Noticias

A pesar de los papelones, Star Wars seguirá en manos de EA

Disney reivindicó el acuerdo con Electronic Arts, que fue puesto en duda por los muchos traspiés de la empresa en estos años.

Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Star Wars: Battlefront II, el último juego de la franquicia(DICE)

Star Wars: Battlefront II, el último juego de la franquicia | DICE

En 2013 Disney y (un muy diferente) Electronic Arts anunciaron un acuerdo que le daba al gigante del gaming la exclusividad del desarrollo y la distribución de los juegos de Star Wars. Un año antes Disney había adquirido Lucasfilms por cuatro mil millones de dólares y la empresa buscaba devolver a la franquicia a sus tiempos de gloria tanto en el cine como en el mundo del entretenimiento interactivo.

Electronic Arts estaba por aquel entonces aún a cargo (a través de BioWare) de Star Wars: The Old Republic, el MMO que lejos estuvo de destronar a World of Warcraft como esperaban pero se volvió un éxito silencioso después de convertirse en un juego gratuito, y parecía la elección obvia para Disney con sus varios estudios alrededor del mundo y su tecnología de punta. Nos perderíamos la creatividad y rebeldía de los siempre más interesantes estudios independientes, pero Electronic Arts podía hacer un buen trabajo sin revolucionar demasiado la franquicia (como si de una versión gamer de J.J. Abrams se tratase).

Sin embargo, seis años después del acuerdo, Electronic Arts sólo ha lanzado tres juegos basados en la serie: Star Wars: Battlefront y su secuela (en 2015 y 2017 respectivamente) y Star Wars: Galaxy of Heroes, un juego de rol gratuito para dispositivos móviles en 2015. En el camino quedaron (hasta donde sabemos) Ragtag, el proyecto en el que Visceral Games trabajó entre 2014 y 2017; y Orca, el concepto que EA Vancouver había estado desarrollando durante poco más de un año — eso sin contar Star Wars 1313, el juego en el que LucasArts estaba trabajando al momento de la fusión cuyo desarrollo Electronic Arts decidió no continuar.

Más importante que la cantidad de juegos lanzados o la de proyectos cancelados parece ser es la imagen actual de la franquicia en la industria de los videojuegos. La aplicación de las microtransacciones en Star Wars Battlefront II fue lo suficientemente grosera como para generar la intervención estatal en diferentes lugares del mundo y el rechazo colectivo de la prensa y los jugadores.

Nunca podremos saber qué hubiera pasado, pero de alguna manera la ambición de EA (y Disney, que si tiene que aprobar el corte de pelo de Luke Skywalker definitivamente estaba al tanto del modelo de negocio) puede llegar a costarle a la compañía el imperio que ha generado con FIFA Ultimate Team.

Según reportes hubo tensión entre ambas empresa después del lanzamiento de Star Wars: Battlefront II, porque el repudio al modelo de negocio (más allá de que el juego es genuinamente mediocre) dañaba la imagen de una marca que vale miles de millones para Disney. Los teléfonos descompuestos afirmaban también que, como un caballero Jedi sobre un androide blanco, Disney demandó a Electronic Arts que eliminase las microtransacciones del juego dejando a los ejecutivos de EA (que ni siquiera son quienes firmaron el acuerdo inicial) como los malos de la película.

De hecho se sugirió en algún momento que Orca (el proyecto de EA Vancouver) habría sido cancelado por pedido expreso de Disney, que después del fracaso de Solo: A Star Wars Story (2018) frenó la producción de los spin-offs y necesita un producto de Star Wars para 2020. Orca era un juego muy ambicioso para desarrollar en solo dos años, por lo que EA Vancouver habría comenzado a trabajar en un juego más enfocado que pueda terminar en veinte meses.

Los eventos de los últimos meses llevaron a algunos analistas a pensar que durante este año Electronic Arts y Disney podrían cancelar su acuerdo –no necesariamente descartar todos los desarrollos, pero sí terminar con la exclusividad otorgada en 2013–. Incluso los fanáticos ya lanzaron una de esas ridículas peticiones en Change.org pidiendo que Disney le revoque el contrato a EA.

Por eso resulta relevante que en una charla con accionistas el CEO de Disney, Bob Iger, dijera esta semana que la empresa del ratón tiene una “buena relación” con Electronic Arts y que no tienen intención de volver a involucrarse en el desarrollo de videojuegos.

"Hemos tenido buenas relaciones con los licenciatarios, en particular EA y la relación con las propiedades de Star Wars."

“Somos buenos haciendo películas, series de televisión, parques temáticos, cruceros y cosas por el estilo, [pero] no hemos podido demostrar capacidad en la publicación de juegos,” dijo el ejecutivo cuando lo consultaron respecto de la posibilidad de que Disney volviese a desarrollar juegos.

Iger no miente. En los últimos años la compañía ha cerrado longevos estudios como Avalanche Software (Disney Infinity), Junction Point (Epic Mickey, Epic Mickey: The Power of Two) Propaganda Games (Tron: Evolution) y Black Rock (Split/Second), eliminando la división Disney Interactive Studios definitivamente en 2018 con el cierre de Club Penguin Island y la venta de Emoji Blitz.

“A lo largo de los años, como saben, hemos intentado el desarrollo interno y la publicación, hemos adquirido compañías, hemos vendido compañías, hemos adquirido desarrolladores, hemos cerrado desarrolladores. Y nos hemos dado cuenta que no somos particularmente buenos en el aspecto de la publicación, pero sí hemos sido buenos en otorgar licencias, que obviamente no requiere mucha inversión de capital,” explicó.

Durante el día de ayer Electronic Arts también presentó su reporte financiero y confirmó que Star Wars Jedi: Fallen Order, el juego de la serie de Respawn Entertainment (Titanfall, Apex Legends) será lanzado este año. Es probable que la compañía decida darle un descanso a la lastimada serie Battlefront y apueste al juego de EA Vancouver para 2020.

Todo parece indicar que, al menos en el futuro inmediato, la casa de Star Wars seguirá siendo Electronic Arts. Pero si a Fallen Order no le va bien, ¿quién sabe?
 

En esta nota
  • Disney
  • star wars
  • electronic arts