Noticias

EVO 2019: lo mejor y lo peor del mega-torneo de fighting games

Un fin de semana lleno de emoción y, por supuesto, piñas virtuales

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

EVO, el evento del año para juegos de pelea.

EVO, el evento del año para juegos de pelea.

Este pasado fin de semana tuvo lugar la celebración anual más grande de juegos de pelea: Evolution Championship Series, más conocida como EVO. Esta edición estuvo llena de emoción y alegría, aunque también hubo un cierto evento que probablemente manche la reputación del evento de manera permanente. Con alrededor de 15000 personas presentes, 8 juegos principales y muchos torneos de juegos más chicos organizados por las propias comunidades, esta EVO tuvo de todo y para todo el mundo.

La acción empezó el viernes, donde las rondas de grupos (o mejor conocidas como “pools”) tuvieron lugar. El único juego cuya final se jugó ese mismo viernes fue Soulcalibur 6, que sirvió como ejemplo perfecto para familiarizar a nuevos espectadores con lo que es un torneo de doble eliminación: para quedar afuera, hay que perder dos veces. Cuando un jugador pierde, es enviado a lo que se conoce como “losers brackets”, donde sigue compitiendo contra otros que también hayan perdido hasta llegar a la gran final contra un jugador que no haya perdido nunca.

En el caso de Soulcalibur, el norteamericano Bluegod vino desde el losers brackets a enfrentarse con el japonés Yuttoto. Debido a que Bluegod ganó el primer set (que en finales es al mejor de 5, o lo que es lo mismo, el primero que llega a 3 victorias), Yuttoto tenía que perder nuevamente para quedar eliminado, por lo que la pelea se jugó nuevamente en lo que coloquialmente se conoce como “bracket reset”. Finalmente, después de una tensa pelea, Yuttoto consiguió la victoria del campeonato de la mano de Voldo, su personaje.

El sábado fue un día con cuatro finales más, resultando en un día a pura adrenalina. Under Night In-Birth EXE:Late[st], juego que disfrutó su primera EVO de manera oficial, consiguió para sorpresa de muchos más de 1000 participantes y tuvo unas increíbles finales en las que el japonés Clearlamp_o salió victorioso. El mejor evento del sábado, sin embargo, fueron las finales de Dragon Ball FighterZ.

En lo que muchos describieron como algo salido de un capítulo de Dragon Ball, el famosísimo prodigio SonicFox se enfrentó a su eterno rival Go1, jugador japonés que dominó el juego durante gran parte del año pasado. La primer pelea se dio en la final de winners brackets, ya que ninguno había perdido hasta ese entonces. Esta parecía una revancha del año pasado, donde SonicFox consiguió el campeonato al derrotar a Go1 en una pelea legendaria.

Go1 pudo vencer a SonicFox enviándolo al losers brackets, donde el norteamericano tuvo que enfrentarse a Fenritti, compañero de entrenamiento de Go1, para poder tener una chance más de ganar el torneo. En la gran final, con SonicFox del lado de los perdedores y Go1 invicto, se jugó una pelea extremadamente tensa en la que finalmente, Go1 obtuvo su revancha por la EVO del año pasado y se quedó con la victoria. Temblando y en lágrimas, Go1 buscó un abrazo de SonicFox, quien terminó levantando la mano del nuevo campeón. Horas más tarde, SonicFox conseguiría su propia victoria, ganando el torneo de Mortal Kombat 11 al derrotar a su compañero de entrenamiento y amigo Dragon.

El sábado también fue el peor momento de la EVO quizás en muchos años. Participando en el torneo del más reciente Samurai Shodown se encontraba Infiltration, jugador coreano que fue detenido el año pasado por abusar violentamente de su esposa y que fue liberado luego de pagar una fianza. Si bien se lo apartó de toda competencia de Street Fighter V, su juego principal, para el staff de EVO no hubo problema en dejarlo competir en Samurai Shodown, donde el abusador salió campeón en el mismo evento en el que hubo un panel sobre mujeres en la comunidad. Aún más vergonzosa fue la actitud de Joey Cuellar, presidente de la organización, que se dedicó a blockear en Twitter a aquellos que le criticaron la decisión de permitirle la entrada a Infiltration.

El domingo, aunque con ese gusto amargo por la situación de Infiltration, se jugaron el resto de las finales. El norteamericano Shinku consiguió la victoria en Blazblue Cross Tag Battle, juego que es parte de una serie tradicionalmente dominada por jugadores japoneses. En Street Fighter V, el japonés Bonchan finalmente pudo salir campeón luego de haber intentado por varios años (en 2014 salió segundo en Street Fighter IV). Si bien Super Smash Bros. Ultimate fue el torneo final de la noche, donde el mexicano MKLeo salió victorioso utilizando a Joker de Persona 5, la otra final más emotiva fue la de Tekken 7.

Arslan Ash, jugador de Pakistán, derrotó a Knee, leyenda coreana de Tekken, demostrando capacidad para acorralar a uno de los mejores jugadores en la historia de Tekken. Arslan además venía de ganar Tekken 7 en la EVO Japón, torneo que tuvo lugar a principio de este año, siendo el único jugador hasta ahora que consigue salir campeón de un mismo juego en ambas ediciones de la EVO. Es para destacar que Arslan ni siquiera es conocido como el mejor jugador de su comunidad local, sino que simplemente fue quien pudo viajar a Las Vegas a participar del torneo. Pakistán tiene una comunidad de Tekken de extrema fuerza, el único problema es el tener que viajar para participar de torneos de alto perfil.

Esta EVO 2019 hubiese sido casi impecable de no ser por haber dejado participar a alguien como Infiltration, pero aún así fue un fin de semana lleno de emoción, alegría, llanto, rivalidades y demostraciones impresionantes de habilidad. Todos los años hay historias nuevas que contar. Lo único que esperamos es que el año que viene sea todavía mejor, porque es evidente que hay cosas que se tienen que mejorar.

En esta nota
  • EVO

Comentarios