Noticias

Armas inteligentes, dueños no tanto

El desarrollo de armas inteligentes ha vuelto a la mesa de discusión. Armas que solo su dueño puede disparar son, sorpresivamente, resistidas por parte del público.
Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Aunque la discusion respecto de la necesidad de solucionar el problema de la regulacion armamentistica en los Estados Unidos se renueva despues de cada nuevo (y desgraciadamente regular) incidente. Sandy Hook fue un episodio bisagra para la historia del pais, y una de las posibilidades a las que se le dio lugar dentro de las charlas, es la introducir al mercado las tan mencionadas armas inteligentes.

Aunque suene futurista, la realidad es que la industria armamentistica ha estado desarrollando este tipo de productos desde hace mas de una decada, e incluso existe una ley vigente en el estado de Nueva Jersey que estipula que despues de que se venda el primer ejemplar de arma inteligente en el pais, en el estado todas las armas comercializadas deben ser del mismo tipo, con un periodo de tres años para adecuarse.

Esa ley genero la ira de la NRA (Asociacion Nacional de Rifles, por sus siglas en ingles), que ha estado presionando al Congreso desde el comienzo de los tiempos para proteger su derecho a portar armas de fuego, no importa si son civiles o de rango militar.

Aca entra Andy Raymond, el dueño de Engage Armament, una tienda del estado de Maryland, quien sin saber lo que le esperaba anuncio el mes pasad que pondria a la venta el primero de este mes el modelo Armatix IP1, diseñado para disparar solo si se encuentra a menos de 25 centimetros del reloj que incluye – aunque tambien puede ser deshabilitada con un PIN o un temporizador. Por supuesto que en caso de haber vendido al menos una, Raymond hubiera puesto en marcha el proceso reformista en Maryland, por lo que rapidamente sintio las consecuencias de ello.

Luego del anuncio, Raymond recibio la ira de la comunidad pro-arma a traves de Facebook y llamadas telefonicas a su tienda, amenazandolo de muerte a el, su novia y su perro, por lo que se vio obligado a cancelar la iniciativa – medida que fue imitada por Oak Tree Gun Club, un establecimiento de California que hizo que desapareciera el producto de su stock e incluso niega haberlo tenido alguna vez siquiera.

El incidente puso en la mesa la importante presion de parte de los amantes de las armas “convencionales” y el lobby que organizaciones como la NRA realizan sobre el estado y las propias empresas. Colt y Smith & Wesson se mostraron interesados en desarrollar estos productos a finales de los noventa, pero un boicot sobre la segunda los hizo recular.

Los que se muestran a favor de las armas inteligentes argumentan que se acabarian los riesgos de que un arma cayera en manos de un niño, del robo, y la posibilidad de que oficiales de la ley sufran heridas realizadas con sus propias armas. “Necesitamos el iPhone de las armas,” dijo Ron Conway, un inversor de Silicon Valley que ha contribuido para el premio de un millon de dolares en un concurso de armas inteligentes.

Los opositores, por supuesto, alegan que este tipo de mecanismos agregan la posibilidad de fallas innecesarias. La NRA alega en su sitio web que “no se opone a los desarrollos tecnologicos en el mercado de armas (...), pero si a los requerimientos del gobierno de usar funciones caras y poco confiables, como empuñaduras que leen la huella digital antes de disparar”.

Los desarrollos en el ambito continuan, sin embargo, y de hecho la Casa Blanca ha impulsado trabajos para aumentar la seguridad en esa rama de la industria. Desde lectura biometrica hasta reconocimiento de voz, los metodos utilizados son varios – el Instituto de Tecnologia de New Jersey ha estado trabajado incluso en un sistema de Reconocimiento de Agarre Dinamico, que utiliza 32 sensores para medir la presion en el agarre unico del usuario.

La llegada de armas inteligentes es inminente e inevitable. El tiempo dira si era la medida necesaria para dar punto final a ciertos incidentes, y entonces, nos preguntaremos cuales y cuantos se podrian haber evitado.