Noticias

Demolition: el juego olvidado de Star Wars cumple 19 añitos

Twised Midiclorians.

Avatar del

Por: Tomás García

Demolition: el juego olvidado de Star Wars cumple 19 añitos

Demolition: el juego olvidado de Star Wars cumple 19 añitos

Sea cual sea tu opinión sobre la adquisición de Star Wars por parte de Disney, se puede decir por lo menos que ahora la franquicia está siendo un poco más cuidada. Tanto, que más allá de las nuevas películas, no hay mucho más que ver, o leer, o jugar. Bueno, sí hay escasos juegos basados en la amada franquicia, y a veces tenemos suerte que sean aceptables. Porque en otra época, no era tal el caso. Vea hasta que punto, que un día como hoy del 2000, los creadores de Interstate 87 lanzaron Star Wars Demolition para Dreamcast y PlayStation.

La historia iba que el Imperio finalmente había hecho ilegal las carreras de pods, y Jabba the Hutt comenzó a recurrir a espectáculos de combate vehicular para solucionar su cuantitativa pérdida. Con esta excusa presentaron un montón de personajes que venían a competir de diversos puntos de la galaxia, cada uno con su vehículo especial. Hasta teníamos la posibilidad de manejar un AT-ST o ser el mismísimo Boba Fett.

El colmo de todo esto es que el juego no era malo. Tampoco increíble. Pero estaba hecho por un estudio competente que sabía lo que hacía, y seguramente no tenía microtransacciones. Eso sí, tenía su propio “modelo” económico, donde en vez de perder ciertas vidas y Game Over, cada participante comenzaba con 10.000 créditos, y si ese fondo se acababa, te ibas a otra galaxia muy lejana. En cambio, si podías ganar la misma cantidad en cuatro rondas, podías desbloquear elementos especiales con esos créditos. Mmh, un poquito como las microtransacciones.

Aunque con multiples problemas y omisiones, en un mercado plagado de juegos del género, Demolition tenía un poco de luz propia y personalidad. Se puede decir que tiraron la casa por la ventana, interpretando la idea de lo que podía ser un juego de “car combat” y permitiéndonos utilizar todo tipo de walkers, speedsters y vehículos que se muevan velozmente a una distancia corta del suelo. Bueno, “vehículos”. No sabemos si un Rancor con un cañón atado encima cuenta como un vehículo, pero como decíamos, este juego no tenía miedo a divertirse.

Lindo ¿no?

Y la verdad es que proyectos como estos eran el lado bueno de una franquicia menos “cuidada”. No tenían miedo a experimentar, a divertirse con una franquicia que da para prácticamente todo, y no tomársela tan en serio —cof cof, Disney— porque después de todo es una franquicia que nació para entrentener.

En épocas donde el Twisted Metal era rey, esta decisión tenía muchísimo más sentido, pero no podemos preguntarnos cómo le sirvió a la franquicia este juego. No mucho seguramente, porque ya fue correctamente olvidado, como tantos otros, con igual o mayor grado de mediocridad.

En esta nota

Comentarios