Noticias

Chopper Says: Algo más que jugar.

Un partido en el clásico Tiger Woods lleva a Chopper a reflexionar sobre una de las tantas razones por las que uno (o al menos él) juega.
Avatar de Jeremias Curci

Por: Jeremias Curci

Esta es la tercera y ultima nota que rescato desde el viejo arcon. En esta oportunidad, una pequeña reflexion sobre lo que representa en definitiva, jugar. Uno de los tantos “por que”. Espero que lo disfruten.

-

Ayer le gane a Tiger Woods.

Fue en Pinehurst, mi primer torneo “profesional” en Tiger Woods 10. Arranque la cuarta ronda, “la final”, 17 bajo el par mientras que Tiger iba 24 bajo el par. Jugue impecable y conecte dos aguilas: una en un par 4, otra en un par 5 y no sufri ningun bogey. El drama en el momento de mi ultimo hoyo fue sensacional: mientras calculaba la trayectoria de la bola para definir un birdie, escucho muchedumbre gritar a lo lejos. Tiger habia errado un putt para birdie en su ultimo hoyo, lo cual me habilito la chance para ponerme 27 a 26 arriba.
Corone campeon y sinceramente, senti el mejor jugador de golf de todos los tiempos. Fue una final emocionante.

Pero mientras me sentia mas gigante que el Pato Cabrera, me detuve por un momento a pensar un poco en la sensacion de satisfaccion, de plenitud que uno tiene cuando logra un objetivo sumamente dificil, como en este caso. Me perdi en mi cabeza tratando de dilucidar si el cerebro, muy en su nucleo, es capaz de discernir desde donde viene ese tipo de estimulos.

Olviden por un momento la logica, el razonamiento; concentrense en ese impulso electrico emitido por las neuronas explotando desde sus dendritas, que viajan a una velocidad sin igual; viaje que culmina en el punto justo para hacernos sentir esas magicas sensaciones. Puede sonar grande o exagerado, pero pienso que muy en el fondo, ganar a Tiger en este mundo virtual tal vez no es tan diferente a obtener por ejemplo, un ascenso en un trabajo. O sea, siempre y de forma indefectible, la mecanica para llegar a esos grandes resultados tiene los mismos patrones: aprender una tecnica, repetirla, dominarla, destacarse, y triunfar al final.

Si tomamos como base que los videojuegos son como cualquier otra clase de pasatiempo/hobbie o como quieran llamarlo, podemos decir entonces que la gratificacion de ser bueno jugando y destacarse entre tus pares, ostentando tus logros, demostrando lo mucho o bien que sabes jugar es exactamente la misma que la que siente una persona que por ejemplo, gana una olimpiada de matematicas, que logra ser mejor promedio, a la que le aprueban un proyecto laboral. En el fondo, todo es lo mismo. Aprender, superarse y superar la adversidad, logrando asi ser el mejor, enalteciendo nuestra autoestima a cotas insospechadas, haciendonos sentir con confianza y seguros de nosotros mismos, constituyendo un mimo a nuestro espiritu como pocos.

Muchas veces aunque suene algo alocado, me plantee muchas cosas de las que logre a traves de estos años como objetivos: tanto primarios y secundarios, mas algun que otro bonus, por que no. En mi mente todo se iba dibujando y estructurando como una gran mision. Y realmente me sirvio.

Entonces pienso. Que por ahi cuando jugaba al Mario Bros 3 a los 8 años de edad, ante los incredulos ojos de los “adultos” simplemente estaba perdiendo el tiempo con un gordito bigoton que saltaba de aca para alla.
Pero yo, a la larga y con el paso del tiempo, me di cuenta que estaba aprendiendo otra cosa: a tener determinacion, paciencia, tenacidad, decision, disciplina de terminar lo que empece.

Toda una actitud; una conducta de vida. Y todo eso, gracias a un “mero” juego de plataformas.

Comentarios