Publicado el

Ránking | El ciudadano Welles

Orson Welles: 10 razones por las que este director es leyenda

Volver a la home

Por: Jessica Blady

Tags: Orson Welles
Una vida de película.

El estreno de “El Otro Lado del Viento” es la excusa perfecta para repasar la carrera de este genio maldito. Orson Welles se convirtió en leyenda con apenas una película bajo el brazo, una que redefiniría para siempre el lenguaje cinematográfico. Pero Welles es mucho más que “El Ciudadano”, y acá destacamos algunos de sus logros más grandes, y muchos de sus fracasos, esos proyectos que no llegó a concretar, muchas veces, por su propio carácter perfeccionista que, la mayor parte de las veces, chocaba con las políticas de los estudios, o las políticas en general.    

  • 10
    El Otro Lado del Viento (The Other Side of the Wind, 1970-2018)
    Entre 1970 y 1976, Welles se dedicó a filmar esta sátira hollywoodense protagonizada por John Huston, Bob Random, Peter Bogdanovich, Susan Strasberg y Oja Kodar, entre otros. Un mockumental en blanco y negro que se hace eco de la “muerte” del cine clásico, y el surgir de los realizadores avant-garde del Nuevo Hollywood de los setenta. La producción atravesó más de una dificultad, entre problemas presupuestarios y legales, dejando la película inconclusa por más de cuarenta años. La restauración se llevó a cabo gracias a una campaña de crowdfunding y la subsecuente distribución por parte de Netlix, cuyo estreno es la excusa perfecta para este repaso. J.J. "Jake" Hannaford (Huston) es un director legendario quien regresa a los Estados Unidos tras varios años de exilio europeo para completar un trabajo inconcluso que, justamente, se titula “The Other Side of the Wind”.
  • 9
    Transformers: La Película (The Transformers: The Movie, 1986)
    En esta, no podemos culpar a Michael Bay. Welles pasó sus últimos años planificando proyectos que nunca terminó, prestando su característica voz para narrar documentales, y otros tantos papeluchos como el de Robin Masters, el misterioso jefe de “Magnum”. Orson se nos fue en 1985 y entre sus “legados” nos quedó esta historia animada basada en la serie de TV, y la línea de juguetitos de Hasbro (obvio), donde los Autobots deben enfrentarse a los Decepticons y, además, detener el ataque de una colosal amenaza: un planeta conocido como Unicron (voz de Welles), dispuesto a consumir todo a su paso, incluyendo Cybertron, hogar de los robotitos motorizados.
  • 8
    Paul Masson (1978-1981)
    Para finales de la década del setenta, los proyectos de Welles no lograban despegar y el realizador tuvo que optar por otros caminos para pagar las cuentas. Entre 1978 y 1981, Orson se convirtió en la cara de Paul Masson, famosísima compañía de vinos californianos, cuyos comerciales se transformaron en piezas icónicas de la cultura pop. Para sumar un poco más de tristeza a esta historia, años más tarde se dieron a conocer una serie de imágenes de aquellas filmaciones, tomas que no pudieron ser utilizadas porque al protagonista se le notaba claramente su pasión por la marca y las copitas de más que ingería entre toma y toma. Sí, Welles es la estrella de uno de los primeros videos virales de la historia, nada de lo que estar muy orgulloso, que digamos.
  • 7
    Adaptaciones de Shakespeare (1937- )
    Antes de que naciera Kenneth Branagh, Welles ya era todo un experto en el bardo y la adaptación de sus obras. Su carrera actoral en las tablas arrancó de la mano de Shakespeare y “Romeo y Julieta”, y pronto siguió con la puesta en escena poco convencional de “Caesar”, concentrándose en la cultura de masas. Casi toda su obra está inspirada en los relatos del dramaturgo, destacándose sus controvertidas versiones de “Macbeth” (1947) y “Otelo” (The Tragedy of Othello: The Moor of Venice, 1952), drama que se convirtió en uno de sus proyectos más personales y problemáticos debido a que se pasó tres años filmándolo de forma esporádica, básicamente, por falta de presupuesto. A pesar de todos los inconvenientes, o tal vez gracias a ellos, el director logró una adaptación fascinante, llena de metáforas visuales, simbolismo y actuaciones monumentales, más allá de que Orson está demasiado blanco y entrado en años para el papel protagónico. Sumemos “Falstaff - Campanadas de Medianoche” (Chimes at Midnight), un rejunte de varios relatos shakesperianos que se conjugan en la figura de Sir John Falstaff, compañero de copas del príncipe Hal (Keith Baxter), heredero al trono de Inglaterra; o esa adaptación de “Rey Lear” que nunca llegó a filmar. Sip, todo un fan de William.
  • 6
    El Plano Secuencia de Sed de Mal (1958)
    Sin dudas, “Sed de Mal” (Touch of Evil, Orson Welles, 1958) es uno de los mejores exponentes del film noir, y de las destrezas cinematográficas del gran Orson que, acá, hace equipo con el director de fotografía Russell Metty (“Espartaco”) para deleitarnos con una de las mejores aperturas del cine policial, además de uno de los planos secuencia más logrados y sincronizados del séptimo arte. Actores, extras y vehículos varios se van entrecruzando en esta escena que va desde la colocación de una bomba en el auto de un mafioso mexicano, hasta su explosión en medio del barrio situado en la frontera entre el país azteca y los Estados Unidos. Así da comienzo esta perversa historia de asesinatos, secuestros y corrupción policíaca.
  • 5
    El Tercer Hombre (The Third Man, Carol Reed, 1949)
    Antes de ser director y guionista, Welles ya tenía una incipiente carrera como actor. No siempre se puso al frente de sus producciones, es más, le hizo el aguante a muchos de sus colegas protagonizando clásicos como “Jane Eyre” (1944), “El Hombre de Dos Reinos” (A Man for All Seasons, 1966), la simpática “Casino Royal” (1967) y, por supuesto, “El Tercer Hombre” de Carol Reed, todo un emblema del film noir y del género de espías. Holly Martins (Cotten), escritor de novelas baratas, llega a Viena en 1947, cuando la ciudad todavía sigue ocupada por los aliados tras la Segunda Guerra Mundial, en busca de su amigo Harry Lime (Welles) y una generosa oferta de trabajo. Lamentablemente, Harry ha fallecido muy recientemente en un accidente de auto, pero tras investigar la muerte de su amigo, Holly empieza a sospechar que tal vez se haya tratado de un asesinato.
  • 4
    Soberbia (The Magnificent Ambersons, 1942)
    Para su tercera película, Welles decidió adaptar la novela homónima de Booth Tarkington, ganadora del premio Pulitzer en 1919. En esta oportunidad, Orson dejó su ego de lado y se dedicó solamente a dirigir y escribir el guión para el lucimiento de Joseph Cotten, Tim Holt, Dolores Costello, Anne Baxter, Ray Collins y Agnes Moorehead. Eugene Morgan (Cotten) está muy enamorado de Isabel Amberson (Costello), la hija de una familia de clase alta. Ella, sin embargo, decide casarse con el más estable Wilbur Minafer, con el cual llega a tener un hijo, George. El tiempo pasa, Isabel enviuda, y Eugene vuelve a la carga convertido en un hombre maduro y exitoso fabricante de automóviles. Esta vez, si hay onda entre los dos, pero el crecidito George no quiere compartir el cariño de su mamá y hará lo posible para sabotear este romance.
  • 3
    El Ciudadano (Citizen Kane, 1941)
    Orson Welles debuta tras las cámaras y le sale “la mejor película de todos los tiempos”. Así cualquiera, pero sabemos que este éxito lo perseguiría para siempre. Acá, un grupo de periodistas se embarca en la tarea de descubrir cuál es el verdadero significado de las últimas palabras del magnate Charles Foster Kane (Welles). Un recuento de su vida -desde su más tierna infancia-, narrado a través de los ojos de sus allegados, familiares y amigos, suponiendo que alguna vez los tuviera. La historia suena simple y hasta anecdótica, pero la forma en que está estructurada su narración -desde múltiples puntos de vista-, la magistral puesta en escena y el uso de la cámara (las luces y las sombras), la convierten en el referente indispensable de cualquiera de las disciplinas cinematográficas. Un complejo rompecabezas del cual el espectador debe acomodar cada una de las piezas para descifrar lo que se esconde tras la verdadera personalidad del protagonista. Ni hablar que definió el lenguaje moderno del medio y los sacudió para siempre.
  • 2
    La Guerra de los Mundos (1938)
    El clásico sci-fi de Herbert George Wells, publicado en 1898, llegó por primera vez a la pantalla grande en el año 1953, en plena Guerra Fría y todas sus connotaciones. Pero antes causó bastante pánico de la mano de un joven Welles, algunos miembros de su compañía de teatro y un serial radiofónico de la CBS. El realismo de la adaptación y su representación a través de los micrófonos fue tal, que gran parte de los oyentes de Nueva Jersey –donde se llevan a cabo los acontecimientos de esta invasión extraterrestres- no pudieron evitar alarmarse. Los podcast de hoy son un poroto al lado de esta genialidad de Orson, que decidió cambiar algunos aspectos del material original y su narrativa, acá en formato noticioso. El que avisa no es traidor, pero los desprevenidos, y aquellos que engancharon tarde la transmisión, nunca se percataron del “chiste” y se quedaron con el anuncio de “noticia de último momento”. El episodio fue todo un éxito y la fama de Welles llegó hasta los directivos de la RKO Pictures, que no tardaron en ofrecerle un contrato y la completa libertad para escribir, producir y dirigir sus próximas dos películas. Claro que esas condiciones no llegarían muy lejos.
  • 1
    The Cradle Will Rock (1937)
    Si nos ponemos estrictos, Orson debutó sobre las tablas a la edad de tres añitos, pero su carrera profesional arrancó en 1931, primero en Irlanda, y después en los escenarios de Broadway con una representación de “Romeo y Julieta”. Para 1937 ya era un director exitoso gracias a la creación de la compañía de teatro Mercury, de ahí que se haya animado a hacerse cargo de la accidentada puesta de “The Cradle Will Rock”, una obra musical compuesta por Marc Blitzstein, entendida como una alegoría brechtiana de la corrupción y la avaricia corporativa. La historia gira en torno a Larry Foreman y sus esfuerzos para sindicalizar a los trabajadores y combatir al malvado y ambicioso señor Mister, hombre de negocios que controla casi todas las instituciones de la ciudad. Los pormenores de este estreno -cancelado temporalmente unos días antes- son el centro de “Abajo el Telón” (Cradle Will Rock, 1999), la peli de Tim Robbins que confronta las artes y la política de la década del treinta en los Estados Unidos.

1. El Otro Lado del Viento (The Other Side of the Wind, 1970-2018)

Entre 1970 y 1976, Welles se dedicó a filmar esta sátira hollywoodense protagonizada por John Huston, Bob Random, Peter Bogdanovich, Susan Strasberg y Oja Kodar, entre otros. Un mockumental en blanco y negro que se hace eco de la “muerte” del cine clásico, y el surgir de los realizadores avant-garde del Nuevo Hollywood de los setenta. La producción atravesó más de una dificultad, entre problemas presupuestarios y legales, dejando la película inconclusa por más de cuarenta años. La restauración se llevó a cabo gracias a una campaña de crowdfunding y la subsecuente distribución por parte de Netlix, cuyo estreno es la excusa perfecta para este repaso. J.J. "Jake" Hannaford (Huston) es un director legendario quien regresa a los Estados Unidos tras varios años de exilio europeo para completar un trabajo inconcluso que, justamente, se titula “The Other Side of the Wind”.
Anterior Siguiente < >