Publicado el

Ránking | Todo lo bueno y barato

1000 horas por 1000 pesos: 10 juegos indies de Steam ridículamente baratos

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Tags: IndiesSteam
La pesificación le hizo bien al Gamer de PC y aquí te damos la lista de compras para pasarla bien

Una de las sorpresas más grandes que nos llevamos los jugadores argentos al ver pasar los precios del catálogo de Steam de dólares a pesos fue lo generoso que fue el portal de juegos con la conversión, al punto que todavía hoy podemos disfrutar de mejores precios en un día normal de Steam que en algunas grandes ofertas en otros sitios.

Hoy queremos aprovechar los beneficios de esa conversión a nuestro favor, formando una lista de diez títulos geniales que pueden garantizarnos horas y horas y horas de diversión y sumando un requerimiento especial: el total de la lista no debe superar los 1000 pesos. Entonces… ¿están listos para jugar un montón por un precio casi ridículo? Dale, que hay para todos los gustos.

  • 10
    Stardew Valley (180)
    Comencemos por el juego más “caro” del listado. Sí, vamos a encarar los puestos con precios descendentes, así que no van a gastar más de 180 pesitos en un juego; y cuando el juego es algo como Stardew Valley, ese precio queda perfectamente justificado.

    ¿Hablábamos de “precio por duración”? Stardew Valley es un título que nos puede durar docenas de horas tan sólo con un personaje. Nuestro escape a la calma del campo nos deja con una granja en pésimo estado y unas pocas herramientas para empezar a limpiar el área y sembrar nuestros primeros cultivos. De aquí en más dependerá exclusivamente de nosotros elegir nuestras actividades, desde la naturaleza de las mismas hasta la velocidad con las que las encararemos. Ya sea sembrando, cuidando animalitos, pescando o explorando las minas, cada día es una aventura en esta relajada propuesta que hace honor al núcleo de la saga Harvest Moon. Y ahora encima podemos jugar con amigos. ¿Cómo no íbamos a empezar con esto?
  • 9
    Caves of Qud (130)
    Si bien es posible jugar la versión ASCII de este título de forma gratuita, la versión paga en Steam ofrece significativas mejoras tanto en el contenido general, el apartado gráfico y hasta algunas melodías de fondo que hacen de la experiencia algo mucho más ameno. Ya de por sí el mundo que se nos ofrece se aleja de la fantasía medieval clásica para situarnos en un retrofuturismo de ciencia-ficción en el que la mutación y la tecnología comparten escenario. Explorar estos escenarios fantásticos y descubrir sus historias ocultas es una aventura inolvidable, más aún cuando nuestro protagonista puede presentar semejante abanico de posibilidades de personalización: desde simples viajeros que llevan mercancía de aquí para allá hasta poderosos cuasi-cyborgs con mutaciones de temer.

    La vida en Qud es difícil, pero esa es la idea de un Roguelike con todas las de la ley. Cada personaje es una historia en sí misma; y lo mejor es que nosotros escribimos esa historia, paso a paso. Dale… vamos a Qud.
  • 8
    GemCraft - Chasing Shadows (130)
    La saga de GemCraft tiene ya sus buenos años y su más que competente colección de títulos, todos ellos eximios ejemplos de Defensa con Torres hechos en Flash. Chasing Shadows vendría a ser el punto culmine de la saga, manteniendo las mecánicas generales y ofreciendo un enorme nivel de rejugabilidad.

    Hay varias cosas notables a destacar en este juego. El hecho de ser un título de Defensa con Torres no le impide mostrar un apartado gráfico muy competente. Cada mapa presenta un diseño hermoso y los efectos de luces y partículas están muy bien implementados. Es en su jugabilidad en la que el juego se gana todos los laureles, ya que aquí no se trata sólo de encajar torres para eliminar a las hordas que no tardarán en hacer fila, sino que esas torres no servirán de nada sin las Gemas que debemos engarzarles. Hay un profundo elemento de estrategia en el uso de estas Gemas: cada una posee una propiedad latente (destruir armadura, envenenar, ralentizar, drenar mana) y podremos fusionar dos Gemas para obtener una combinación de dos o más poderes, o una versión “pura” de un poder específico.

    Debido a que a medida que avanzamos vamos ganando nuevas habilidades mediante un sistema de experiencia, se nos tienta a regresar a niveles anteriores para subir la dificultad e intentar ganar más poder, generando el efecto de rejugabilidad tan adictivo que mencionamos al principio. Ah, y escuchar cómo revientan esos bichos enemigos al encajarles un tiro es uno de los sonidos más agradables de toda la industria de los videojuegos.
  • 7
    Contraption Maker (130)
    Los más memoriosos recordamos con cariño a The Incredible Machine, un juego divertidísimo en el que debíamos ensamblar máquinas de Rube Goldberg mediante el uso de un montón de piezas inesperadas. Bueno, algunos de los creadores de aquel clásico de antaño trajeron el concepto de vuelta con Contraption Maker, y es tan divertido como el juego original.

    La misión en cada uno de los niveles de este juego de ingenio es utilizar las piezas provistas de antemano para que la inusual colección de aparatos en pantalla consiga cumplir el objetivo dictado. Al principio la cosa es bien sencilla; los niveles son más que nada tutoriales para entender cómo funcionan las piezas por separado; pero a medida que avanzamos por el catálogo de escenarios veremos verdaderos desafíos de ingenio demencial.

    El espíritu del juego clásico se mantiene vigente en esa versión moderna del mismo, al que se ha añadido un completo editor de misiones para que nosotros mismos diseñemos nuestro montón de chatarra funcional y lo compartamos mediante el Workshop de Steam para cualquiera que desee probarlo. Una genialidad.
  • 6
    PuzzleQuest: Challenge of the Warlords (130)
    Lo tenía que agregar. Por supuesto que lo tenía que agregar. Cuando la consigna dice “juegos baratos que nos pueden durar horas,” Puzzle Quest tenía que estar presente. Este clásico narra una competente historia en un mundo de fantasía medieval cuyos combates transcurren en la infame grilla de símbolos. Es el típico juego de Conecta-Tres pero con un par de giros interesantes: el primero es que debemos combinar los símbolos correctos para atacar al adversario o ganar puntos de magia de diversos colores, para luego utilizarlos en activar nuestros poderes. El segundo es que tras cada movimiento propio será el turno del enemigo de mover piezas y activar sus propias habilidades, y muchas de ellas serán un dolor de cabeza para nuestra paciencia.

    Tan sólo por el elemento de combate mezclado con Conecta-Tres, el juego se gana su lugar como título de larga duración; pero además hay montones de desafíos adicionales que hacen uso de esta mecánica, tanto en la creación de nuevos poderes como en la fabricación de ítems y más. Si lo van a probar, tengan cuidado: esto es vicio puro.
  • 5
    Devil Daggers (68)
    A veces un juego parece “poca cosa”, pero consigue sorprender a todos con lo poco que esa cosa ofrece. Devil Daggers ciertamente entra en esta categoría. En su núcleo es apenas un “simple” juego de acción en primera persona en la que nuestro objetivo es sobrevivir tanto como podamos en una arena de combate, teniendo a nuestro favor munición ilimitada para nuestras dagas mágicas. ¿Cuál es el problema, entonces?

    El problema es que toda la ambientación del juego nos va a dar pesadillas. No es sólo la oscuridad absoluta que nos rodea o que las criaturas que debemos eliminar son dignas de película de terror, sino también que todo el espectro auditivo está colmado de gruñidos y sonidos de ultratumba. Las criaturas no paran de aparecer a nuestro alrededor, y cada vez que creemos tomarle la mano al asunto un nuevo bicho asqueroso hará acto de presencia para aterrarnos con su mera pinta. Un juego ideal para jugar de noche, con todas las luces apagadas… si nos atrevemos, claro.
  • 4
    One Finger Death Punch (68)
    Es un concepto tan pero tan simple… Botón izquierdo del mouse para atacar del lado izquierdo; botón derecho para atacar del lado derecho. Eso es todo. En serio, eso es todo lo que tienen que saber para disfrutar de One Finger Death Punch, un engañosamente “básico” juego de palotes luchadores. ¿Cómo puede ser tan pero tan bueno, entonces? Pues porque a ese simple concepto se le añade una variedad de enemigos y algunas mecánicas adicionales que transforman el juego en una experiencia de ritmo y concentración que nos va a dejar enganchados como pocos títulos logran hacerlo.

    Es en esa simplicidad de control que uno comprende eso de “fácil de entender, difícil de dominar”. No es cuestión de masacrar los botones a diestra y siniestra: golpear cuando no hay enemigos al alcance de nuestros puños y patadas genera una apertura a los ataques del adversario. Hay que concentrarse y atacar sólo cuando sea necesario. Es esa sensación de flujo lo que consigue maravillar a todo el que tiene el placer de probar esta pequeña maravilla, que gracias a sus breves pero intensos niveles nos deja siempre con ganas de “una partidita más”. Sí, por favor.
  • 3
    The Binding of Isaac (68)
    Todos conocemos a Isaac, ¿verdad? Este pobre pibe la viene pasando mal desde que su madre hiperreligiosa empezó a escuchar las Voces. Está claro que este Dungeon Crawler con elementos Roguelike tiene mucho más contenido en sus versiones más recientes, pero ya desde la versión original había media tonelada de cosas por descubrir; y vamos, es más barata que Rebirth y de eso se trata este listado, ¿no?

    Pero en fin, el juego nos presenta con mazmorras procedurales en las que nuestro pobre mártir tiene que disparar sus propias lágrimas para sobrevivir. A su ayuda vendrán una montaña de ítems y power-ups que no sólo le darán nuevos poderes y habilidades, también afectarán la apariencia de nuestro protagonista. Las mutaciones que puede llegar a tener Isaac son dignas de la más pura curiosidad mórbida, y está acompañada de tan enviciante jugabilidad que, por ese precio, no podemos no recomendarlo.
  • 2
    Ring Runner: Flight of the Sages (68)
    Algún día voy a tener que escribir una reseña hecha y derecha sobre este juego, pero por ahora conténtense con saber que se trata de una aventura de naves espaciales que mezcla elementos de Rol y un poquito de Roguelike. Tras despertar de una cirugía cerebral descubrimos que hemos perdido parte de nuestros recuerdos, y en su lugar nos han encajado una inteligencia artificial que necesita dulces para sobrevivir (en serio). Con esa delirante premisa comienza una aventura que termina ofreciendo muchísimo más de lo que hubiéramos esperado, tanto en contenido general como en jugabilidad.

    Tan sólo la configuración de nuestras naves hará babear a más de un fanático de la personalización: docenas de diseños de chasis para combinar con cientos de habilidades latentes para formar el vehículo de nuestros sueños. ¿Quizá una pequeña y veloz saeta cósmica con poderes de camuflaje? ¿O mejor un lento y pesado tanque de destrucción? Las posibilidades son casi infinitas y el juego, con su historia y sus modos adicionales, también.
  • 1
    Mini Ghost (27)
    El juego más baratito del listado parece casi un chiste, pero es una verdadera joyita de parte del reconocido desarrollador Español Francisco Téllez de Meneses. Es una demake de su propio juego anterior, Ghost 1.0, pero en formato MSX: una aventura Metroidvania que ya por sí misma es más que meritoria de su accesible precio… ¡pero hay más!

    Mini Ghost viene con un completo editor para crear nuevos sprites para personajes y baldosas de escenarios, y hasta incluye editor de mapas para que formemos nuestras propias aventuras para compartir con todo el mundo mediante el Workshop de Steam. Puede que hasta yo haya hecho algo por ahí, jejeje. Pero, en serio, Mini Ghost es un excelente plataformero por derecho propio, y a ese precio es muy difícil decirle que no.

1. Stardew Valley (180)

Comencemos por el juego más “caro” del listado. Sí, vamos a encarar los puestos con precios descendentes, así que no van a gastar más de 180 pesitos en un juego; y cuando el juego es algo como Stardew Valley, ese precio queda perfectamente justificado. ¿Hablábamos de “precio por duración”? Stardew Valley es un título que nos puede durar docenas de horas tan sólo con un personaje. Nuestro escape a la calma del campo nos deja con una granja en pésimo estado y unas pocas herramientas para empezar a limpiar el área y sembrar nuestros primeros cultivos. De aquí en más dependerá exclusivamente de nosotros elegir nuestras actividades, desde la naturaleza de las mismas hasta la velocidad con las que las encararemos. Ya sea sembrando, cuidando animalitos, pescando o explorando las minas, cada día es una aventura en esta relajada propuesta que hace honor al núcleo de la saga Harvest Moon. Y ahora encima podemos jugar con amigos. ¿Cómo no íbamos a empezar con esto?
Anterior Siguiente < >