76 | Middle Earth: Shadow of Mordor | Los 100 mejores juegos de la década 2010
Tops

76 | Middle Earth: Shadow of Mordor | Los 100 mejores juegos de la década 2010

Incluso el juego más pequeño puede cambiar el rumbo de toda una industria.

Avatar del

Por: Tomás García

En esta industria cambiante, donde tener el mayor tiempo y presupuesto ya no son garantía de nada, hay juegos sin tanta algarabía que dejan en evidencia (por no decir avergüenzan) a proyectos AAA. ¿Qué quiere decir esto? Juegos AA, cuyos presupuestos y equipos son mucho más chicos que los estudios más grandes, y aún así logran entregar un producto que satisface a los jugadores mucho más que otros proyectos que tuvieron más tiempo o presupuesto para trabajarlo. 

Tal vez uno de los ejemplos más recientes de esto sea Middle-Earth: Shadow of Mordor. Un título al que Warner Interactive le tenía tan poca confianza que no lo dejaron usar el nombre The Lord of the Rings. Como sí ocurrió con muchas otra porquerías basadas en las películas de Peter Jackson. Aunque la historia oficial dice que la razón era exactamente lo contrario, para diferenciarlo de la película, porque no contaba la misma historia. Pero el diseño de los personajes, los orcos y todo el arte del mundo parecía arrancados directamente de las películas, pero claro, la historia era original...

Monolith Productions nos plantaba en medio de Mordor —con bastante libertad para explorarlo— en el espacio de sesenta años entre los eventos de The Hobbit y la trilogía. El mundo, aunque inherentemente yermo y vacío, estaba creado con un fantástico ojo para el detalle, y los fans de Tolkien incluso podían encontrar muchos puntos legendarios para visitar. La opresión de la tierra del Señor Oscuro se hacía sentir, pero nosotros somos más que simples Hobbits. En vez de acobardarnos, nos llevamos por delante las fuerzas de Sauron y es un verdadero placer. Haya pasado lo que fuera con el nombre, lo importante es que se transmite a través del juego la reverencia del estudio por el material fuente, y cómo trabajaron cada aspecto de Middle Earth para lograr el mejor juego basado en el Señor de los Anillos.

¿Cómo fue que Shadow of Mordor puso en vergüenza a muchos juegos AAA? No fue el más pulido del año, y sin dudas tenía algún que otro bug para liquidar, pero en cuanto a magnitud y ejecución le pasó el trapo a muchos AAA de aquel año, al punto que fue seleccionado como GOTY por multiples medios, personalidades y jugadores. Y más allá de lo que haya pasado con su secuela, que tiene sus propios méritos, no logra ser una experiencia tan cohesiva como Shadow of Mordor.

El Sistema Nemesis dejó una marca grande en la industria, pero nadie recogió el guante aún.

El juego que no merecía el nombre de Tolkien, dio cátedra de cómo tomar ideas y reestructurarlas para que encajen con un nuevo diseño.  Así tomaron ideas de gigantes como Assassin’s Creed y Arkham Asylum, pero también tenía una idea original, que puso a la industria de cabeza. Y, por lo menos en 2014, pensamos que era un antes y después para la industria, pero al final, nadie pareció usar la brillante idea de Monolith. No era de esperarse que un juego licenciado sea además innovador, pero así ocurrió con el Sistema Nemesis.

Los enemigos de Shadow of Mordor son algo verdaderamente especial. Para empezar, se ven mucho mejor que los modelos de los personajes humanos. Y sus diseños, tomados directamente de las películas, tienen un encanto que provoca escalofríos cuando se los ve en movimiento. Todo esto, sumado a la red de inteligencia artificial que es Nemesis, donde cada uno de los capitanes orcos y jefes de guerra tienen su propia personalidad —y memoria, respondiendo con referencias al anterior encuentro—, pero también hay una jerarquía de rangos, donde algunos intentan destronar a algunos de sus superiores. Este sistema funciona a la perfección, y le da vida a un mundo abierto que en otro caso estaría totalmente muerto. Y ni hablar de las cosas que se podían hacer con esta IA, al punto donde jugadores lograban que todos los orcos se maten entre ellos, dejando solo los más débiles antes de llegar a Sauron.

En esta nota
  • los 100 juegos de la decada 2010

Comentarios