Noticias

20 años de Shenmue, una serie que se resiste a morir

La venganza de Ryo Hazuki se siente eterna

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

20 años de Shenmue, una serie que se resiste a morir

20 años de Shenmue, una serie que se resiste a morir

Pocos juegos en la historia de esta industria son tan interesantes como Shenmue. Y no me refiero exactamente al juego en sí, sino a las circunstancias que lo vienen rodeando desde antes de su salida al mercado. Según a quién le preguntes, Yu Suzuki, creador del juego, es una mente maestra o simplemente un tipo que no tenía idea de cómo crear un videojuego que no sea para arcades. Veinte años después de la salida de Shenmue, la calidad de la serie en sí ya no es tan dudosa y es mucho más fácil entender por qué Shenmue se convirtió en el extraño fenómeno que todavía es.

En 1999, Yu Suzuki y su equipo del estudio AM2 lanzaron este videojuego que era completamente diferente a los juegos en los que habían trabajado anteriormente. Suzuki no solamente es conocido como el padre de Shenmue, sino también como el responsable de varios clásicos de Sega como Hang-on, Space Harrier y Virtua Fighter. Con Shenmue, Yu Suzuki quería hacer algo nuevo y efectivamente lo consiguió, para bien y para mal.

La épica historia de Ryo Hazuki tuvo comienzos drásticamente diferentes. Primero, el juego fue pensado como un Virtua Fighter RPG. Luego, Suzuki lo transformó en la historia que conocemos ahora pero para la Sega Saturn. Finalmente, cuando la Saturn ya estaba en las últimas y la magnitud del juego perfilaba a ser mucho más grande de lo planeado, Shenmue pasó a la Dreamcast. Entre mezcla de rumores y declaraciones de Yu Suzuki, se sabe que Shenmue fue el juego con el desarrollo más caro de su época, con un presupuesto que depende a quién le creas ronda entre los $47 millones y $70 millones de dólares.

Y es que Shenmue es un juego lleno de detalles. No satisfecho con simplemente recrear la ciudad de Yokosuka como escenario del juego a tal punto que utilizaron datos meteorológicos reales para recrear el clima del juego algorítmicamente, Suzuki y su equipo poblaron la ciudad con numerosas tiendas (la gran mayoría interactuables a pesar de ser prácticamente inservibles) y cientos de NPCs con diálogos propios que casi nunca aportan nada realmente importante. Shenmue buscaba recrear el mundo real, y como consecuencia terminó transmitiendo lo tedioso que pueden ser actividades como parar a gente por la calle para preguntarles si conocen a tal persona o si saben dónde queda cierto lugar.

La serie usa un sistema de peleas similar al de Virtua Fighter pero simplificado.

Shenmue es sinónimo del fracaso de la Dreamcast. Sí, el juego tiene sus seguidores (que todavía hoy en día insisten en contarte las bondades del juego), pero no le fue demasiado bien en cuanto a ventas, especialmente en el mercado occidental por haber sido lanzado luego que la Playstation 2 fuese anunciada. Tampoco ayudaba que la localización del juego fue casi un desastre. Los guiones fueron trabajados a último momento y por varias personas, creando inconsistencias. Y para colmo, Yu Suzuki exigió que las grabaciones de voz se hagan en Japón, lo que limitó a Sega a conseguir gente que viva en dicho país, hable inglés y se auto proclame actor de voz, dando como resultado un elenco espantoso.

Marineros y autoelevadores, las dos cosas por las que todos conocen a Shenmue.

A pesar de no ser un éxito comercial, Shenmue tuvo una secuela. Y no podía ser de otra manera: Yu Suzuki planeó la serie como una historia “épica” de dieciséis capítulos, y Shenmue era solamente el primero. Consciente de que no podía estirar el asunto de la manera en la que quería, Shenmue II se salteó el segundo capítulo y representa los capítulos tres, cuatro y cinco, por más extraño que suene. Después de que esa secuela signifique otro fracaso comercial, la serie quedó en hibernación hasta que el año pasado Shenmue I y II recibieron remasterizaciones en plataformas modernas y este año Shenmue III vio la luz del día después de pasar por uno de los Kickstarters más exitosos. Según Yu Suzuki, con Shenmue III la historia de Ryo está terminada recién al 40%. Es realmente increíble, pero parece que después de años de problemas, críticas y fracasos, Shenmue todavía sigue de pie. En cierto punto, es admirable.

En esta nota

Comentarios