Publicado el

Analisis | Si amas algo…

ANÁLISIS: Papillon (Michael Noer, 2017)

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Una adaptación con poco brillo.

Nunca sabremos con certeza cuánto tiene de verídica la historia autobiográfica del francés Henri Charrière, más conocido como “Papillon”, un célebre ladrón de cajas fuertes que en 1931 fue condenado a cadena perpetua por un crimen que no cometió y enviado, como tantos otros, a cumplir su sentencia de trabajos forzados en una prisión de la Guayana Francesa (pegadito a Brasil).

La novela, publicada en 1969, se convirtió en best seller y en uno de los relatos más crudos sobre las inhumanas condiciones carcelarias que padecían los reclusos en penales como el de la Isla del Diablo, de donde Papi logró escapar finalmente en el año 1941.

Arrancamos en París, donde el joven Papillon (Charlie Hunnam) se dedica a robar para su jefe del bajo mundo y disfruta de la vida loca junto a su chica Nennete. Ella quiere un pasar más tranquilo y alejado, pero sabe que Henri no es un hombre de rutinas. Igual, los planes a futuro quedan truncados cuando su jefe lo incrimina y sin chistar se sube al barco que sellará su destino para siempre… o hasta que logre escapar, su única meta autoimpuesta.   

Entre los presos que parten hacia Sudamérica se encuentra Louis Dega (Rami Malek), chico rico devenido en estafador, que cree que va a lograr una apelación y la consecuente libertad, mucho antes de asentarse en la prisión. Papi ve la oportunidad de convertirse en el protector de este flacucho y bien hablado prisionero quien podría proporcionarle el dinero suficiente para planear su fuga.

“Papillon”, que ya tuvo una celebrada versión cinematográfica en 1973 protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman, recorre los intentos de escape de Charrière, sus años en confinamiento solitario y, sobre todo, la relación de amistad que forja con Dega, uno de los pocos incentivos para no quebrarse y seguir adelante en un ambiente que no deja muchas oportunidades.  

La película del dinamarqués Michael Noer es correcta, sabe captar bien la época, las falencias del sistema penitenciario en las colonias francesas, las torturas, la inmundicia, y la constancia del espíritu humano cuando se trata de adaptarse y sobrevivir. Pero esto último depende mucho de sus protagonistas y, más allá de que lo queremos (te re extrañamos Jax Teller), Hunnam no logra estar a la altura de las circunstancias y su relación con Malek es muchísimo más fría y desapasionada.

Se supone que esta “sociedad” nos debe conmover, y que ambos se retroalimentan con la vaga esperanza del otro, pero ahí es donde más falla la historia que, además, avanza muy lentamente deteniéndose en algunos detalles, y luego salta abruptamente en el tiempo.  

Lamentablemente, y a pesar de contar con dos actores en “ascenso” (acá van más puntos para el lado de Malek después de su impresionante Freddie Mercury, obvio), la historia no pasa de lo anecdótico y pierde su carácter de denuncia tan explícito en la novela de Charrière y la adaptación de 1973 a cargo de Dalton Trumbo y Lorenzo Semple Jr., sí el mismísimo creador de la serie de Batman con Adam West, de la que bebe esta nueva versión.

“Papillon” no pasó por los cines locales y apenas hizo ruido por las pantallas del mundo. Se entiende. No hay una historia que nos atrape del todo, aunque sus intenciones son buenas, y su puesta en escena, la fotografía y la banda sonora crean un buen entorno para acompañar las desventuras de Henri Charrière, esa mariposa que no puede ser enjaulada por mucho tiempo.

 

LO MEJOR:

- La reconstrucción de época.

- Que a pesar de las falencias, sigue siendo un índice de denuncia.

 

LO PEOR:

- No nos alcanza con los abdominales de Hunnam.

- A esta amistad, y a esta historia, les falta intensidad.