Noticias

Dark Souls: hace 8 años salía el juego que revolucionó el gaming moderno

Casi una decada, y seguimos presos de este amor.

Avatar del

Por: Tomás García

Dark Souls: hace 8 años salía el juego que revolucionó el gaming moderno

Dark Souls: hace 8 años salía el juego que revolucionó el gaming moderno

¿Qué sería de nosotros sin Dark Souls? No estamos exagerando. Verán, el terrible y excelente juego de Hidetaka Miyazaki llegó en el momento de mayor popularidad del medio. Y cuando decimos popularidad, obviamente queremos decir tibieza. Con el lanzamiento de GTA IV en 2008, llegaron los gritos de victoria: “¡LOS VIDEOJUEGOS YA HACEN MÁS PLATA QUE EL CINE!” y todo ese gran escándalo, que obligó a muchos desprevenidos a torcer su mirada a nuestro querido medio. Y esto logró que el conservadurismo que ya se estaba viviendo se haga total y absoluto. Pero eso iba a cambiar un año después.

Todo empezó con Demon’s Souls, en 2009. Mecánicamente, es casi el mismo juego que Dark Souls, pero al ser sumamente difícil y enteramente desconocido por su exclusividad en PlayStation 3, pocos lo tienen en cuenta. Estos fueron los afortunados gamers que tuvieron la primer probada del juego que redefiniría el gaming moderno. Tuvieron en sus manos las primeras almas perdidas, los primeros encuentros con bosses bestiales y los primeros pasos por aquel purgatorio medieval de atmósfera opresiva.

Este fue el primer paso hacia Dark Souls. Aunque sin el alcance de su secuela, este primer juego demostró que una gran sección de los gamers deseaba una experiencia como esta. Totalmente opuesta a lo que mostraban los números de las grandes compañías. Y FromSoftware se la jugó. Rompieron trato con PlayStation y negociaron con Bandai Namco y crearon una nueva franquicia donde pulieron todo lo que aprendieron de su juego anterior. Así, un día como hoy de pero de 2011, el mundo entero conoció el infierno de FromSoftware. Sin dudas un estudio inclusivo, no quería dejar a nadie sin sufrir.

Y 2011 no fue un año cualquiera para los videojuegos. Salieron títulos de la talla de Skyrim, The Witcher 2, Deus Ex: Human Revolution, Batman: Arkham City, Uncharted 3, Portal 2, y Modern Warfare 3. Pero todos estos juegos, tiene algo en común: Son todas secuelas. En cambio, Dark Souls era algo nuevo. En realidad era la secuela espiritual de Demon’s Souls, pero para ese momento muy pocos conocían ese detalle. Aún así, logró hacerse un lugar entre los hardcore gamers, cuyo metal no se probaba de esta manera hace años, y de esa forma —y gracias a la era Twitch— terminó alcanzando el mainstream total, en parte por ser un juego brillante y por otra parte, por ser una curiosidad total. “Ese juego que no perdona”, “en el que morís todo el tiempo”, y cosas así. Dark Souls se convirtió en sinónimo de dificultad de la noche a la mañana. Era el Ghost 'n Goblins del Siglo XXI.

¿Alguna ves un jueguito te hizo llorar?

Pero la dificultad es solo un aspecto de este clásico. Su éxito se debe a que está cuidadosamente trabajado y pulido. Porque el mundo cuenta la historia casi sin decir palabras, y los peligros son comunicados de las maneras más sutiles y crueles posibles, pero las señales están. Cualquier cosa que se considere poco convencional, Dark Souls lo tenía y hacía buen uso de ese recurso para separarse del resto. Es normal asociar juegos difíciles como tramposos o injustos, pero Dark Souls es lo opuesto. Te da toda las herramientas para pasar el obstáculo, pero es un obstáculo sumamente difícil. Aún así, cada jugador cuando pierde todas sus almas, sabe exactamente cómo fue y cómo revertirlo.

Y quien piense que estos juegos son el resultado de una ejecución única y brillante, no conoce la historia de From Software. Porque inclusive antes de Demon’s Souls, muchas de las mecánicas que popularizó Dark Souls, tienen su origen en el primer juego del estudio, King's Field. En el año 1994, FromSoftware lanzó para la PlayStation original, un juego que bien podríamos definir como Doom pero RPG medieval. Y aunque irrisoriamente arcaíco, el juego ya nos mostraba algunas de las ideas que hoy parecen marcas registradas del medio entero.

En esta nota

Comentarios