Noticias

Al final los cartuchos de E.T. no eran una leyenda urbana

La leyenda urbana más longeva de los videojuegos ha llegado a su fin, con el desentierro de los miles de cartuchos enterrados por Atari en 1982.
Avatar de Victor Gueller

Por: Victor Gueller

Durante decadas, los cartuchos de E.T. enterrados en Nuevo Mexico dieron forma a una leyenda urbana de dantescas proporciones. El catastrofico lanzamiento del que muchos consideran el peor juego de la historia sento un fracaso sin precedentes para Atari y para la industria de los videojuegos en general.

En el año 1982, la empresa invirtio millones para poder realizar el fichin de la pelicula de Steven Spielberg. El impresentable resultado, junto a la desastrosa adaptacion de Pac-Man para el mismo sistema al año siguiente, provocaron el colapso de la industria, que recien se recupero con el lanzamiento de la todopoderosa NES.

Hace un par de dias, y con la excusa de un inminente documental acerca de este suceso, se confirmo lo que por mas de 30 años fue un rumor: Atari efectivamente enterro miles de copias de su malogrado titulo.

Zak Penn, director del proyecto, afirmo sentirse muy emocionado por toda la gente que estuvo en el lugar, en referencia a los curiosos que fueron atraidos por la eficaz campaña de marketing de Microsoft. “Todas esas personas vinieron a ver algo y es obvio que lo estan viendo”.

“Si no hubieramos encontrado nada, eso habria sido el eje del documental”, agrego.

Parafraseando a una popular serie, la verdad finalmente estaba ahi abajo.