Publicado el

Ránking | Sex & Drugs & Rock & Roll

Rockflix: 10 películas biográficas de músicos que no te podés perder

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Rock biopics
Subime la música.

El éxito de “Bohemian Rhapsody” (¿ya la vieron?) nos da la excusa perfecta para repasar otras biografías del mundo del rock and roll. No todas dan el clavo, y algunas se desvían bastante de los hechos reales y sus protagonistas, pero todas le ponen buena onda y mucho ritmo (je) a la hora de representar a estos íconos del mundo de la música. Sepan disculpar si dejamos a Sandro de lado.

  • 10
    The Runaways (Floria Sigismondi, 2010)
    Dakota Fanning es Cherie Currie y Kristen Stewart es Joan Jett en esta biopic coming of age que relata la formación, y luego separación, de la banda femenina de punk The Runaways. Todo arranca en 1975 cuando Joan busca formar un nuevo estilo de grupo musical y le lleva la idea al manager Kim Fowley (Michael Shannon) que pronto consigue la cara perfecta en la joven Cherie. Entre giras y contratos discográficos empiezan a surgir los conflictos y los celos. Currie se quiere robar el protagonismo, pero las presiones la van empujando hacia el alcohol y las drogas. Floria Sigismondi, experta en videoclips, se hace cargo de esta historia basada en la biografía escrita por la mismísima Currie, Neon Angel: A Memoir of a Runaway, título que define muy bien la alocada vida de estas jovencitas rockeras.
  • 9
    Last Days (Gus Van Sant, 2005)
    Gus Van Sant se embarca en este relato ficticio sobre la vida y la carrera de un músico de Seattle que, oh casualidad, nos recuerda demasiado a Kurt Cobain, líder de Nirvana. Michael Pitt es Blake, un artista introspectivo que está cediendo bajo el peso de la fama y las obligaciones profesionales. El final lo encuentra solo y evitando a todos ellos que quieren algo de él a toda costa. Lukas Haas, Asia Argento, Scott Green, Nicole Vicius, Kim Gordon y Harmony Korine se suman al elenco de esta historia que, a pesar de algunos premios, no termina de cerrarnos.
  • 8
    Control (Anton Corbijn, 2007)
    Tras décadas de fotografiar y dirigir videos musicales de diferentes artistas, Anton Corbijn prueba suerte en la gran pantalla y debuta con este drama biográfico centrado en la vida de Ian Curtis, líder de Joy Division. Sam Riley se convierte en el cantautor británico que, como tantos otros, no pudo soportar el peso de la fama, una enfermedad poco manejable y las tribulaciones del amor y la culpa, y decidió quitarse la vida con apenas 23 años. El fotógrafo holandés impregna todo con su característico lenguaje visual, acá aplicado al escenario sociocultural de la década del setenta, tomando como punto de partida “Touching from a Distance”, las memorias escritas por Deborah Curtis, viuda del cantante.
  • 7
    The Doors (Oliver Stone, 1991)
    Controversial como lo es, y atravesando el período de mayor suceso de su carrera, Oliver Stone siguió repasando los íconos y estigmas de su generación, esta vez con un drama musical centrado en la banda liderada por Jim Morrison (Val Kilmer). Basado en el libro “Riders on the Storm” de John Densmore, el realizador hace hincapié en la tormentosa vida del vocalista y su confuso final, desde sus años de estudiante en Los Ángeles, hasta su muerte en París, a la edad de 27 años. Meg Ryan (Pamela Courson), Kyle MacLachlan (Ray Manzarek), Frank Whaley (Robby Krieger), Kevin Dillon (John Densmore) y Kathleen Quinlan (Patricia Kennealy) completan el elenco de una historia bastante polémica que, según los miembros del grupo, se aleja bastante de la verdad y la imagen de Morrison, el poeta.
  • 6
    Elvis (John Carpenter, 1979)
    Antes de convertirlo en Snake Plissken, Kurt Russell y John Carpenter –todavía disfrutando del suceso de “Halloween” (1978)- cruzaron caminos en este drama biográfico para la televisión. Acá, Kurt se transforma en el “Rey”, Elvis Presley, todo un éxito que elevó su carrera y le dejó varias nominaciones por su actuación. Carpenter se corre un poquito de los hechos fehacientes y nos cuenta, a su manera, la vida y obra de este ícono del rock and roll a finales de la década del setenta, más precisamente, los últimos años antes de su muerte en 1977. Toda una joyita dentro de la filmografía del realizador y la del propio Russell.
  • 5
    Amor y Piedad: La Historia de Brian Wilson (Love & Mercy, Bill Pohlad, 2014)
    Paul Dano y John Cusack se ponen en la piel de Brian Wilson, cantante, compositor y alma de los Beach Boys, a lo largo de dos etapas muy diferenciadas de su vida. La película del debutante Bill Pohlad transita la década del sesenta, pico del suceso de la banda californiana, donde los demonios internos y las obsesiones por complacer a un padre abusivo hicieron mella y repercutieron en la inestabilidad mental de Brian, llevándolo a un colapso psicológico que lo marcaría por el resto de su existencia. Veinte años después, Wilson se encuentra bajo los cuidados del inescrupuloso doctor Eugene Landy (Paul Giamatti), pero es el amor de Melinda Ledbetter (Elizabeth Banks) el que lo va a rescatar de esta relación terapéutica.
  • 4
    Sex & Drugs & Rock & Roll (Mat Whitecross, 2010)
    No estamos acostumbrados a que Andy Serkis muestre su verdadera cara delante de las cámaras, pero nuestro experto en Mo-Cap favorito se luce como Ian Dury, en este drama musical de Mat Whitecross, basado en la biografía del compositor y líder de la banda británica Ian Dury and the Blockheads. Ray Winstone, Olivia Williams, Naomie Harris, Mackenzie Crook, Luke Evans, Bill Milner y Ralph Ineson completan el elenco de esta historia que se centra en la vida de Dury -uno de los padres del punk rock-, sus luchas personales y su meteórica carrera a la vanguardia de un estilo musical que marcó la década del setenta en Gran Bretaña y más allá.
  • 3
    I’m not There (Todd Haynes, 2007)
    Christian Bale, Cate Blanchett, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger y Ben Whishaw se ponen en la piel de Bob Dylan, a lo largo de diferentes etapas de su vida y su carrera. Todd Haynes sigue incursionando en los mitos del rock después de “Velvet Goldmine” (1998) para traernos esta historia más que particular, desde lo visual y lo narrativo, que nos sumerge en los aspectos más “públicos” del compositor norteamericano: el poeta (Arthur Rimbaud, Whishaw), el profeta (Jack Rollins/Padre John, Bale), el forajido (Billy McCarty, Gere), el falso (Woody Guthrie, Franklin), “el mártir del rock and roll” (Jude Quinn, Blanchett), y “la estrella de la electricidad” (Robbie Clark, Ledger). Todo así, medio raro, como el mismísimo Dylan.
  • 2
    Backbeat (Iain Softley, 1994)
    Existe toda una historia anterior a que The Beatles se convirtiera en el fenómeno que conocemos hoy en día. Este drama biográfico de Iain Softley, protagonizado por Stephen Dorff e Ian Hart, se centra en los primeros años de la banda desde la perspectiva de Stuart Sutcliffe (Dorff) y su amistad con John Lennon (Hart), cuando ambos residían en Hamburgo, Alemania. Un relato más oscuro y menos “romantizado” de los ‘cuatro de Liverpool’ (acá vendrían a ser los ‘cinco de Hamburgo’), basado en el libro “The real life story behind Backbeat - Stuart Sutcliffe: The Lost Beatle” de Alan Clayson y Pauline Sutcliffe.
  • 1
    Sid y Nancy (Sid and Nancy, Alex Cox, 1986)
    Gary Oldman era casi un debutante cinematográfico por aquel entonces. Decidió bajar bastante de peso y ponerse en la piel de Sid Vicious, bajista de la banda punk británica Sex Pistols, en este dramón biográfico que se centra en los momentos posteriores a la separación del grupo tras una turbulenta gira por los Estados Unidos, los intentos del músico por comenzar una carrera en solitario en medio de la vorágine de la heroína y, por supuesto, en la pasional y autodestructiva relación con Nancy Spungen (Chloe Webb), groupie convertida en noviecita que, una mañana de 1978, apareció muerta y apuñala en la habitación del hotel que compartían en Nueva York. El amor y la tragedia siempre van de la mano, ¿no?

1. The Runaways (Floria Sigismondi, 2010)

Dakota Fanning es Cherie Currie y Kristen Stewart es Joan Jett en esta biopic coming of age que relata la formación, y luego separación, de la banda femenina de punk The Runaways. Todo arranca en 1975 cuando Joan busca formar un nuevo estilo de grupo musical y le lleva la idea al manager Kim Fowley (Michael Shannon) que pronto consigue la cara perfecta en la joven Cherie. Entre giras y contratos discográficos empiezan a surgir los conflictos y los celos. Currie se quiere robar el protagonismo, pero las presiones la van empujando hacia el alcohol y las drogas. Floria Sigismondi, experta en videoclips, se hace cargo de esta historia basada en la biografía escrita por la mismísima Currie, Neon Angel: A Memoir of a Runaway, título que define muy bien la alocada vida de estas jovencitas rockeras.
Anterior Siguiente < >