Noticias

11 años de Fallout 3: como pasó de sacrilegio a ser el pico de la saga

El Retorno del Hijo Pródigo.

Avatar del

Por: Tomás García

11 años de Fallout 3: como pasó de sacrilegio a ser el pico de la saga

11 años de Fallout 3: como pasó de sacrilegio a ser el pico de la saga

Es posible que hoy a Bethesda Softworks se lo mire un poquito de reojo. Nariz alta, mirada altiva. Fallout 76 fue una verdadera mancha en su casi intachable récord, y mientras más noticias salen, más parece que la estuvieran embarrando. ¡Pero no siempre fue así! Podemos recordar hace pocos años, antes del lanzamiento de Skyrim, cuando había otra idea respecto a este estudio, y una de sus mentes creativas más predominantes, Todd Howard. Inclusive antes, los juegos de Bethesda no tenía comparación. Y entre tantos cambios de estadío, un día como hoy del año 2008, salió Fallout III, con la promesa —ustedes saben cuánto le gusta prometer a Todd— de que retornaría una de las franquicias más queridas y valoradas por los gamers.

Pero para entender hay que entender exactamente qué representaba Fallout para los gamers de antaño. En una época donde los RPG isométricos eran la papa, era demasiado frecuente encontrar juegos de fantasía con elfos, duendes y hasta demonios. Pero Black Isle —subsidiaria de Interplay—, quería hacer algo diferente propio, querían hacer algo como el viejo juego Wasteland. Tomaron lo que habían hecho en ese clásico, y le inyectaron una personalidad única, donde el sueño americano había fracasado estrepitosamente, y aún así, los sobrevivientes seguían buscándolo en medio del páramo, como si nada hubiera ocurrido. Las inspiraciones de Fallout son muy variadas, y el resultado fue realmente único. Ni Fallout 3 pudo acercarse a lo peculiar que era el universo de los dos primeros juegos.

Bethesda por su parte, quería que Fallout 3 tuviera todo lo que debía tener una secuela a esos clásicos, pero también querían hacerlo suyo. Por eso mantuvieron la cámara en primera persona y eventualmente agregaron V.A.T.S. en honor al sistema de combate por turnos, y para darle una posibilidad a los no tan asiduos jugadores de FPS a tener otro tipo de ataque. Pero para la historia y el tono, investigaron nuevos clásicos de ciencia ficción, como The Road de Cormac McCarthy y The Handmaid Tale de Margaret Atwood.

Lo único que se escuchaba en esa época, inclusive de aquellos que guardaban expectativas positivas hacia el proyecto, es que Fallout 3 no iba a ser otra cosa más que ‘Oblivion with Guns’. Y curiosamente, al principio del desarrollo, eso es lo que fue. Tomaron el mapa del más reciente The Elder Scrolls para calcular el tamaño, y hasta utilizaron el arco y flecha como la primer arma del juego. Una muy lenta, al parecer, pero eventualmente terminó teniendo sus propias estadísticas y apariencia. Y aunque el juego terminó siendo mucho más que eso, la torpeza de las armas, fue sin dudas algo heredado de Oblivion, y si no hubiera sido por V.A.T.S., tal vez la audiencia no hubiera sido tan permisiva.

Fallout 3 es 'Oblivion con Armas' pero también es mucho más.

Pero no todo fue tan fácil ni agradable, muchos de los programadores admiten que el tiempo que no pudieron meterle a pulir el juego y a hacer los sistemas mejores, fue porque todo el resto del tiempo estaban peleando con las herramientas de desarrollo. El motor lo describían como “conocimiento arcano” que debía ser pasado generación tras generación entre diseñadores de Bethesda. Y hay que decir, por todo lo bueno que tiene Fallout 3, esa lucha contra las mismas herramientas que lo crearon, se hace evidente en muchos aspectos del juego.

Aún así, Fallout 3 fue el comienzo de algo importante. Más allá de sus problemas el juego cerró aún más la brecha entre el género de acción y el de RPG. Al convertir un clásico a un FPS, manteniendo en parte la esencia de los juegos originales —lo suficiente como para ser digno del nombre—. Y el estudio tuvo que luchar contra toda la expectativa y falta de confianza del público, pero también interna, dentro del equipo. El resultado terminó siendo positivo, devolviéndole la vida a Fallout en esta nueva forma, pero ahora que muchos de los creadores del Fallout original, trajeron su propia reinvención con The Outer Worlds, podemos ver una batalla entre dos titanes del género.

En esta nota

Comentarios