Noticias

Cosmos: A Spacetime Odyssey, Episodio 6

El Tio Erwin analiza el episodio de mitad de temporada de Cosmos: A Spacetime Odissey, la reimaginación de la serie original de Carl Sagan realizada con tecnología y datos científicos actuales.
Avatar de Diego Bournot

Por: Diego Bournot

Con su sexto episodio, aireado el domingo, esta magnifica reimaginacion de la clasica serie de divulgacion cientifica original de Carl Sagan -la cual debemos a la vision de Seth Mc Farlane, la colaboracion de Ann Druyan, la viuda de Carl Sagan, y a nuestro anfitrion en este maravilloso viaje, el astrofisico Neil deGrasse Tyson- llega a la mitad de la temporada. A lo largo de la misma, hemos explorado los confines del universo visible, nos hemos adentrado en el interior del cuerpo humano, explorando la celula, y hemos comprendido algunos de los conceptos basicos de las leyes de la fisica que gobiernan el universo, como la gravedad y la velocidad de la luz, e incluso nos hemos adentrado en el unico lugar en el que las mismas no aplican: el interior de un Agujero Negro. Ademas, nuestra Nave de la Imaginacion nos llevo al pasado, haciendonos testigos de la epoca de oro del Islam, en la cual el brillante fisico Ibn al-Haytham delineo e Metodo Cientifico, y descubrio de que forma viaja la luz, y de la vida de William Herschel, que descubrio la luz infrarroja que se esconde en el espectro luminico de cada estrella, revelando eventualmente una de las claves para comprender de que forma funciona el Cosmos.



Ahora, Neil nos propone acompañarlo en un nuevo y fantastico viaje, el cual nos llevara a explorar formas de vida exoticas que el ojo desnudo no alcanza a vislumbrar y las partes del cerebro responsables del sentido del olfato y la memoria, para finalmente llevarnos al interior de la Tierra, para descubrir la particula mas elusiva del universo del atomo: el neutrino.



Para comenzar, Neil nos cuenta un detalle singular: hay mas atomos en nuestros propios ojos, que en la totalidad del universo, y la totalidad de nuestro cuerpo posee una cantidad del orden de los tres billones, de billones, de billones de atomos. Neil utiliza esto para hacernos ver de que forma los atomos pasan por los diferentes estados de la materia.



A continuacion, Neil nos lleva en la Nave de la Imaginacion a visitar el complejo universo que podemos encontrar dentro de una gota de rocio: paramecios, y una especie de criaturas que ha formado parte de la vida en la Tierra durante muchisimo tiempo. De hecho, la misma ha sobrevivido a los cinco eventos de extincion global ocurridos en la historia de la vida en la Tierra, sin siquiera inmutarse. Hablamos de una especie tan dura, que sus integrantes son capaces de sobrevivir en el espacio exterior, y pueden pasarse años sin agua: los Tardigrados.



Ahora, Neil miniaturiza aun mas nuestra Nave, para hacernos presenciar a nivel molecular el proceso de la fotosintesis. Neil nos explica que la fotosintesis es la energia verde definitiva: no contamina, y por el contrario, produce oxigeno. La biosfera completa recolecta, mediante sus paneles vivos de energia solar -las hojas de las plantas y arboles- seis veces la energia que consume la civilizacion humana completa: si lograramos descifrar los secretos de la fotosintesis y utilizarla a nuestro antojo, la vida sobre la Tierra cambiaria dramaticamente, terminando con nuestra dependencia de fuentes de energia no renovables, sustituyendolas por energia inagotable y limpia, reduciendo el efecto de invernadero y solucionando los problemas de polucion que afectan a nuestro mundo. A su vez, Neil nos muestra las orquideas de Madagascar, las cuales tiene el polen escondido al final de un larguisimo pistilo, lo cual hizo pensar a Charles Darwin que un animal con una larguisima lengua -de la misma longitud que el pistilo de las orquideas- debia existir en esta isla .Nadie le creyo hasta que en el siglo pasado fue descubierta la mariposa nocturna de Morgan, dotada de una lengua de mas de treinta centimetros de largo, mediante la cual se alimentaba del polen de las orquideas. A continuacion, Neil nos explica de que forma el cerebro humano procesa los olores, utilizando como ejemplo la fragancia de las lilas: se trata de moleculas que desprenden los objetos, y que al ser inhaladas, estimulan un nervio de nuestro cerebro asociado a este estimulo, lo cual a su vez dispara recuerdos asociados a cada olor, y es la forma de la cual los animales pueden detectar el peligro.



Tras explicarnos el proceso mediante el cual captamos los olores, Neil nos lleva al pasado, explicandonos como los antiguos griegos se dieron cuenta de que los procesos de la naturaleza podian ser explicados mediante la ciencia, sin necesidad de invocar a los dioses o procesos sobrenaturales. Primero Theolese, y cien años mas tarde Democrito, tomaron conciencia de ello, este ultimo llegando al convencimiento de que estamos compuestos de atomos, y que los mismos estan separados por extensiones de vacio. Democrito llego al convencimiento de que los atomos que componen todas las cosas no estan unidos entre si, sino separados por espacios. De lo contrario, el movimiento no seria posible en el universo que nos rodea, y toda la materia, incluidos nosotros, seria solida e inmovil. Neil emplea este conocimiento para hablarnos del atomo de carbono, la base de la vida en la Tierra. El carbono es un elemento crucial para la vida debido a su caracteristica unica en el universo: la capacidad de sus atomos de combinarse con muchos tipos de atomos diferentes, a diferencia de otros elementos mas complejos y pesados. Ningun otro elemento de la Tabla Periodica posee la versatilidad y flexibilidad del carbono.



Para explicar la composicion de un atomo, Neil ingresa a una enorme catedral, explicandonos que el nucleo de un atomo es muy pequeño con respecto a su tamaño total, delimitado por las orbitas de sus electrones. De hecho, el nucleo de un atomo es comparativamente tan pequeño, que si la catedral en la que se encuentra Neil fuera un atomo, el nucleo de la misma seria una pequeña mota de polvo dentro de la misma. Para poder visualizar el nucleo de un atomo, Neil nos reduce en nuestra Nave de la Imaginacion a un tamaño cien veces menor al del atomo en si, mostrandonos un atomo de hidrogeno, uno de helio y uno de carbono, para finalmente hacerlo con un atomo de oro, compuesto de 76 protones y 76 electrones. Neil nos habla de la energia necesaria para lograr que los atomos se toquen entre si: una cantidad de energia que solo existe en el interior de una estrella. A continuacion, Neil nos habla del estallido de una estrella: su conversion en supernova, y la lluvia de particulas exoticas que la misma genera. Una supernova genera una enorme explosion luminica, la cual, sin embargo, implica apenas el 1% de la energia liberada. El resto de la energia es liberada en forma de particulas atomicas, las mas exoticas y dificiles de detectar de la creacion: los neutrinos.



La materia no implica ningun obstaculo en cuanto al neutrino: el mismo podria cruzar sin problemas una extension de cien años luz aunque en vez de vacio, la misma estuviera compuesta de acero. Mientras que la energia luminica es frenada por la materia, los neutrinos no lo son, ya que los mismos se mueven a traves de la materia con la misma comodidad con la que lo harian a traves del vacio. Cuando un neutrino es detectado, el mismo se muestra como una luz fantasmal. Neil nos muestra una estructura creada en Japon a mas de 600 metros de profundidad, la cual se halla en completa oscuridad, y esta diseñada para que la luz no pueda llegar a la misma de ninguna forma: la unica energia que puede llegar a la misma desde el exterior es en forma de neutrinos, los cuales pueden traspasar la material como si la misma no se hallara presente. Esta estructura jugo un rol crucial a la hora de probar la existencia de los neutrinos, mas alla de la teoria que la formulaba.



Neil finaliza nuestro viaje contandonos que la luz del sol que hoy baña nuestro rostro, ha tardado diez millones de años en alcanzar la superficie del sol desde su creacion, en el centro de nuestra estrella mas cercana. Sin embargo, aunque para la humanidad diez millones de años es muchisimo tiempo, apenas representa una tarde en el calendario de la creacion. Mirar al Cosmos es mirar hacia el pasado, y la luz que recibimos de las estrellas, es luz que ha estado viajando hacia nosotros, en muchos casos, desde hace miles de millones de años: mientras mas lejos miramos en el espacio, mas atras miramos en el tiempo, y la luz que nos llega de las galaxias mas lejanas, situadas en las fronteras del universo visible, es luz creada nada menos que en los albores del nacimiento de nuestro universo: la luz del Big Bang, que creo nuestro universo a partir de una pequeña pelota, que concentraba toda la materia de la que habria de componerse el Cosmos en un tamaño no superior al de la pequeña bola que Neil sostiene en su mano. Si, el universo todo, antes del Big Bang, se concentraba en un puño, toda su materia condensada en un pequeño espacio de una densidad que nuestro cerebro no alcanza a comprender.



En este episodio, centrado en los elementos mas pequeños del universo, como celulas, atomos y particulas, Neil deGrasse Tyson nos ha explicado el rol que los mismos cumplen en nuestras vidas. Llevandonos al interior de una gota de agua, de una planta y de nuestro propio cerebro, el mismo nos ha recordado que las leyes de la naturaleza expanden y a la vez contraen nuestra comprension de la vida. Neil ha sido capaz de combinar, en apenas cuarenta minutos de exposicion, temas tan disimiles como la fisica de particulas, clorofila y fotosintesis, memoria olfativa, y la existencia de la particula mas elusiva del universo -el neutrino- haciendolo con una enorme gracia y eficiencia, apoyandose en parte en el trabajo de los episodios anteriores. Recordarnos la existencia de los Tardigrados -quizas el animal mas indestructible de la creacion-, por ejemplo, constituye una gran forma de demostrarnos que el tamaño no lo es todo en el universo. Por otra parte, la forma de presentarnos el proceso de fotosintesis de las plantas, como si de una compleja maquina industrial se tratase, es sencillamente fantastica. Planteandonos la idea del "espionaje industrial", mediante el cual la humanidad podria desentrañar el secreto de la fotosintesis, Neil nos vuelve a hacer participes de uno de sus mayores dones: el de mostrarnos cual podria ser el futuro de la humanidad a medida que la ciencia prosigue su labor. Por otra parte, la secuencia en la que Tyson apuesta su integridad a las leyes de la fisica, colocando su rostro frente a la trayectoria de una pequeña bola de demolicion, constituye un ejemplo grafico que dificilmente podamos encontrar en un libro de texto.



Con cada nueva entrega, Cosmos expande aun mas nuestro conocimiento y comprension de cuanto nos rodea, no solo a nivel astrofisico, sino en cuanto a historia, filosofia, e incluso biologia. Empleando conceptos sencillos, imagenes impactantes y ejemplos mundanos, Neil aborda temas dispares entre si, dandonos un pantallazo a diversos temas que hacen a nuestra existencia, y ayudandonos a comprender nuestra posicion, como individuos y como especie, frente a la diversidad de la vida y a la amplitud del Cosmos, haciendonos comprender desde un punto de vista filosofico que no estamos solos en el universo.

Con apenas seis episodios aireados, ya se nos hace dificil encontrar nuevos adjetivos para describir y calificar este maravilloso emprendimiento, que cumple a la perfeccion su auto asignada mision de acercar el conocimiento a la gente comun, a la vez que satisface plenamente a los entusiastas del conocimiento humano y de la serie original. La combinacion perfecta de ciencia, bellisimas imagenes y carisma personal del presentador, junto a su cuidada seleccion de temas, que pese a su disparidad son entrelazados de manera perfecta, constituye el mejor ejemplo de lo divertido y accesible que puede llegar a ser el proceso de adquirir conocimiento, y a la vez, conciencia de cuanto nos rodea.