres humanos, excepto si estas ordenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.

3) Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta proteccion no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Ahora que las bases del topico principal estan establecidas, hare una breve referencia al tercer parrafo de este mismo texto, para comenzar a introducir el tema por el cual escribo. Como mencione Karel Capek fue el primer autor en aplicar el termino Robot, sin embargo, no fue el primero en escribir sobre ellos. En el 18° libro de “La Iliada" de Homero, se menciona que Hefesto, el Semidios herrero de los Dioses griegos, tiene como ayudantes a dos muchachas hechas completamente de oro, con capacidad de raciocinio propio y habilidad para desplazarse articuladamente, quienes lo asisten sin ninguna dificultad en tareas impensadas para las capacidades de un humano. En la mismisima Grecia se cuenta de Talos, el gigante de Bronce que defendia a la isla de Creta de cualquier ataque enemigo. Una criatura mucho mas cercana a nosotros en la linea temporal es el Golem del rabino Loew, un ser hecho de arcilla con fuerza sobrehumana que cumplia las ordenes de su maestro para proteger a los judios, cuya mitologia contemporanea indica que se encuentra aqui en Argentina, en la zona de Plaza Miserere, pero eso es un tema que dejaremos para otra ocasion.

Como veran, todos estos seres nombrados aplican, dentro de los margenes de su propia diegesis, a las normas de lo que significa ser un Robot. Son creados de manera artificial - llamemosle magia, artesania, intervencion divina o la analogia literaria que mejor se les presente -, cumplen las ordenes de su creador extendiendose ampliamente en lo que a capacidades humanas se refiere y estan para servir.
El proximo ejemplo literario proviene nada mas y nada menos de El Moderno Prometeo, libro que dio nacimiento a la Ciencia Ficcion y se trata del monstruo del Dr. Frankenstein, una criatura ensamblada con miembros cadavericos humanos regresados a la vida con la asistencia de un rayo. Este ser primitivo en todo sentido, utilizado como analogia para explorar temas tales como la moral cientifica, la creacion y destruccion de vida y la audacia de la humanidad, continua dentro de todas las especificaciones que designan a los Robots, con el agregado que esta vez, esta fabricado a base de partes humanas y curiosamente, iniciado como cualquier otro Robot moderno, por medio de la electricidad.

Si hasta aqui alguno continuo leyendo, puede imaginarse que no pretendo solventar mi argumento en el hecho de que por poseer el monstruo de Frankenstein una anatomia humana, nos hace al resto de los humanos Robots. Sin embargo lo que si compartimos con el y con todos los mencionados con anterioridad, mas todos los existentes en la literatura fantastica y de ciencia ficcion, es el proceso de la creacion, con lo cual, si A es igual a B y B es igual a C, A es igual a C.

Segun las escrituras sagradas de distintas religiones, variando el proceso de la creacion segun cada credo, los humanos fuimos creados por uno o varios Dioses. Si tomamos el cristianismo, Dios creo al primer humano del barro (material similar a la arcilla del rabino Loew) a su imagen y semejanza, pudiendo referirse esto tanto a su imagen antropomorfica como a su capacidad de raciocinio. Luego, de la costilla de este primer “hombre” creo a la “mujer”, con una disposicion de organos internos – o mecanismos – similares pero capaces de y pensados en funcion de cumplir otras tareas, lo que en terminos roboticos podriamos definir como otro modelo. Hasta aqui nada varia en ninguna de las leyendas. Seres creados con propositos, dotados de mecanismos que, sin importar si sus materiales son organicos o minerales, les permiten realizar todo tipo de tareas y juzgarlas por ellos mismos gracias a la fuente de razonamiento que fue brindada llamada cerebro, sea este humano, compuesto por neuronas y protegido por liquido encefalo raquideo, o positronico compuesto de transistores y protegido por aceite de motor.

En este momento, el primer intento de contradecirme podria venir en forma de que los humanos tenemos la capacidad de reproducirnos sin la necesidad de que un ser superior nos vuelva a crear cada vez, pero a decir verdad, una de las primeras tareas que se le asigno a los Robots en la literatura, fue ocuparse de los trabajos fabriles, donde sin ir demasiado lejos, los robots terminaban siendo los mismos operarios y ensambladores de su propio genero, teniendo ellos mismos la capacidad de crear mas Robots.
Otra negativa podria ser que con la violencia y el crimen que existe en la sociedad humana, las leyes de la robotica quedan neutralizadas, dando por finalizada la discusion. Pero el mismo padre de la robotica sento las bases de la existencia de automatas que se rebelan en la compilacion de cuentos como "Yo, Robot" de 1950 y "Bovedas de Acero" de 1953, publicado en la revista "Galaxy Science Fiction".
Aun otro argumento buscando la contradiccion podria ser, tomando un punto de vista religioso solo por el hecho de que nombramos sagradas escrituras como punto de referencia, que los robots son creados con un proposito y los humanos no, pero la realidad es que, el hecho de que no sepamos cual es nuestro proposito, no significa que no lo tengamos.

Voy a hacer una breve pausa - ya que nombre varias escrituras sagradas y podrian decirme que un Dios “humano” no tendria injerencia sobre los Robots - para hacer referencia a un cuento corto de Asimov, dirigido a lo que podriamos llamar una deidad robotica. En “La ultima pregunta”, publicado por primera vez en la edicion de noviembre de 1956 de la revista "Science Fiction Quarterly", se le formula a Multivac, la computadora encargada de recopilar y analizar toda la informacion del planeta y espacio exterior, la interrogante de si la humanidad disponia los medios para crear una fuente de energia que sostuviera la vida, una vez que el sol se apagase. La respuesta fue “Datos insuficientes para respuesta significativa”. A medida que los siglos pasaban y la humanidad evolucionaba, la pregunta resurgia en la mente de algun curioso y la computadora, que crecia en conocimiento a la par de la humanidad, daba la misma respuesta. Millares de años despues, luego de responder lo mismo una y otra vez, el Sol se consumio, la humanidad desaparecio y en ese momento, Multivac luego de siglos de analisis, alcanzo la respuesta y con ella, se hizo la luz, creando una vez mas la vida desde sus circuitos.
Basandonos en este cuento, que hemos aceptado al principio del tratado en tomar como argumento valido, podemos decir que existe algo que podemos designar como deidad robotica.

Entrando en un terreno mas ateista, para dar por finalizada y evidenciada mi exposicion y no solo para no ofender sensibilidades, sino para demostrar que todas las bases filosoficas estan cubiertas, podemos decir que en cuanto a la teoria de que no se puede crear un ser superior al ser que lo esta creando, no hay manera de establecer si Dios creo al hombre o el hombre creo a Dios. Esto implica que nosotros somos (o seriamos) los Robots de Dios, los automatas ciberneticos son nuestros Robots y, siguiendo esta logica, corresponderia que ellos el dia de mañana creen un ser con la funcion de asistirlos y a su vez sea superior a ellos mismos en toda medida, siendo asi sus Robots, demostrando bajo esta linea de razonamientos que todos somos maquinas automatas creadas para cumplir funciones, regidos bajo un conjunto de leyes que apuntan a el mejor desarrollo y cuidado de nuestra propia existencia y de la de quienes nos rodean que ,sin embargo, elegimos cuando respetar de acuerdo a nuestro confort y conveniencia y que, al final del dia, somos reemplazables. Por ende: Todos somos Robots.

Comentarios