Noticias

12 años de Assassin's Creed, una saga que pasó del odio al amor

Cómo nos volvimos parte del grupo de asesinos.

Avatar del

Por: Tomás García

12 años de Assassin's Creed, una saga que pasó del odio al amor

12 años de Assassin's Creed, una saga que pasó del odio al amor

Cuando llegó el primer asesino a nuestras vidas pocos podíamos asumir que se iba a convertir en la fuerza del gaming que es hoy. Todo comenzó en 2007, cuando conocimos al primer antepasado de Desmond Miles, Altaïr. El primer Assassin’s Creed tenía muchísimo potencial, pero el juego era terrible bodrio. Aunque había habido una gran expectativa detrás de su lanzamiento, terminó siendo más hype que realidad, y deberían revalidar toda esa espera en los siguientes títulos.

Y no era necesariamente culpa de Ubisoft o el director creativo de la serie, Patrice Desilets, porque ellos habían construido una fuerte fundación. Solo que repetíamos las mismas tareas una y otra vez. Como si supieran que el juego —o mejor dicho la franquicia— estaba condenada al éxito, construyeron un mundo interesantísimo en el cual perderse, pero nada para hacer. Un mundo donde la gran corporación Abstergo buscaba tener control sobre la historia, mediante la representación  de las memorias claves de ancestros. Esto comienza a develar una épica batalla que se ha dado a lo largo de los años entre Templarios y Asesinos, donde Desmond parecía cumplir un rol diseñado específicamente para él, y Altaïr tenía una pelea a puño limpio con el Papa.

Como dijimos, Assassin’s Creed tenía potencial, y la clave —por lo menos durante esos primeros juegos— estuvo en su atrapante universo. Con la construcción del Animus, la interfaz que nos permite vivir momentos claves de la memoria de los antepasados, incluso los bugs del juego podían hacerse pasar por problemas del Animus, pisar partes del mapa sin desbloquear, y hasta incluso la muerte, era un desincronización con la memoria del personaje en cuestión. El juego desde el Día 1 pareció romper una barrera invisible que suele haber entre “Jugador y Juego”, y en los subsiguientes juegos solo enfatizaron esta idea, al punto que en esos primeros días no sabíamos qué nos interesaba más, la historia del pasado o el mundo del futuro en que vivía Desmond.

Ya quedó muy atrás, Ezio Auditore, la primer gran estrella de Assassin's Creed

Otro aspecto que siempre marcó la diferencia, aunque nunca terminó de convencer, fue el sistema de parkour. Nunca perfecto, pero desde el primer día ofrecía una  libertad de movimiento sin precedentes en la industria. Y aunque con el paso de los años (y juegos) su relevancia empezó a ser cada vez menos notoria, fue una de las razones de su éxito original. Pero Ubisoft nunca se durmió en los laureles, porque a pesar de tener todas estas grandiosas ideas, fueron agregando todavía más a medida que avanzó la serie, como por ejemplo el impresionante combate naval, que les terminó valiendo un juego entero, en Black Flag.

Ubisoft tomó la decisión de tener un Assassin’s Creed por año, y esa polémica decisión nos dio tanto buenos como no tan buenos juegos. La trilogía de Ezio es un buen ejemplo de excelentes títulos. Estos son los juegos que nos comprometieron con la saga.. Pero también tuvimos juegos como Assassin’s Creed 3, que no pudo estar a la altura de las expectativas, y Unity, un ejemplo raro, de un buen juego, con una de las peores ejecuciones en la historia de un juego AAA. Assassin’s Creed lo tuvo todo, y sus éxitos y penurias hoy parecen un resultado entre el tire y afloje de las ganas de Ubisoft por ser innovador y hacer mucho dinero.

Aunque mantiene muchos de sus preceptos, la serie hoy se encuentra totalmente revitalizada.

Recién pasó una década de su nacimiento, y en este poquito tiempo, Ubisoft se encargó de producir siete juegos, nueve novelas, once cómics, y un filme a todo trapo, producido y protagonizado por Michael Fassbender. Y en ese tiempo, hemos visto a los juegos, transformarse de una cosa a otra, y afortunadamente, nunca estuvo tan bien como ahora. Para lograr este renacimiento tuvieron que dejar muchas cosas atrás, y hoy por hoy, parecería como que cada juego que pasa, la serie vuelve redefinirse. Una de las claves por las que, a pesar de su complicado comienzo, hoy se mantiene como una de las franquicias más interesantes de nuestra industria.

En esta nota

Comentarios