Noticias

Aguafuertes - Capítulo 68: Una Despedida

Dylan se despide por un tiempo de Malditos Nerds, y lo hace a su manera: escribiendo.
Avatar de Victor Gueller

Por: Victor Gueller

Hace poco mas de un mes, Ani dejo Malditos Nerds persiguiendo otros sueños, siempre ligados a su pasion por los videojuegos. Unos dias atras, Fichinescu supo que su futuro estaria en Ecuador, pais en el que vivio cinco años y que nuevamente le abrira las puertas a su talento creativo. Hace apenas unas horas, quien escribe tomo una decision similar, sin contar ni por asomo con un panorama claro ni con un destino previamente definido.

Han pasado dos años y medio desde que mis primeras palabras fueron publicadas en el viejo sitio de Loaded. Desde entonces, los nuevos desafios fueron una constante, y la pasion, un imprescindible aliado. Disfrutaba escribir, disfrutaba analizar juegos y comparar mi opinion con la de mis compañeros, pero por sobre todo, disfrutaba formar parte de algo que se parecia mucho a mis primeras ilusiones infantiles.

En mis 30 años tuve todo tipo de ocupaciones inusuales. Fui panelista en un olvidable programa de television por cable, trabaje durante varios años en el stand de Borges en la Feria del Libro, demande a empresas de transporte que no cumplian sus obligaciones, tuve un rol pequeño en una hermosa obra de teatro independiente y estuve a semanas de convertirme en instructor de artes marciales.

No obstante, nada podria superar a esta ultima actividad: jugar videojuegos, escribir sobre ellos y comentar mis experiencias en una de las radios mas importantes del pais. Algo asi como el sueño del pibe.

Gracias a Malditos Nerds pude conocer un grupo de gente verdaderamente valiosa. Gente que, a esta altura, no dudaria en considerar amigos.

Fichinescu, Nacho, me descubrio en un foro del que, a decir verdad, participaba muy poco; creyo en mi sin casi tener motivos y me enseño los fundamentos y las responsabilidades que implica hacer periodismo. Si, periodismo, que -atencion- no es lo mismo que prensa.

Maxi me abrio las puertas de su empresa, aquella que supo construir y hacer crecer durante largos años, manteniendo siempre la seriedad y la pasion por el trabajo y, fundamentalmente, por los videojuegos.

Leon Valle, editor de la revista y gran responsable de los cambios acaecidos en los ultimos meses, elevo aun mas la vara de exigencia, acompañandome en un proceso acelerado que cambio de forma definitiva mi modo de encarar un texto. Fue el quien me dio el empujon final para terminar de forjar mi propio estilo en lo que respecta a los analisis.

Rippy fue siempre la palabra amena, la sonrisa justa, el comentario apropiado; un Maldito Nerd con el que comparto el amor por lo retro y la fascinacion por lo bizarro. Largo Embargo es, sin ningun tipo de exageracion, el hombre mas amable del mundo.

Erwin, el inefable y querido Erwin, es mucho mas que su reputacion; y Megawacky, una mente inquieta que nunca descansa.

De forma imprevista y autoritaria, algo cambio en mi durante las ultimas semanas. El vivir una vida indefectiblemente nos aleja de las otras millones de alternativas disponibles; y siento que hay cosas que debo hacer antes que el tiempo se convierta en un implacable enemigo.

Tengo la imperiosa necesidad de descubrir que otras posibilidades esperan ahi afuera. Necesito viajar, conocer otras realidades, empaparme del mundo para, al regresar, poder elegir cual sera mi camino. Geminis, parece, se esta haciendo sentir. Y no sere yo quien le impida desenvolverse con espontaneidad en mi futuro.

Para concluir, solo tengo palabras de agradecimiento.

Agradecimiento hacia mis compañeros y amigos, por hacerme sentir comodo desde el primer dia hasta este, que de seguro no sera el ultimo.

Agradecimiento hacia los lectores y oyentes, que con sus palabras supieron dar sentido a las mias, complementandolas, contradiciendolas o simplemente leyendolas.

Agradecimiento al destino, por haberme regalado todos estos meses de felicidad.

Agradecimiento al porvenir que, sin duda, sabe mejor que nadie que esto no es en realidad una despedida.

Gracias por todo, Malditos Nerds.