Noticias

ANTICIPO | Project Resistance podría ser la nueva joya de la saga

Jugamos la beta cerrada de Project Resistance, la nueva entrega de Resident Evil, y nos gustó más de lo que esperábamos

Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

ANTICIPO | Project Resistance podría ser la nueva joya de la saga

ANTICIPO | Project Resistance podría ser la nueva joya de la saga

A Resident Evil no le fue nunca bien en lo que respecta a multijugador puro. Es cierto que los Outbreak son buenos juegos, pero también fueron adelantados a su tiempo y no los jugó mucha gente. Tal vez es muy temprano para decir que Project Resistance llegó para saldar esa cuenta pendiente que dejaron bodrios como Operation Raccoon City, pero lo cierto es que la beta cerrada ha dejado impresiones más que buenas. Veamos de qué va la apuesta de Capcom por el multijugador asimétrico.

Usa el mismo motor que la remake de Resident Evil 2, asi que visualmente cumple con creces

Las bases del multijugador asimétrico están en enfrentar a dos equipos muy diferentes. En Project Resistance tenemos al equipo de cuatro superivientes y al villano de turno, encarnado por un quinto jugador. Los primeros son Samuel, Valerie, Tyrone y January, cada uno de ellos con sus habilidades especiales. El primero de ellos, por ejemplo, es diestro en el boxeo y tiene una habilidad especial que puede demoler a golpes a cualquier enemigo; Valerie es support y todas sus habilidades benefician más al equipo que a ella misma.

Project Resistance tiene muchísimo de Dead by Daylight, aunque sin olvidarse de las raíces de la saga. Los objetivos y el diseño de mapas remiten a los Outbreak, y hasta hay elementos de Left 4 Dead. Sí, todo suena trillado hasta acá, pero el juego se siente fresco por el twist de ponernos a jugar como Cerebro, el villano de todo este asunto. El malo de la película no es un zombi o un asesino gigantón, sino la suma de todos ellos: una mente maestra que controla cámaras y torretas, y que puede invocar enemigos clásicos de la saga, desde un perro hasta un implacable Tyrant.

El objetivo del equipo superviviente será escapar con vida del lugar en el límite de tiempo indicado (en la beta cerrada el único mapa que había era un laboratorio de Umbrella). Para ello, los cuatro jugadores deberán ir abriéndose camino, avanzando por zonas en las que se divide el nivel, matando enemigos y cumpliendo objetivos como encontrar una tarjeta llave o activar algún mecanismo.

El mapa es un lindo laberinto

Si jugamos como supervivientes, iremos ganando o perdiendo tiempo de acuerdo a qué tanto nos acercamos o alejamos de la meta. Si cumplimos un objetivo como resolver un puzle o matamos un enemigo, sumaremos segundos al contador; si uno de los miembros del equipo muere, el respawn existe, pero la muerte le restará segundos al contador. El hecho de jugar a contrarreloj hace la experiencia muy emocionante.

Como sucede con cualquier juego co-op que se precie, la idea es que los supervivientes sean un equipo. Los roles están bien diferenciados y por muy fuerte que pueda ser Samuel, por ejemplo, no es nada sin las habilidades de tank que tiene Tyronne. Estar unidos y cooperar es ley. Por esta razón, Project Resistance es de esos juegos que se disfrutan más con amigos, es decir, jugadores a quienes conocemos y con los que podemos planear una estrategia antes de lanzarnos a jugar. Al menos así parece ser la experiencia para jugar como superviviente.

El menú nos da a entender que vamos a desbloquear más habilidades para los personajes

En cuanto al quinto jugador, a este le toca el papel de Daniel, también llamado Cerebro. La jugabilidad encarnando a este villano es totalmente distinta ya que Project Resistance se vuelve un juego de estrategia. Jugando en este bando, tomamos el control de las cámaras del mapa que nos permiten monitorear donde están los supervivientes y poder evitar que escapen poniendo trampas, torretas o invocando enemigos de todo tipo. Lo interesante es que podemos encarnar a estas invocaciones, lo que hace posible que controlemos a Mr. X en última instancia para zamparles piñas limpias a los jugadores.

Las partidas que pude jugar en la beta cerrada fueron muy divertidas. Sin embargo, dejaron de manifiesto lo confuso que puede llegar a ser el diseño de niveles y objetivos. Jugando como Cerebro, nuestra misión es clara. Pero siendo superviviente a veces nos mareamos entre tantos caminos e instrucciones. De golpe, revisar un nivel entero buscando tres llaves no es fácil, sobre todo porque separarse del grupo puede ser una sentencia de muerte.

Todos estos problemas de orientación y de fallar constantemente hasta aprender a jugar se podrían solucionar con un buen tutorial. La beta cerrada tenia uno, pero era escaso y solo explicaba algunas mecánicas. El HUD tampoco es intuitivo, pero tal vez sea un work in progress, al fin y al cabo lo que pudimos jugar fue solo una beta.

La ambientación puede ser terrorífica también

Volviendo a los puntos a favor, Project Resistance recrea mucho de lo que hizo grande a la saga Resident Evil. El combate como superviviente, además de requerir tener en cuenta la cooperación entre jugadores y las habilidades propias de cada uno, es estratégico en el sentido de que muchas veces nos conviene escapar y no disparar.

Claro que igual no todo es color de rosas. A veces la dificultad fue excesiva. Se nota que Capcom tiene que ajustar algunas cuestiones al respecto. Por ejemplo, los zombis a veces morían de unos cinco disparos, pero a veces requerían hasta diez. Las colisiones tienen que ajustarse también para que entendamos cuánto daño estamos haciendo y la IA no es del todo convincente.

Curar con spray en el área, muy Outbreak

La dinámica de combate está bien pensada igual y no hay que dejar de destacar que estamos hablando de una beta. Las fallas que tiene el juego son esperables en esta etapa del desarrollo.

Antes de cerrar, vamos a lo importante. Aunque a veces las partidas eran caóticas, Project Resistance nunca dejó de ser divertido. Ya está más que comprobado que el multijugador asimétrico le sienta bien al terror, pero con el concepto solo no alcanza. Capcom dio en el clavo porque apuesta por partidas cortas y muy intensas que no aburren nunca.

Caos, puro caos...

Le pongo varias fichas a Project Resistance. Lo que propone se siente distinto a pesar de tener mecánicas que ya vimos, y se juega muy bien. Solo restará ver la versión final para saber si el juego puede bancarse cientos de partidas como lo hacen Dead by Daylight o Left 4 Dead. Agregar más mapas y supervivientes será vital para extender el vicio. Y sabiendo que Capcom confirmó que tendrá modo para un solo jugador, podemos confiar en que con este juego apuntan más alto de lo que esperábamos.

En esta nota
  • Project Resistance

Comentarios