Noticias

11 años de I Wish I Were The Moon, el debut indie de Daniel Benmergui

Los primeros pasos del Jonathan Blow argentino.

Avatar del

Por: Tomás García

11 años de I Wish I Were The Moon, el debut indie de Daniel Benmergui

11 años de I Wish I Were The Moon, el debut indie de Daniel Benmergui

Hay pocos autores de videojuegos en Argentina. No es que haya poca gente que haga juegos, sino que son pocos los auteur. Son pocas las personas en el país que tienen combinación suficiente de conocimiento y talento para dirigir un proyecto, y un grupo de desarrolladores, y lanzar un título de éxito con su nombre atado a él. Uno de los pocos de estos auteur que salieron de nuestro país es Daniel Benmergui, creador de juegos indie como Today I Die y Storyteller.

Benmergui no salió de un repollo. Desde joven estuvo relacionado a los videojuegos. Jugándolos, analizándolos y escribiendo sobre ellos en diferentes medios. Al mismo tiempo, aprendió las duras verdades de programación en una compañía de seguridad, de la que eventualmente renunció para cumplir su sueño de desarrollar videojuegos. Junto a un amigo lo intentaron durante 8 meses, desarrollar un juego para un cliente en el mercado móvil. Pero se dieron cuenta que no tenían las herramientas para hacerlo como quisiera. Por esa razón, aceptaron una oferta en Gameloft, donde estuvo a cargo de un equipo de 140 programadores durante varios años. Acá aprendió las verdades del desarrollo de videojuegos y cómo administrar un grupo de gente creativa.

Pero el futuro lo vería trabajando casi solo generalmente. Cuando abandonó Gameloft, algo que hizo después de uno de tantos viajes a Estados Unidos con las manos vacías. Se dio cuenta que era mucho más fácil navegar las aguas políticas de la industria si tenías algo para mostrar. Y es algo con lo que fue bastante crítico de la idiosincrasia argentina.Acá estamos muy convencidos de que es importante teorizar sobre las cosas, más que hacerlas. En EE.UU. es hacer, hacer, hacer y hacer. En Sudamérica tenemos teóricos pero a poca gente que los haga.” 

I Wish I Were The Moon, el título que le dio a Benmergui reconocimiento global.

Con este concepto en mente, y durante una época muy revolucionaria en su vida —dejó de fumar de un día para el otro, y en el mismo tiempo renunció y se separó—. De 2008 a 2009 creó seis prototipos de forma independiente, como Today I Die, Night Raveler and the Heartbroken Uruguayans, Secret of Software 64, Storyteller, The Trials y por supuesto I Wish I Were the Moon, el cual fue recibido con mucho entusiasmo por la escena. Y gracias a esa respuesta fue que decidió dedicarle todo su tiempo al desarrollo de este peculiar prototipo. Eventualmente sería finalista del Premio Nuovo en 2010, durante el Festival de Juegos Independientes, y en 2012 se llevaría ese mismo premio, entre varios otras presentaciones internacionales, menciones y galardones. 

Un día como hoy de 2008 I Wish I Were the Moon, un título tan interesante como su nombre, salió a la luz en la plataforma NewGrounds, donde todavía pueden disfrutar de esta obra maestra. Sin spoilear demasiado, el juego está inspirado por la obra corta de Italo Calvino, La Distancia de la Luna. En él, jugamos una escena en la que parecería haber un triángulo amoroso entre chica/chico/Luna, y podemos interactuar con la escena de diferentes maneras, lo que nos trae desarrollos y finales sumamente variados. Es sumamente simple y poderoso al mismo tiempo. Además, el hecho de no tener diálogo o ningún tipo de texto, hace mucho más fácil relacionarse con los personajes en estas extrañas situaciones. Es sin lugar a dudas, una experiencia artística que solo un videojuego puede entregar.

Actualmente Daniel está trabajando en una versión completa de Storyteller desde 2018, apadrinado por Annapurna Interactive, quien lo distribuirá. Como pudimos probar en el juego no terminado Storyteller es otra de esas ideas brillantes, donde tenemos que construir historias como si se trataran de puzzles. Desde que anunció el desarrollo no hemos sabido más al respecto, pero esperamos que haya novedades pronto.

En esta nota

Comentarios