Publicado el

Gratarolama | Shipping Free

GRATAROLANDIA: Entrega inmediata de cargas completamente vacías

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Más juegos gratuitos para pasar una semana de diversión

Con la temperatura en constante aumento nos vamos acercando a la recta final de un año cargado de emociones Gamer. ¡Cuántos juegos gratuitos hemos visto en los últimos meses! Y todavía queda material, ¿eh? ¡Hay de todo! Por ejemplo, la selección de esta semana tiene un divertido juego de entregar paquetes, un simple Roguelike, un original juego de ingenio y hasta un simpático viaje de regreso a la era 16-Bits. No se diga más, ¡a jugar!

 

Tetris Boy

Comencemos con algo sencillito, como por ejemplo un plataformero que apenas necesita un único botón para ser jugado. ¿Les parece bien? Perfecto, en ese caso les presento a Tetris Boy.

No hay secretos detrás de esta propuesta: nuestro inusual protagonista, una consola portátil viviente (¿será pariente de BMO?) se pondrá a avanzar de manera constante, limitando nuestro control a un botón de salto. El objetivo es agarrar la llave de cada nivel y luego entrar por la respectiva puerta para pasar a la próxima etapa. Así de fácil… y así de enviciante.

Hay que decir que el juego puede tener un ligero retraso al presionar el botón de salto. No le vendría mal una pulida a su único control; es sólo cuando uno necesita ser más estricto con la puntería al saltar que esa falencia se nota más. Por otro lado, el juego es bastante corto. Estaría muy bien una secuela con el mismo concepto, pero que añada nuevos obstáculos, mecánicas y mejor control. Por lo pronto, Tetris Boy está muy bien y vale la pena darle una oportunidad.

 

Find Yer Treasure!

Nada como un buen Roguelike para pasar el rato, aunque la mayoría de los juegos de este género están colmados de comandos complejos y reglas enfermizas. Mejor elijamos uno que sea más sencillito… algo como Find Yer Treasure!, sí.

Esta breve aventura con temática pirata fue desarrollada durante uno de los 7DRL Jams, un desafío para crear un juego Roguelike en 7 días. Su autor, Eponick, se enfocó en la premisa de ser nosotros un pirata que llega a una isla para conseguir tantos tesoros como pueda cargar. Hay un problema: su barca se va a pique y debe encontrar otro medio de transporte. Eso, y las docenas de víboras que andan deslizándose por todas partes.

La idea del juego es encontrar los cofres de tesoro y ver qué sacamos de ellos, ya sean objetos preciados, bebidas, un catalejo (Looking Glass) y hasta una balsa. Podremos usar nuestros objetos haciendo click en la “@” a su respectivo lado, pero cuidado, que ningún ítem está totalmente identificado al principio. Si usamos un catalejo podremos ver la verdadera naturaleza de cada objeto, pero perderemos el catalejo en el proceso, y ese ítem vale mucho si podemos salir de la isla con él. Finalmente, al usar una balsa huiremos con todo lo que estábamos cargando. Un juego muy sencillo, ideal para disfrutar en breves lapsos.

 

Empty

Veamos ahora uno de los platos fuertes de la selección de esta semana. Empty es un juego de ingenio onda Zen. Nuestro objetivo es quitar de cada habitación todos los objetos del mobiliario. Esto lo haremos rotando toda la habitación hasta que tal o cual objeto se funda con una de las paredes de su mismo color, haciéndolo desaparecer de la habitación. Tendremos que repetir esto hasta que el cuarto está completamente vacío.

Es una mecánica sumamente ingeniosa, pero no se limita a sólo eliminar objetos. Algunos muebles y adornos poseen líneas luminosas. Si estos objetos son fundidos con la pared, el suelo o el cielorraso, ese fragmento de habitación adoptará el color de las tiras luminosas. Eso añade un muy bienvenido nivel de dificultad adicional al juego.

Empty no se rige ni por puntaje ni por límites de tiempo. Como ya dijimos, es una experiencia más Zen: podemos demorarnos todo lo que queramos, analizando cada habitación y decidiendo en qué orden tendremos que eliminar los muebles para no quedarnos “trabados” en algún punto. Y si acaso fallamos, no hay drama; siempre podemos volver a probar. Muy recomendado.

 

Overflow

Es hora de encarar una buena opción plataformera. ¡Sí, pasamos del ingenio Zen a la acción tensa! Y nada mejor que Overflow para ello.

El juego es muy sencillo: debemos alcanzar la válvula de cada nivel para detener el flujo de líquido, antes de que nuestra criatura se ahogue. Como desafío adicional, cada nivel posee un patito de goma que podemos intentar agarrar al paso.

Además de un muy buen apartado audiovisual, el juego se destaca por su variedad de mecánicas, peligros y obstáculos. Controlaremos a cuatro criaturas diferentes que varían de color, cada una dueña de una habilidad única de la que tendremos que valernos para triunfar. Un concepto sólido con una gran ejecución que no la tapa el agua.

 

Package Man

Luego de esos escapes por los pelos de las aguas ascendentes necesitamos algo relajante; no precisamente otro juego de ingenio, sino un divertido desafío de puntería bien alocado. ¿Se acuerdan de Paper Boy, ese niño que iba en su bicicleta lanzando periódicos a las casas de los subscriptores? Bueno, el pibe creció y ahora reparte encomiendas. ¡Esto es Package Man!

Este juego, actualmente en desarrollo, se divide en dos segmentos. En el primero debemos lanzar a nuestro camión tantas cajas como podamos dentro del tiempo límite de treinta segundos. En la segunda etapa recorreremos el barrio a bordo de ese camión y tendremos que lanzar los paquetes a las casas. Si caen lo suficientemente cerca del hogar se dará la entrega como válida, pero ganaremos puntos extra si acertamos un encomendazo a las puertas y ventanas de las residencias. ¡Más todavía si le acertamos al marco blanco!

No puedo explicar lo divertido que es este juego. Incluso en esta versión tan básica, lanzar cajas al camión y desde el vehículo se siente fantástico. Súper desestresante. Tendremos cinco días de rutina para juntar tantos puntos como queramos, y con el paso de las jornadas notaremos una mejora en nuestras habilidades para apuntar y lanzar paquetes. En serio, vayan y prueben esta cosa, que llega a ser hilarante. Y no pierdan de vista al desarrollador, porque quiere usar esta base para un juego mucho más completo. Sí, gracias.

 

Jolt: Fully Charged

El último juego de nuestra selección semanal es un homenaje a los grandes clásico plataformeros de la era 16-Bits. Empiecen a pulir sus habilidades para saltar por todos lados, porque Jolt: Fully Charged va a poner a prueba todo lo que sabemos sobre el género.

El juego en sí sigue los estándares de todo buen plataformero clásico: un puñado de niveles que debemos atravesar saltando sobre enemigos para destruirlos, aprovechando para agarrar tantas gemas como podamos de pasada. Pero Jolt tiene un par de truquitos bajo la manga: además de poder efectuar saltos dobles y saltos desde las paredes, nuestro héroe puede lanzarse hacia la dirección que le indiquemos, evitando daños y alcanzando lugares a los que nuestros simples saltos no llegan.

El juego base ya es bastante digno de nuestra atención, amén de su lindo apartado pixelart retro; pero además añade un par de modalidades especiales y nuevos personajes con habilidades ligeramente diferentes, incentivando la rejugabilidad. Suficiente rejugabilidad, al menos, para distraerlos hasta la próxima semana. ¡Hasta entonces!