Publicado el

Ránking | Clásicos de culto elevado al 64

10 juegos de Commodore 64 que tenés que probar

Volver a la home

Por: Maximiliano Baldo

Recordamos un sistema de entretenimiento clásico con una colección de títulos memorables

A principios de este mes de Octubre The Internet Archive, el sitio web que archiva contenido digital para preservación a futuro, anunció la adición de emulación online para juegos de Commodore 64. Al momento del anuncio clamaba que más de 10.000 programas ya podían ser cargados, aunque hay que notar que muchos de ellos no pasan de la pantalla inicial.

De todas formas, y si conseguimos recordar los comandos de cada juego específico (aaah, la vieja época en la que nadie usaba estándares para el teclado… casi-casi como probar juegos en itch.io hoy en día; y sí, lo digo por experiencia propia), tenemos la posibilidad de viajar al pasado y redescubrir verdaderos clásicos de antaño; motivo más que suficiente para pasarles una pequeña lista de diez candidatos a la segunda oportunidad.

  • 10
    California Games
    Los títulos que combinaban una colección de minijuegos en su contenido eran interesantes, en especial si se podían encarar en competencias contra amigos (época pre-internet, recuerden); por eso es que cosas como California Games gustó tanto. Este compilado de “deportes extremos” en la cálida costa Norteamericana incluía patinaje, ciclismo, surfeo y hasta lanzamiento de frisbee, entre otros eventos.

    Quizá lo más complicado de este título era acostumbrarse a los comandos individuales para cada disciplina, lo que podía hacer que nuestros primeros intentos resulten torpes por decir poco. Eso sí, una vez que le tomábamos la mano ya podíamos alardear de hacer piruetas en el half-pipe. Todavía habría que esperar años para el primer Tony Hawk.
  • 9
    Barbarian
    Lo gracioso de “Barbarian” como juego de Commodore 64 es que hubo dos títulos totalmente diferentes en el mismo año de 1987. Uno de ellos era un juego plataformero desarrollado por Melbourne House y distribuido por Psygnosis, que no estaba “mal” pero tampoco fue la gran maravilla. El juego que sí nos interesa ni siquiera fue conocido como Barbarian en algunas partes del mundo, donde adoptó el nombre “Death Sword”.

    Se trata de una contienda entre dos poderosos adversarios, una lucha a muerte en la que el golpe certero en el momento justo podía ser decisivo, incluso pudiendo cercenar la cabeza del contrincante en uno de los primeros grandes ejemplos de gore en un videojuego. Este juego fue responsable de muchas rupturas de amistad entre jóvenes que empezaron jugando “una partidita entre amigos” y terminaron agarrándose de los pelos entre acusaciones de trampa. Lindas épocas…
  • 8
    Archon: The Light and the Dark
    Aquí tenemos un juego de tablero con elementos de juego de acción. ¿Y eso, cómo? Bueno, pasen y conozcan a Archon: The Light and the Dark, una especie de ajedrez con elementos de magia y combate.

    Hay tres formas de ganar una partida: ocupar todas las casillas de poder con nuestras unidades, eliminar completamente al enemigo, o capturar a la última unidad enemiga que quede en el tablero. El tema es que aquí no basta con “caer” en una casilla ocupada para mandar a mudar a la pieza que estaba allí, sino que primero ambas deben combatir en una arena para ver quién sobrevive. Un elemento de interés es que, dependiendo del color de la casilla en la que transcurre el combate, beneficiará a una u otra facción durante la lucha.

    Hay otros elementos adicionales que vuelven a este título un desafío de estrategia pocas veces visto. ¿Cómo es que no hay una versión moderna de esto? Sería un golazo online. Un momento… ¡ya existe! Archeon Classic, lanzado en 2010. ¡Mirá vos!
  • 7
    Impossible Mission
    Este juego de espionaje y plataformas llega con una misión especial y, visto en retrospectiva, un poco ridícula. Convengamos que allá por 1984 no hacía falta tener un libreto memorable (aunque veremos algo bueno al respecto en este mismo listado, más adelante), pero que nos digan que el villano se llama “Elvin Atombender” suena casi a tomada de pelo. En fin, el chiste es que “Elvin” (¡jajaaa!) está afectando todas las computadoras de seguridad nacional, así que nos mandan a nosotros a la fortaleza del tipo este para encontrar todas las partes del password que nos da acceso a la computadora principal.

    Lo interesante del título es que cada sesión de juego coloca las habitaciones, los puzles y hasta los guardias robot en diferentes ubicaciones, así que hay un elemento de rejugabilidad muy inusual para la época. También se destaca que tenemos un tiempo límite para cumplir la misión, al que se descuentan preciosos minutos por cada muerte del protagonista y por cada vez que accedemos al menú de Ayuda para resolver los puzles.

    Por otro lado… “Elvin”, ¡jaaajajajaja…!
  • 6
    The Last Ninja
    Los juegos de exploración con vista isométrica eran bastante populares en aquellos años mágicos de la década de los ’80; ¡vamos, si hasta Batman tuvo uno! Pero el título que nos interesa en esta oportunidad llega a Commodore 64 en 1988 y se lo conoce como “The Last Ninja”.

    Tal como su nombre lo indica, somos el último ninja de un clan que fue masacrado por el malvado shogun. Y ahora, ¡¡VENGANZA!! Sí, en serio, ese es el argumento principal. Nuestro protagonista es medio tosco, eso sí; y de ninja no tiene mucho que digamos, porque anda por ahí vestido de negro, totalmente visible entre los brillantes colores de la mayoría de los escenarios. Con razón asesinaron a todos los miembros de su clan. Pero buéh, el combate cuenta con una variedad de golpes y bloqueos, incluso con la posibilidad de utilizar ítems adicionales, como shurikens y bombas de humo.

    Pese a que hoy en día su tosquedad pueda resultar alarmante, en aquellos años el juego gustó mucho, al punto que se hizo una secuela.
  • 5
    Alter Ego: Male Version / Female Version
    Hoy por hoy recordamos los esfuerzos de Telltale por otorgarnos aventuras en las que nuestras decisiones afecten la trama, pero allá por 1986 Activision se mandaba una historia que duraba toda nuestra vida… o al menos toda la vida de nuestro alter-ego virtual. Justamente el título de este juego es “Alter Ego” y es uno de los ejemplos más tempranos (y más complejos) de la simulación de vida.

    Contando con dos versiones, una para emular la vida de un hombre y otra para la mujer, el juego se basa casi estrictamente en textos descriptivos y toma de decisiones, limitando su apartado gráfico a una serie de iconos a lo largo del “árbol de la vida” que marca nuestro avance en la línea de tiempo. El chiste es que en este juego todas y cada una de nuestras decisiones tienen consecuencias. Ya de entrada nuestros actos definen nuestra personalidad y abren (o cierran) opciones a futuro. Algunas muy malas decisiones pueden incluso terminar la vida de nuestro alter-ego de forma prematura. El jugador llega a sentirse ligado emocionalmente a esta criatura virtual cuyos pasos hemos guiado desde su nacimiento, y muchas de las situaciones y decisiones a tomar pueden resultar muy impactantes.

    Alter-Ego es un excelente ejemplo de simulación, digno de experimentar. Pero no se encariñen mucho con su personaje, ¿okay?
  • 4
    Neuromancer
    Basado ligeramente en el libro homónimo del reconocido autor William Gibson, esta aventura ciberpunk de 1988 nos presenta a un hacker que intenta descubrir la verdad detrás de las misteriosas desapariciones de personas “online”. Claro que para eso primero deberá recuperar su computadora de la casa de empeño en la que tuvo que dejarla, y encima luego hay que equiparla con software apropiado para el trabajo. Lo que sigue, entonces, es un ir y venir por escenarios retro-futuristas, charlar con gente, cumplir misiones, ganar platita y finalmente ganar acceso a la Red para enfrentarnos a la temible inteligencia artificial responsable de las desapariciones.

    El juego se ganó sus buenos adeptos, en parte por estar basado en el trabajo de Gibson. Es un verdadero clásico de culto. Ahora que estamos todos entusiasmados con Cyberpunk 2077 bien vale la pena recordar los orígenes del género en la industria.
  • 3
    Project Firestart
    Esta exclusividad de Commodore 64 le dio a sus jugadores de 1989 un montón de sustos, porque se trataba de uno de los primeros grandes juegos de Survival Horror de la industria. En un futuro distante, nuestro protagonista es enviado a la nave Prometheus, con quien se ha perdido todo contacto, para averiguar qué ha ocurrido en sus entrañas de metal. Lo que encontramos es experimentación genética que se salió de control, con varios especímenes de mutantes que han huido de sus cámaras de contención y usaron a la tripulación de desayuno, almuerzo, merienda y cena; ¡y nosotros vamos a ser el postre!

    Podremos recorrer los laberínticos pasillos del Prometheus, donde habrá que encontrar objetos clave y pistas para desenmarañar lo que ha ocurrido en las premisas y cómo solucionarlo. El nivel de tensión que logra este título se acentúa en cinemáticas y acercamientos de escenas de horror, desmembramientos, sangre y bichos asquerosos que saldrán a nuestro encuentro. ¿¿Y solamente salió para C64?? Aquí tenemos un claro candidato a remake, sí señor.
  • 2
    Little Computer People
    Este curioso título de 1985 nos presentaba una premisa extremadamente original para aquella época: ver la vida de una personita digital en tiempo real e interactuar con ella. Little Computer People es claramente el antecesor directo de The Sims: al cargar el juego veremos una casa con múltiples habitaciones, y pronto una personita entrará por la puerta y explorará todo el lugar. Si le gusta lo que ve, regresará con su perrito y vivirá allí cada vez que carguemos el juego de nuevo.

    Nuestro pequeño invitado sabe cuidarse a sí mismo, de manera que lo veremos andar por ahí, leer el diario, dormir, lavarse los dientes y más. Podemos interactuar mediante comandos escritos, teniendo en cuenta que nuestro lenguaje hacia él afecta su humor. Conviene pedir siempre las cosas Por Favor. Nuestro inquilino virtual también puede escribir cartas con máquina de escribir, contándonos cómo se está sintiendo.

    No hay mucho más que decir de este “juego”, excepto que fue muy revolucionario para su tiempo, volviéndolo un verdadero clásico de culto.
  • 1
    The Great Giana Sisters
    Uno de los juegos más memorables de Commodore 64 causó un considerable revuelo legal con Nintendo, todo gracias a que Marc Ulrich, CEO de Electronic Arts en aquel entonces, había pedido un título “similar a Super Mario”, así que los desarrolladores de Rainbow Arts Software se mandaron “The Great Giana Sisters”, que es exactamente el concepto de Super Mario pero con otro mapeado y otros protagonistas.

    En serio, es el mismo juego; una experiencia plataformera con bloques que podemos romper y enemigos sobre los que podemos caer. Sin embargo, las hermanas Giana tuvieron una segunda oportunidad en 2009, irónicamente en un juego de Nintendo DS (Giana Sisters DS), para luego saltar a una nueva aventura en 2012 con Giana Sisters: Twisted Dreams. Ahora solamente falta que aparezcan en Smash Bros. y cerramos el círculo.

1. California Games

Los títulos que combinaban una colección de minijuegos en su contenido eran interesantes, en especial si se podían encarar en competencias contra amigos (época pre-internet, recuerden); por eso es que cosas como California Games gustó tanto. Este compilado de “deportes extremos” en la cálida costa Norteamericana incluía patinaje, ciclismo, surfeo y hasta lanzamiento de frisbee, entre otros eventos. Quizá lo más complicado de este título era acostumbrarse a los comandos individuales para cada disciplina, lo que podía hacer que nuestros primeros intentos resulten torpes por decir poco. Eso sí, una vez que le tomábamos la mano ya podíamos alardear de hacer piruetas en el half-pipe. Todavía habría que esperar años para el primer Tony Hawk.
Anterior Siguiente < >