Remnant From The Ashes
Noticias

Análisis | Remnant From The Ashes es mucho más que Dark Souls con armas de fuego

Luego del tibio Darksiders 3, Gunfire Games apuesta todo en un shooter cooperativo que mezcla elementos de varios grandes juegos. ¿Vale la pena la inversión?

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

No se puede decir que Remnant From The Ashes haya sido un juego esperado, de hecho no tuvo una gran campaña de promoción más allá de algunos trailers hoy olvidados. Gunfire Games ha estado trabajando en este título en paralelo a Darksiders 3 y, luego de haber pasado una generosa cantidad de horas con ambos juegos, puedo asegurarles que el shooter cooperativo ha salido más beneficiado.

Todo comienza con una modesta, por no decir escueta, pantalla de creación de personajes. Así, con tan solo 4 o 5 opciones por segmento, le daremos apariencia y voz al protagonista de nuestra historia que llega a un lugar devastado con una misteriosa misión. Con aún menos explicaciones avanzaremos a través de un sencillo tutorial, que se extenderá con misiones básicas para luego decirnos que estamos listos para salir al mundo. En ese momento también nos avisarán que nuestra partida puede alojar a dos jugadores más y, a partir de entonces, comenzaremos una aventura única.

Remnant 1
A pesar de su modesto presupuesto el motor gráfico cumple con creces, tanto en rendimiento como en efectos de luces

Esa última expresión no es una exageración, porque Gunfire Games decidió aplicar una distribución procedural a los eventos, mazmorras y al diseño de los mundos. Esto significa que todos comenzamos en La Tierra post apocalíptica, pero cada mapa será en realidad diferente al que el resto de los jugadores experimentarán. Es cierto que puede sonar mejor de lo que es, porque si bien un mapa general nunca es igual a otro, algunos sectores como las entradas a los dungeons, las edificaciones y los lugares donde suceden eventos, se repiten exactamente. Por eso aunque la distribución y la topografía sean distintas, siempre vamos a tener la sensación de haber pasado más o menos por el mismo lugar.

Lo mismo sucede con los mapas en los calabozos. Si bien es cierto que se generan al azar, los elementos que los conforman son tan pocos que la repetición se nota al segundo o tercer dungeon. Hay un caño desde el que saltan los enemigos en las alcantarillas, siempre el mismo; una cabaña de altura en el pantano que se repite 8 veces para formar una suerte de aldea abandonada; un brazo de agua que pasa por debajo de un puente en la jungla, que puede aparecer varias veces en un mismo escenario; hay mapas “nuevos” que en realidad son otro que acabamos de jugar pero espejados o invertidos. El limitado presupuesto del estudio queda expuesto rápidamente, pero el fuerte del juego se encuentra en la mezcla de mecánicas prestadas, que resulta divertida e irresistible.

Remnant 2
Jugar con extraños a través de matchmaking es divertido y sirve para farmear, pero aún no hay soporte para chat de voz

De buenas a primeras estamos ante un juego de aventuras en el que tenemos que explorar mapeados extensos, cumplir misiones secundarias en calabozos y enfrentarnos a jefes gigantescos. A medida que progresamos encontraremos cristales rojos que guardan nuestro progreso, nos curan y regeneran nuestros recursos. La contra es que al tocarlos reviviremos a todos los enemigos de la zona ¿Les suena de algún lado? Bien, porque las similitudes no terminan ahí. Remnant From The Ashes busca capturar la experiencia de la obra de Hidetaka Miyazaki en cuanto a la exploración, la dificultad implacable y los jefes, pero a la vez incorpora mecánicas cooperativas, armas de fuego y un gunplay que lo acercan mucho a Destiny.

Contra todo pronóstico, esta mezcla que debería haber resultado en un adefesio injugable, terminó siendo un shooter muy divertido en el que prima la rejugabilidad y la variedad por sobre todas las contras anteriormente enumeradas. Porque más allá de que los mapas no aprovechen del todo la creación procedural, la aparición al azar de eventos importantes y jefes hacen que valga la pena jugarlo una y otra vez. Esto vale también para las partidas online, ya sea con amigos o extraños a través de matchmaking, ya que no solo estaremos juntando recursos para llevar de regreso a nuestra campaña sino que tendremos la chance de participar de situaciones y misiones diferentes. Cada uno de estos eventos tiene recompensas que van desde valiosos elementos para mejorar nuestro equipamiento, armas especiales, modificadores con habilidades y hasta sets de armadura completos.

Remnant 3
Algunos NPC nos dan misiones que se contraponen con otras, de nuestra elección depende el resto dela aventura

Gunfire Games se encargó de que haya suficientes incentivos como para seguir jugándolo una vez finalizada la campaña. ¿Por qué seguiríamos? Por que es imposible conseguir todo el equipamiento disponible en una partida, ya sea porque no vimos todos los eventos y jefes, o porque según cómo los matemos éstos nos darán diferentes recompensas. ¿Y para qué querríamos juntar todas las armas y armaduras? En primer lugar porque la dificultad y las recompensas escalan automáticamente junto con nuestro personaje, por lo que siempre habrá un desafío por delante. Y en segundo lugar porque su diseño parece sacado directamente de la bóveda de los secretos de Bungie. Sólo con ver las armas y armaduras especiales, su apariencia y prestaciones, vamos a querer tenerlas todas.

Los veteranos de la saga Souls y Destiny encontrarán una gran cantidad de guiños, algunos camuflados como mecánicas prestadas (especialmente en los jefes) y tantísimos otros en los diseños especiales. ¿Una guadaña que absorbe la vida de los enemigos? ¡Sí! ¿Una armadura en forma de esqueleto que parece sacada de un artbook de HR Giger y juraríamos haber visto en La Colmena? ¡Por supuesto! ¿Y qué tal un rifle que dispara un rayo continuo cuyo daño aumenta a medida que lo mantenemos sobre un objetivo? ¡Deme dos que hay que matar a Calus! Más allá de las obvias fuentes de inspiración, Gunfire Games entendió todo lo que había que entender con respecto a loot, diseño de jefes, capacidades de juego en cooperativo y valor de rejugabilidad. Por eso es que Remnant From The Ashes cautivó rápidamente a decenas de miles de jugadores, que hoy en día forman una gran comunidad y pueblan los servidores dando una mano a recién llegados y veteranos por igual.

Remnant 4
El diseño de algunos bosses sobresale del resto, esta cruza entre Ent y Cthulhu nos hará padecer la ira de los árboles

Para no tener que depender de las partidas de otros jugadores, pensando también en aquellos que prefieren enfrentarse solos a las hordas de enemigos, Remnant nos permite resetear el mundo en cualquier momento. Esto hace que todos los mapas, eventos y jefes vuelvan a ser creados al azar y nos da la chance de ver cosas diferentes, pero conservando todo lo obtenido hasta el momento. Los enemigos también escalan para que la experiencia siga siendo desafiante, pero los efectos no son reversibles. Esto ha generado controversia ya que el nivel de dificultad está atado al equipo de mayor nivel que hayamos obtenido, en lugar de promediar todo, entonces si al entrar a una zona nueva tenemos un revólver mejorado a +10 pero el resto de nuestra armadura la dejamos en +5 estaremos en una seria desventaja casi irremediable. Claro que podemos pedir ayuda a nuestros amigos, pero si ese no es el caso la única solución viable sería farmear recursos en partidas ajenas a través de matchmaking y equiparar todo a fuerza de mejoras en la forja. Por supuesto que estamos hablando de un caso extremo, sin embargo es algo que llegó a los oídos de los desarrolladores y prometieron tratar en futuros parches.

El concepto general es genial, la aventura ofrece decenas de horas de diversión y la posibilidad de jugar con amigos online. Pero la ejecución a veces no está a la altura de la propuesta, presentando pantallas de carga infinitas cuando algún jugador tiene problemas de conexión o se está generando un nuevo mapa al azar, jugadores que atraviesan el piso y quedan atrapados, otros que mueren pero no pueden ser revividos y hasta jefes que desaparecen a la mitad del enfrentamiento. Estos problemas, si bien no llegan a empañar la experiencia, pueden llegar a ser frustrantes. Todos estos casos se pueden resolver saliendo al menú y volviendo a entrar a la partida, a veces reiniciando el juego, pero en raras ocasiones ha sido necesario reiniciar la máquina, algo que no debería suceder. 

Remnant 5
Jugarlo con amigos potencia aún más la experiencia, si tienen la posibilidad, sin duda es la mejor cara de Remnant

Por otro lado está el tema de la dificultad en los jefes que, si bien evidentemente intentan capturar la esencia de las sagas de From Software y Bungie, muchas veces terminan aplicando mecánicas que sólo generan dificultad artificial. Todos los ellos, además de tener patrones de ataque, puntos débiles y un escenario que ofrece un desafío adicional, cuentan con la ayuda de oleadas de enemigos. Esta parece haber sido la solución que Gunfire Games le encontró al clásico dilema del coop en la saga Souls, que hace que los jefes no sean rival para dos o tres jugadores en simultáneo. Estas hordas por lo general son infinitas, y si bien sirven para abastecernos de munición, hacen más el trabajo de agobiarnos y distraernos para que el jefe pueda agarrarnos con la guardia baja. Cuando el equipo está formado por 3 jugadores estas batallas brillan, podemos repartir roles y sobrellevar la dificultad, pero todo cambia cuando son sólo 2 jugadores y mucho peor para aquel que está jugando solo. En esos momentos se echa en falta una granada o un método para limpiar la zona de estos enemigos pequeños que, por menos puntos de vida que tengan, pueden llegan a rodearnos y matarnos rápidamente.



Sin embargo, y a pesar de todas las muertes frustrantes acumuladas en cada jefe, siempre llega ese momento de gratificación al derrotarlo. Y lo más importante, nunca se van las ganas de seguir jugando, reseteando el mundo para ver si conseguimos nuevos ítems o buscando cómo resolver alguno de los puzzles secretos que guarda cada uno de los planetas que visitamos. El equipo de Gunfire Games sigue trabajando en actualizaciones y nuevos contenidos para mantener contenta a la base de usuarios, como el modo Aventura que nos permite resetear cada zona de forma independiente para quitar el tedio de tener que rejugar eventos repetidos. A fin de mes prometen una nueva zona, con más dificultad, equipamiento y un jefe nuevo. El apoyo del estudio, su capacidad de escuchar el feedback de la comunidad y luego llevarlo al juego en forma de parches será el verdadero responsable de la longevidad de Remnant From The Ashes. Hoy en día es un título que toma elementos de grandes sagas y logra hacerlas suyas, ofreciendo una experiencia divertida, balanceada y realmente adictiva. Las contras no llegan a empañar la propuesta, que sin dudas se revela como una de las mayores sorpresas del año.

Ficha Remnant

Pasé 44 horas jugando Remnant From The Ashes, tanto solo como en cooperativo de a 2 y 3 jugadores. Durante ese tiempo visite 8 mundos diferentes, tanto el de jugadores amigos como los de extraños a través de matchmaking. Experimenté decenas de escenas nuevas, vi cambiar el resultado de varias misiones según las decisiones que tomé y llegué a descifrar algunos de los puzzles que encontré en el camino. Aún no llegué a verlo todo y sigo con ganas de jugar, por lo que mientras siga habiendo nuevos contenidos seguiré al pie del cañón.

En esta nota
  • remnant from the ashes

Comentarios