Publicado el

Ránking | El buen fenicio

10 DLC y expansiones tan buenas como (o mejores que) los originales

Volver a la home

Por: Sebastián Cigarreta

Tags: DLC
A veces la industria nos sorprende y el contenido adicional para nuestros juegos favoritos termina siendo grandioso, te contamos nuestros 10 favoritos.

Desde la debacle de la armadura de caballo para Skyrim, que ocupó un puesto preferencial en nuestro top de esta semana, el término DLC acarrea una connotación negativa. A pesar de la eterna lucha por un sector del público por erradicarlos el contenido extra, descargable y de pago llegó para quedarse. Es una de las fuentes de ingreso más importantes para las editoras y desarrolladoras, pero además es una forma de mantener vigentes nuestros juegos favoritos. El principal problema es la oferta absurda de DLC que tenemos hoy en día, por eso les propongo repasar estos 10 casos en los que la calidad del DLC iguala o hasta supera al juego original.

  • 10
    The Walking Dead: 400 Days
    El primer The Walking Dead de Telltale nos había dejado en el cielo de las aventuras gráficas. Personajes queribles, odiables y una historia imposible de soltar, todo garantizaba una secuela y queríamos jugarla lo antes posible. Pero antes de que la segunda temporada llegue la empresa nos deleitó con un DLC de 5 dólares titulado simplemente 400 Days. La historia nos ponía en la piel de 5 personajes diferentes, cada uno protagonizaba uno de los capítulos y podíamos jugarlos en cualquier orden. La narrativa los entrecruzaba y las decisiones que tomábamos afectaban el desarrollo y la vida de los otros de varias maneras. Al finalizar, como luego sería costumbre, la próxima temporada cargaría nuestra partida y las decisiones también impactarían en el resto del nuevo juego. 400 Days nos invitó a soñar con una nueva forma de jugar, en realidad prometió más de lo que llegó a cumplir, pero en ese momento nos sentíamos en las nubes y hoy en día sigue siendo de lo mejor que publicó Telltale.
  • 9
    Bioshock 2: Minerva’s Den
    A este puesto lo tenemos más fácil. Bioshock 2 fue la decepción del 2010, no porque sea malo en sí mismo sino porque se sentía como un plagio a su antecesor, y ni siquiera estaba a la altura de serlo. Sin embargo su DLC Minerva’s Den terminó por redimirlo y superarlo en todo sentido. 10 años antes de los eventos del primer juego, este capítulo nos pone en la piel de Subjet Sigma, un Alpha Big Daddy que debe llegar a The Thinker. En medio de la aventura el plot nos irá revelando secretos sobre Andrew Ryan, la creación de Rapture y otros dilemas éticos más profundos que prefiero no spoilearles. Esta narrativa tiene más magia que todo Bioshock 2, con elementos que me llevaron a pensar en obras tan opuestas como Evangelion y Her (2014), y merece ser jugado tanto por los amantes de la ciencia ficción como de la saga.
  • 8
    Mass Effect 2: Lair of the Shadow Broker
    Mass Effect 2 fue el mejor de la trilogía, aquel que encontró el punto exacto entre el costado rolero del primero y la acción desenfrenada del último. También fue el que más segmentó su contenido, haciendo de la compra de ese Season Pass un paso casi obligatorio para disfrutar del arco argumental completo. Dentro de esa propuesta que había que pagar por separado lo mejor fue Lair of the Shadow Broker, un DLC protagonizado por Liara T'Soni, una de nuestras alienígenas favoritas, que además servía de puente para entender la historia de Mass Effect 3. Claro que esa información no la tendríamos hasta comenzar el cierre de la trilogía, convirtiendo a este capítulo extra en un claro ejemplo de contenido vital segmentado en detrimento de la audiencia. Pero quitando ese mal sabor de boca, Lair of the Shadow Broker es una aventura apasionante y de los mejores arcos narrativos que la saga Mass Effect tiene para ofrecer.
  • 7
    Dying Light: The Following
    Techland revivió el género de zombies con Dying Light, de hecho su continuación fue uno de los anuncios más emocionantes de la última E3, pero lo que cimentó la propuesta original fue este DLC. The Following se atrevía a superar la fórmula original de parkour y supervivencia, que ya nos encantaba, y nos soltaba en un mapa aún más grande que los dos originales juntos. La campiña de Harran resultó ser el escenario ideal para invertir cientos de horas haciendo parkour, erradicando zombies en vehículos con nuevas armas, un modo cooperativo para 4 jugadores y nuevas misiones según sea de día o de noche. Cuando uno piensa en un DLC se imagina un agregado, algo que complementa a la propuesta original, en este caso representa un juego aparte aún más grande y divertido.
  • 6
    Bloodborne: The Old Hunters
    Uno de los juegos más esperados de esta generación fue la nueva IP de From Software. Bloodborne fue la muestra fehaciente de que la creatividad de Hidetaka MIyazaki y su equipo no tenían límites. Por eso nos sorprendió gratamente que su único DLC “The Old Hunters” haya superado la calidad del juego original, ofreciéndonos no solo nuevas zonas tenebrosas, lovecraftianas y hermosas, sino un grupo de bosses que superaban todo lo visto hasta entonces. Para acceder al nuevo contenido había que rebuscárselas, como es costumbre en la saga Souls, pero una vez dentro la dificultad se elevaba a límites insospechados. Nadie puede olvidar el primer encuentro con el legendario Ludwig, y si aún no lo jugaron deberían salir corriendo a comprarlo.
  • 5
    Warcraft III: The Frozen Throne
    Viajamos un poco al pasado para hablar del juego más viejito de la lista. Blizzard siempre supo contentar a su público con excelentes expansiones, pero en el caso de Warcraft III se superaron a sí mismo. De por sí la campaña original, Reign of Chaos, es genial tanto desde el punto de vista narrativo como desde lo jugable. Pero The Frozen Throne expandió los horizontes de la saga como, al menos en ese entonces, no lo imaginábamos posible. La historia se cuenta desde el punto de vista de dos nuevos protagonistas: el príncipe de los Elfos Oscuros Kael'Thas y la Elfa Nocturna Maiev Shadowsong, pero lo más increíble es el rol de nuestro querido héroe caído en desgracia en la campaña original: Arthas Menethil. Pero como si esto fuera poco el DLC incluye un balance nuevo para las mecánicas de juego, incluyendo nuevas unidades para cada facción, nuevos héroes, una tienda y una nueva versión del editor de mundos que eventualmente haría historia. Todo esto en un juego que salió hace 15 años y cuya remasterización acaba de ser anunciada.
  • 4
    The Last of Us: Left Behind
    El final de The Last of Us nos dejó a todos regulando y mientras más lo debatimos mejor se pone. Por eso es que prefiero no adentrarme y arriesgar spoilers, pero Left Behind fue la cereza del postre. En lugar de avanzar sobre una historia que claramente había alcanzado su punto más alto, Naughty Dog decidió contarnos el pasado de Ellie. Así es como conocimos a Riley, la mejor amiga de Ellie y viviremos el fin del mundo a través de los ojos de las dos adolescentes. El DLC se vendió por separado y no requería del juego base para funcionar, luego fue incluído en la remasterización de PS4. Lo que lo separa del resto, y lo eleva al nivel de TLOU, es la exquisita construcción de los personajes, sus emociones y sentimientos quedan tan bien plasmados que no hay forma de evitar la empatía para con ellos.
  • 3
    Assassin’s Creed IV: Freedom Cry
    Hoy en día la saga Assassin’s Creed está pasando por su mejor momento, pero hace unos años fue Black Flag el responsable de mantenerla viva. El combate naval, la magnitud de la aventura y el carisma propio de un entorno de piratas redundó en el amor de la crítica y la audiencia a la vez. Pero fue su DLC el que terminó de coronarlo como una de las mejores entregas de la franquicia. Freedom Cry nos cuenta la historia de Adéwalé, un esclavo liberado que unió a la tripulación de Edward Kenway en el juego original, y sucede 20 años después del final. La campaña es variada, divertida y propone temáticas como la esclavitud y el racismo como centro de la narrativa. Se vendió como parte del Season Pass de ACIV, pero más tarde Ubisoft lo hizo accesible como un episodio por separado. Es al día de hoy uno de los mejores DLC de toda la franquicia.
  • 2
    Grand Theft Auto IV: Episodes From Liberty City
    Grand Theft Auto IV fue el que hizo realidad los sueños de todos los fanáticos de la saga, profundizando todos los aspectos que la hacían grande pero elevando la propuesta a una nueva generación de hardware. Pero la historia de Niko Bellic fue complementada magistralmente por dos expansiones que la superan: The Lost and Damned y The Ballad of Gay Tony, ambas interconectadas con la narrativa de GTAIV. La primera nos pone en la piel de Johnny Klebitz, el segundo al mando de una pandilla de motoqueros que conocemos en el juego original. Tiene traiciones, guerra de pandillas, tráfico de drogas y todo lo que podemos imaginarnos. La segunda está protagonizada por Luis Fernando Lopez, el guardaespaldas de Gay Tony, el dueño de los dos cabarets más grandes de Liberty City. Las dos tienen narrativas divertidas, nos cuentan el otro lado de varias misiones de GTA IV y se pueden disfrutar aún sin haberlo jugado. Hoy en día se siguen manteniendo frescas, quizás aún más que el título protagonizado por Niko Bellic.
  • 1
    The Witcher 3: Blood & Wine
    La corona se la lleva CD Projekt Red y su caballito de batalla. The Witcher 3 no sólo es uno de los mejores juegos de la generación, sino que sus dos expansiones son un ejemplo a seguir para el resto de la industria. Blood & Wine fue la segunda y última expansión del RPG polaco, el listón había quedado alto luego de la genial Hearts of Stone pero de ninguna manera esperábamos un DLC tan increíble. La historia nos lleva a Toussaint, un sector completamente nuevo, y desde el primer instante se siente absolutamente mágico, tanto que nos sentiremos dentro de un cuento de hadas. El mapeado es extenso, hermoso y colorido. Los viñedos y los castillos parecen cobrar vida a nuestro paso, pero lo mejor es la narrativa fresca y la gran aventura que nos propone. Blood & Wine es tan vasto que podría haber sido un juego aparte, sin las presiones de la narrativa del juego original, pero nos llegó como un agregado más y por apenas un puñado de dólares. Es tan bueno que renovó la fe de la comunidad en las expansiones y DLC.

1. The Walking Dead: 400 Days

El primer The Walking Dead de Telltale nos había dejado en el cielo de las aventuras gráficas. Personajes queribles, odiables y una historia imposible de soltar, todo garantizaba una secuela y queríamos jugarla lo antes posible. Pero antes de que la segunda temporada llegue la empresa nos deleitó con un DLC de 5 dólares titulado simplemente 400 Days. La historia nos ponía en la piel de 5 personajes diferentes, cada uno protagonizaba uno de los capítulos y podíamos jugarlos en cualquier orden. La narrativa los entrecruzaba y las decisiones que tomábamos afectaban el desarrollo y la vida de los otros de varias maneras. Al finalizar, como luego sería costumbre, la próxima temporada cargaría nuestra partida y las decisiones también impactarían en el resto del nuevo juego. 400 Days nos invitó a soñar con una nueva forma de jugar, en realidad prometió más de lo que llegó a cumplir, pero en ese momento nos sentíamos en las nubes y hoy en día sigue siendo de lo mejor que publicó Telltale.
Anterior Siguiente < >