Noticias

Baldur's Gate cumple 21 años: el principio del RPG occidental moderno

Los inicios de Bioware marcaron el futuro el género

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Baldur's Gate cumple 21 años: el principio del RPG occidental moderno

Baldur's Gate cumple 21 años: el principio del RPG occidental moderno

Este 2019 y si uno quiere ponerse más específico estos últimos años, no fueron los mejores para Bioware. Hoy en día, a la compañía carga los fracasos de Anthem y Mass Effect: Andromeda. Los más optimistas la recuerdan por la serie original de Mass Effect y por los juegos de Dragon Age, mientras cruzan los dedos para que Dragon Age 4 no sea un desastre. Pero antes de Anthem, antes de Mass Effect, antes de Dragon Age e incluso mucho antes de EA, Bioware saltó a la fama en el ámbito de los RPGs occidentales con un juego que hoy está cumpliendo 21 años.

Baldur’s Gate comenzó su desarrollo en el año 1995, coincidiendo con la fundación de Bioware como estudio. Sin embargo, este no fue el primer juego lanzado por la compañía. Este honor le corresponde al casi olvidado juego de mechas Shattered Steel. Pero a pesar de no ser el debut de la compañía, Baldur’s Gate terminó siendo el juego que puso a Bioware en el mapa y lo posicionó como uno de los estudios a tener en cuenta a la hora de pensar en los RPGs que dominaban las PCs de esas épocas.

Como casi todo RPG, Baldur’s Gate tiene como inspiración Dungeons & Dragons, pero el juego de Bioware va un paso más allá. La historia de Baldur’s Gate está ambientada en la súper popular campaña Forgotten Realms (de hecho, este era el nombre original de Baldur’s Gate). Después de crear tu propio personaje, el juego te suelta a que te aventures en las tierras de Sword Coast, que cuenta con todo lo que esperás de un mundo de videojuego de fantasía: desde ruinas antiguas y dungeons intrincados a hermosos bosques y ciudades radiantes y llenas de vida.

La otra gran inspiración de Baldur’s Gate fue Wasteland, otro RPG clásico cuyas filosofías de diseño Bioware utilizó en Baldur’s Gate. El juego de Bioware tiene una historia que seguir, pero cada jugador puede hacerlo al ritmo que le plazca. Y así como en Wasteland, Baldur’s Gate ofrece más de una manera para cumplir alguna meta que el jugador se proponga. Esta idea de opciones y libertad de decisión terminaría definiendo el futuro de los juegos de Bioware de maneras que nadie se imaginaba allá en 1998.

Por supuesto que hay problemas en las ciudades de Sword Coast.

Algunas entrevistas con ex-líderes de Interplay, distribuidora de Baldur’s Gate, indican que las expectativas para este juego eran bajas. Muy bajas, de hecho, y el equipo esperaba llegar a las 200.000 unidades vendidas para justificar una secuela. Pero Baldur’s Gate sorprendió a todos cuando se convirtió en un éxito comercial y crítico. En menos de diez días ya había vendido más de 50 mil copias y para mediados de enero, ni siquiera un mes después del lanzamiento, ya había alcanzado las 175 mil. Baldur’s Gate fue aclamado por todo crítico que lo tocaba y el juego fue considerado un clásico instantáneo, trayendo de nuevo los RPGs al ambiente de la fantasía mientras juegos como Fallout llevaban al género a post-apocalípsis nucleares.

La edición de consolas de Baldur’s Gate se ve preciosa.

Gracias al éxito del juego, Bioware pudo convertirlo en una serie. Después de una expansión, el estudio trabajó en una secuela donde pudieron implementar varias ideas que en el juego original quedaron en el tintero. La secuela también recibió expansiones, y ambos juegos se pueden encontrar hoy en día en plataformas como GOG. Baldur’s Gate incluso recibió un remake hace algunos años que hasta llegó a consolas. Baldur’s Gate III actualmente se encuentra en desarrollo pero en manos de otro estudio. La serie probablemente nunca vuelva a Bioware, pero no sería una exageración decir que con este juego, el estudio cambió el género de RPGs occidentales para siempre.

En esta nota

Comentarios