Noticias

CHOPPER SAYS: POBRES CONTRA POBRES

La "guerra de consolas" tomó un giro inesperado durante esta semana y Chopper nos ofrece su perspectiva al respecto.
Avatar de Jeremias Curci

Por: Jeremias Curci

Una de las noticias mas absurdas y resonantes de la semana tiene que ver con el “720p Gate”, originado por las diferencias en las resoluciones con las que Call of Duty: Ghosts corre en las consolas que estan practicamente llamando a nuestras puertas: hablamos desde luego de Xbox One (con sus “modestos” 720p) y Playstation 4 (con unos elegantes 1080p nativos). Pero lo mas extraño es la repercusion que esta ha tenido, siendo que en algunos foros conocidos e incluso sitios reportaron por ejemplo, gente cancelando pre compras del juego ante la evidente desventaja.

Todo esto empezo como un rumor salido desde los medios que ya tienen acceso a estas consolas y que de hecho, han reseñado titulos como Battlefield 4 en ambos sistemas, notando una diferencia de performance algo marginal cuando se trata de resoluciones: en Xbox One el juego de DICE corre a 720p mientras que en Playstation 4 corre a 900p escalado a 1080p. Volviendo a Ghosts (donde la diferencia es mayor), el rumor fue originado por declaraciones extraoficiales que salieron a la luz en algunos sitios. Finalmente Mark Rubin -Productor Ejecutivo en Infinity Ward- se encargo de clarificar y hacer oficiales estos dichos durante el transcurso de esta semana  y consecuentemente, fue lo que desato la hecatombe.

Aunque es cierto que Playstation 4 goza de cierta superioridad tecnica, es muy temprano todavia para sacar algunas conclusiones. Como bien apuntan los colegas de Eurogamer, Playstation 4 ademas de tener alguna ventaja tecnica tiene una base de hardware estable con la que trabajar, cosa que no sucede en Xbox One. Esto pude constatarlo en persona cuando cubrimos la E3 que acontecio este año, en donde las demos jugables de cada plataforma diferian en performance. El caso mas particular y llamativo fue el de Deadrising 3: donde a puertas cerradas se nos mostro 30 minutos de un juego prometedor, que con mostrar un par de zombies en pantalla y algunas particulas generaba severas ralentizaciones; con Ryse pasaba algo similar en los primeros minutos del desembarco. Por el contrario juegos de gran despliegue como Killzone: Shadowfall e inFamous Second Son corrian a la perfeccion, evidenciando un trabajo sobre una arquitectura ya establecida.

En lo que muchos llaman “Console Wars” (guerra de consolas, algo que no comparto y que entiendo como una situacion bastante tonta) cualquier excusa es valida para acrecentar las llamas e inflar el pecho, mas todavia cuando la informacion viene directamente desde los propios desarrolladores.

La municion que se reparte en el fuego cruzado entre los jugadores esta cargada de fundamentos tecnicos. No puedo evitar percibir que esta municion se siente un tanto impropia en manos de quienes hoy en dia utilizan para jugar sistemas cuya realidad tecnologica -por cuestiones obvias- es obsoleta y que a su vez, es el mismo fundamento que funciona como escudo y defensa ante el embate de un “tercer bando” (los jugadores de PC) que pone en evidencia las falencias desde lo tecnico, comparando la performance de los juegos en consolas respecto a las versiones en sus computadoras.

Y entre la ruidosa balacera puede que haya algo que se este escapando. Tal vez, en lugar de tomar posiciones o bandos, habria que preguntarnos entre todos por que sigue siendo una hazaña a estas alturas el hecho de que un juego pueda correr a 1080p y a 30 frames por segundo (donde 60 serian un milagro, segun los expertos en la materia): algo que para los tiempos que corren deberia ser un estandar, y no una proeza.

La respuesta probablemente tenga que ver con un hecho conocido por todos: absolutamente todas las consolas desde su lanzamiento salen con limitaciones y desventajas respecto al dinamico mundo del juego en PC. Playstation 4 y Xbox One desde luego no seran inmunes a esta situacion. Por todo esto, y aunque no comparta la cuestion de la guerra de consolas, definitivamente le encuentro mas sentido cuando el debate gira alrededor de lo unico que importa de verdad: los juegos.