Noticias

Dragon Age: Origins cumple 10 años - recordamos al mejor BioWare

Volver a empezar para crecer... o derrumbarse de manera espectacular

Avatar del

Por: Totoro García

Dragon Age: Origins cumple 10 años - recordamos al mejor BioWare

Dragon Age: Origins cumple 10 años - recordamos al mejor BioWare

Anthem, Mass Effect Andromeda… estos últimos juegos realmente no le hacen justicia al nombre BioWare, un estudio que desde la modernidad ha acompañado paso a paso la evolución de la industria con varios RPG notables y característicos. Cada vez más detallados, cada vez mejores. Bueno, esto ya es subjetivo, pero sin dudas, cada vez más avanzados. Un día como hoy, no hace mucho tiempo, BioWare revivía un género muerto con Dragon Age: Origins.

No hay eufemismos en la Era de los Dragones.

Para BioWare, compañía fundada en 1995 y responsable de títulos como Baldur’s Gate, KOTOR y Neverwinter Nights, desarrollar un CRPG tradicional fue como volver al hogar de su infancia. Al patio de su casa. ¡Y se notó! El juego tenía todas esas cosas que aprendimos a esperar de un título clásico de BioWare: La historia que pende de nuestras decisiones, relevantes relaciones con nuestros propios compañeros y las charlas espontáneas que desarrollaban entre ellos durante los viajes. Gigantescas mazmorras y trampas en cada giro. Un mundo complejo política y socialmente con consecuencias a cada paso. Y el combate, preciso y táctico. Brutal. Casi inalterado.

El juego fue un éxito. Aunque era OG, de la vieja escuela posta, el público lo había aceptado. Los veteranos, con los brazos abiertos y el corazón ardiente. Los más jóvenes tal vez con menos ardid, pero el mismo entusiasmo. El mundo de Dragon Age es fantasía que desafía las expectativas establecidas. Conflictos sociales estallan en cada esquina, bajo la efervescencia de una insurrección en las entrañas del trono. El caldo hierve cuando el Darkspawn, criaturas de las tinieblas tipo orcos, sale de las entrañas de la Tierra a reclamar el lugar que le pertenece en la superficie.

Fantasía original, una especie en extinción.

Pero no iba a durar. Dragon Age 2 llegó demasiado rápido y aunque tenía atisbos de lo que debe ser un juego clásico de BioWare, no tenía el nivel de curado que uno espera de sus experiencias. En gran parte eso es lo que parece estar pasando con los últimos juegos de BioWare, tal vez incluso Mass Effect 3 —el RPG espacial salió un año después de DAII— tenía muchas de las cosas que queremos, pero no el nivel de cuidado y curado de un RPG de ese calibre. Andromeda y Anthem son historias conocidas ya.

Mientras tanto, intentamos ignorar cualquier otro lanzamiento que lleve el nombre de BioWare y no empiece con "Dragon", así está la cosa. Las últimas novedades parecerían confirmar la lenta pero segura muerte de Anthem, mientras más desarrolladores de su equipo pasan a trabajar en Dragon Age 4, que curiosamente es exactamente lo contrario a lo que pasó dos años atrás. 

El escenario de Dragon Age Origins era particularmente intrigante.

Jason Schreier, el autor de Kotaku que destapó la olla de Anthem y la “magia de BioWare”, también contó la triste historia del Dragon Age 4 que nunca vamos a ver. Está claro que vamos a ver una secuela, pero será una reinterpretación de un proyecto fallido, cancelado en 2017, que dejó una marca en el equipo. “Estábamos trabajando hacia algo muy copado”, le dijo una de las fuentes a Schreier, “un juego muy reactivo, a menor escala que Inquisition, pero mucho más grande en cuanto a agencia del jugador, seguidores, reactividad y profundidad.Las ideas que habían desarrollado emocionaba al equipo como pocas veces, tenían las herramientas y el foco establecido, sabían que estaban en el camino correcto. Pero en palabras del mismo Schreier “Anthem estaba prendido fuego, y todos tenían que agarrar una manguera.

En esta nota

Comentarios