Noticias

El Santo Dudario: ¿Hay que legalizarla?

Luego de casi 20 años la historieta argentina parece estar despertando de un severo coma. ¿Cómo puede seguir ahora y que puede hacer el estado por ella?
Avatar de Mariano Rizza

Por: Mariano Rizza

Siempre me llama la atencion como siendo una pais tan fanatico de Deadpool, pocos conocen el detalle de que su creador, Fabian Nicieza es argentino. Aunque es verdad que tengo que aclarar que el guionista se mudo a Estados Unidos a los cuatro años de edad, por lo que es mas norteamericano que compatriota nuestro, no es el unico artista argentino que triunfo en los comics en el exterior.

Entre los comiqueros nacionales mas destacados podriamos nombrar al ilustrador Eduardo Risso, que supo crear aca genialidades como Parque Chas, pero que en el mundo es mas conocido por obras inolvidables como 100 Balas o sus trabajos para Transmetropolitan, Batman, Aliens y grandes clasicos de distintas editoriales. O tal vez Carlos Trillo, que seguramente venga primero a su memoria por El Loco Chavez, pero tiene en su haber una amplia coleccion de historias originales que han sido premiadas en reiteradas ocasiones en el viejo continente, particularmente en España, Francia e Italia.

No solo ellos han alcanzado la fama - entre todos los que podriamos nombrar - sino que hay incontables heroes anonimos que ilustran para editoriales como Marvel y DC desde la comodidad de sus hogares en el pais, ya que no solo sirven a las empresas nombradas como talentos, sino como mano de obra economica, que no es lo mismo que decir "barata". Relanzamientos de comics como Las Tortugas Ninja y Cuentos de la Cripta durante la decada de los 2000 eran realizados por artistas nacionales que quiza aca no contaban con mas que un blog, como Mr. Exes o El Bruno. La primer duda que me surge entonces es ¿por que habiendo semejante talento en el pais, los artistas de historietas tiene que llevar su magia a otras naciones?

Para empezar y no quedar como un obtuso, vale aclarar que a todos nos gusta jugar en primera, por lo que el hecho de que dichos artistas trabajen fuera del pais, no es un exilio cultural, sino tambien un anhelo profesional. Al mismo tiempo, durante los ultimos quince o veinte años, la historieta argentina parecio haber alcanzado una Edad de Hielo, donde mentiria si dijera que en algun momento no se llego a temer su extincion. Hoy por hoy, el empuje de artistas independientes y el apoyo a los mismos de los grandes artistas nacionales mencionados, parece haber despertado de su letargo a la historieta nacional y, por suerte, ellos no son los unicos interesados.

La diputada nacional Maria del Carmen Bianchi presento un proyecto de ley para crear un Instituto Nacional de Artes Graficas, con el fin de dar cobijo estatal a disciplinas lamentablemente consideradas “menores” y aportar cierta cuota de organicidad a las politicas publicas en la materia, es decir, temas de derechos, publicacion, sueldos y demas detalles administrativos. Dicho proyecto, el cual se gesto con la colaboracion de muchos artistas nacionales y ya cuenta con bastante apoyo politico en su proceso a transformarse en ley, tiene la intencion de que no se abandone a todo ese talento al cual nunca se le dio un interes de manera explicita por parte de los organismos culturales gubernamentales, para que los artistas puedan desenvolverse comodos y tranquilos en su propia tierra y pudiendo conservar sus obras como patrimonio cultural argentino.

Sin ser artista grafico, el proyecto me resulta emocionante. El INAG velaria por los derechos de la ilustracion, la caricatura, la historieta, el dibujo publicitario, el diseño grafico y el arte tipografico, con un sustento otorgado por el estado, pero que a su vez generaria sus propias ganancias, pudiendo devolver este metalico tanto a quienes lo apoyen, como a los artistas mismos.  Las posibilidades que este instituto podria llegar a brindar son infinitas y con el prontuario de artistas argentinos - si se me permite extrapolarme -, el pais podria tranquilamente transformarse en una meca del comic internacional, como alguna vez supo serlo con el cine.

Desde el vamos, como comunicador, voy a hacer todo lo que este a mi alcance por apoyar este proceso pero no puedo evitar pensar si realmente existe un mercado para la historieta en el pais. Saliendo del nicho, saliendo de este mismo sitio Web, ¿existe un publico general interesado en pagar por comics? Mientras que no esta mal tener favoritismos, muy seguido me llama la atencion como muchas personas se niegan rotundamente a leer editoriales que no sean las que lideran el mercado o siquiera heroes que no sean conocidos. Si no podemos salir de las mayas de Batman o Spider-Man o siquiera de los super heroes e interesarnos por otros generos en muchos casos, ¿que apoyo puede llegar a darle el publico general a una iniciativa como esta?

Al margen de todas las interrogantes e inclusive saliendo un poco de las historietas ya que como publicista aprendi lo que vale el trabajo de los diseñadores graficos, ilustradores y afines,  creo que la propuesta es una apuesta por la que hay que jugarse. Los invito, como ya hice mil veces a dejar las capas de lado por un rato e introducirse en el talento nacional que se consigue a veces tan facilmente como ingresando en Facebook nada mas. Los comiqueros argentinos vienen ingeniandoselas hace años y ya merecen su lugar. Si no saben que leer, o como buscar, pregunten en su comiqueria de confianza, la historieta argentina esta ahi afuera y para que no queden dudas que tiene su merecido lugar, no precisa mas que de ustedes para que la lean y comprueben todo lo que tiene para ofrecer. ¡Legalizenla!