Noticias

Brütal Legend cumple 10 años y todavía soñamos con una secuela

La leyenda de Eddie Riggs todavía respira.

Avatar del

Por: Tomás García

Brütal Legend cumple 10 años y todavía soñamos con una secuela

Brütal Legend cumple 10 años y todavía soñamos con una secuela

La luminaria del Game Design, Tim Schafer, tenía un sueño. Y ese sueño, se llamaba Brütal Legend. De los que hay en su haber, es probablemente el que más alegrías y dolores de cabeza le dio. Alegrías, porque logró crear un mundo original, inspirado en la música que está en sintonía con su alma, el Heavy Metal, y además, le dio la posibilidad de trabajar con todos los héroes de su juventud. Pero tuvo uno de los infiernos de desarrollo más grandes de su carrera —digamos que Tim es profesional también en estos percances—, con un “te suelto la mano” de Activision al final del camino, y una salvada a último momento de Electronic Arts, que al final no salió tan a su favor.

Brütal Legend era la definición de lo épico.

Un día como hoy de 2009, y después de muchas vueltas, salía al mercado el magnífico y problemático Brütal Legend, uno de los títulos más distintivos de Tim Schafer. Mientras que para él fue uno de los puntos más altos de su carrera, también fue el que lo bajó de gracia, de un hondazo. Pero Double Fine está bien. El Kickstarter de Broken Age, junto al documental producido por Two Players Productions, mostró el lado humano del estudio, y mismo también, de la leyenda. Al punto que se encontraron en problemas también para terminar esa aventura gráfica. Ahora, con la reciente adquisición por parte de Microsoft, esperamos que tengan un piso más firme sobre el que realizar sus peculiares experimentos.

Originalmente, el título iba a ser distribuido por Vivendi. Pero cuando el juego estaba casi terminado, Activision decidió abandonarlo, según Bobby Kotick —Presidente de ActiBlizzard y villano general de la industria— porque el juego estaba retrasado, el equipo perdía los milestones y se había pasado del presupuesto. El diagnóstico era claro, era un juego de Tim Schafer. ¡Pero como tal, merecía vivir! Por suerte, EA llegó para sacar el juego del limbo, compró los derechos, y terminaron el desarrollo poco tiempo después.

La posta es que Electronic Arts aprovechó el despelote judicial entre tiró un montón de plata a la máquina marketinera para que Brütal Legend sea redituable. El problema, es que decidieron exponenciar el involucramiento de Jack Black, y silenciar lo más posible el hecho de que tenía elementos de estrategia en tiempo real. Haciendo quedar el juego en las publicidades, como que era una aventura de acción en un mundo de Heavy Metal. Que en parte era cierto, pero no era toda la historia. Entonces, mucha gente obtuvo algo que no quería, o no esperaba, y terminó alcanzando las expectativas. 

En el último tramo, el juego mezclaba acción, aventura y estrategia.

Aún así, el juego era ÉPICO. Un mundo de Heavy Metal, con la voz y personalidad de Jack Black personificando a Eddie Riggs. Una historia emotiva en medio de una aventura épica, con personajes queribles, fiel al estilo de Schafer. La participación en roles particulares de leyendas absolutas como Lars Halford, Lita Halford, Rob Halford, Lemmy Kilmister, Ozzy Osbourne, y aunque no tenga que ver con el metal, el hombre mismo es metal, Tim Curry, como el villano. Y el Soundtrack es otra bestialidad. En total, 107 canciones de heavy metal, de 75 bandas diferentes, la mayoría de altísimo calibre.

Todo esto, con un un juego de acción temático, que tenía como poderes el Power Slide y un solo que te derrite la cara. Un auto que Ozzy te mejora con partes del mismísimo infierno y te deja explorar un mundo abierto, y claro, el diferenciador: El RTS. En medio del juego, la historia se vuelve tan épica, que nos pone detrás de nuestro propio ejército de ultratumba. Ahí es cuando los controles de consolas con el que estuvo diseñado en mente empieza a flaquear. El juego en sí, tal vez no sea perfecto, pero es una clara muestra de lo que los videojuegos pueden hacer. Y del poder que tienen para reunir elementos de otros medios para crear un himno de amor a un género musical.

Ahora bien, ¿cuáles son las posibilidades reales de una secuela? A Tim Schafer le encantaría. “Si me encuentro un montón de dinero, o alguien quisiera financiarlo, me encantaría hacerlo. Pero EA no tiene ningún interés en revivirlo, y Activision la única vez que estuvo interesado en el juego fue para transformarlo en un spin-off de Guitar Hero. Así que por ahora, solo nos queda esperar.

En esta nota

Comentarios